32.5 C
Paraná
miércoles, diciembre 8, 2021
  • Entre Ríos
  • Nosotros
Más

    Defensas volvieron a anular a otro perito del Ministerio Público Fiscal

    Un licenciado en Sistemas Informáticos del Ministerio Público Fiscal (MPF) que participó en allanamientos como perito, reconoció que en ese momento aún no se había recibido como analista de sistemas. Intentó aclarar que fue como asistente del fiscal y el delegado de Fiscalía. Su tarea consistió en hacer un informe sobre las pericias que realizaron dos bioingenieros, que en la estructura del organismo, son sus superiores. También sostuvo que no vio el secuestro de un disco rígido objetado por las defensas que fue aceptado como prueba por el Tribunal.

     

    Redacción El Diario | [email protected]

     

    Martín Herrlein, licenciado en Sistemas de la Información que se desempeña desde 2016 en el Gabinete de Informática Forense del Ministerio Público Fiscal (MPF) declaró en la vigésimo primera jornada del juicio que se sustancia contra el ex gobernador, Sergio Urribarri, y ex funcionarios de sus gestiones y particulares por los presuntos delitos de Peculado, Negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública y Defraudación a la Administración Pública. Se trata de cinco hechos que se sustancias en tres legajos y se dirimen en un solo juicio.

    El testigo tuvo a su cargo realizar un informe sobre las pericias que realizaron sus superiores jerárquicos en la estructura del Gabinete de Informática Forense del MPF. Se trató de los cuestionados informes que realizaron los bioingenieros Guillermo Fritz y Fernando Ferrari. Herrlein reconoció que se recibió en 2019 en la Universidad Autónoma de Entre Ríos y ese año se matriculó en el Coprocier, pero sostuvo que entró a trabajar en 2015 en el Gabinete de Informática Forense del MPF en virtud de un convenio de pasantías que duró hasta 2016; cuando se terminó la pasantía fue designado escribiente técnico dentro del Gabinete. En este rol, manifestó que “no realizaba informes, me estaba capacitando, estaba en carácter de asistente”.

     

    Puntos

    Al igual que sus superiores cuando respondieron preguntas de las defensas, Herrlein exhibió serias fisuras en su relato. El informe del perito, que reconoció que participó como tal del allanamiento en el que se secuestró evidencia informática que es parte importante de la acusación sin haber obtenido aún el título de licenciado en Sistemas Informáticos, versó sobre tres puntos respecto de los informes que realizaron Fritz y Ferrari: si estos se realizaron contemplando las buenas prácticas de las ciencias de la información, si se preservó la información que se secuestró en los dispositivos informáticos y si se observaron las normativas vigentes. La conclusión a la que arribó fue que sí, aún cuando reconoció que no existían en aquel momento, agosto de 2016, normativas que regularan aquel tipo de intervención añadiendo que se observó normativa internacional al respecto.

    Objeciones

    Las defensas cuestionaron que Fiscalía interrogó al testigo respecto de los cuestionamientos que aquellas realizaron sobre las circunstancias en que se realizó el secuestro de evidencia que luego se incorporó como prueba, pero que durante el debate y del propio relato de los testigos de Fiscalía, surgió que aquella evidencia fue manipulada en dos ocasiones: una durante el allanamiento y otra un año después cuando el material estaba bajo la custodia de los fiscales.

    El Tribunal no hizo lugar a la objeción de las defensas y permitió que los fiscales siguieran con sus preguntas destinadas a darle validez al cuestionado proceso de manipulación de la prueba. Así, Herrlein sostuvo que las modificaciones cuestionadas por las defensas fue una tarea técnica que no modificó el contenido de los archivos. Las defensas dejaron planteadas sus reservas del caso federal por supuesta violación de la Constitución y del derecho de defensa, puesto que se le habría permitido al testigo introducir prueba nueva que no formaba parte del tema sobre el que tenía que responder.

    Herramientas

    Las defensas interrogaron al testigo para que responda cómo supo que los puntos de pericia que tuvo que relevar se realizaron siguiendo con las buenas prácticas, a lo que respondió con evasivas. En este sentido manifestó: “Nos basamos en los informes que recibimos” y añadió que “se usaron las herramientas forenses”. También dijo que Fritz, su superior, dejó expresado en su informe que el estado del embalaje “estaba en perfecto estado”. No obstante, dijo que las normas que lo regularían “no son de uso obligatorio, son una guía de buenas prácticas y recomendaciones”. A la pregunta de la defensa sobre si lo que comprobó es que Fritz firmó en su informe o él lo comprobó, luego de varias evasivas terminó reconociendo que “si la pregunta es si lo vi, no, no lo vi”.

    Las defensas le señalaron una diferencia que advirtieron en su informe y no supo explicarla. Fue respecto del uso de herramientas para la extracción de información, en la que la extracción de imágenes de correos con X-Ways Forensics se indicó parcialmente.

    Herrlein respondió que no lo sabía, que podría no estar detallado por la cantidad de documentos, correos y evidencia que había en los archivos secuestrados. Así, reconoció que “puede ser que no haya quedado detallado puntualmente todo, si se recorre todas las herramientas, eran muchas cosas las que revisamos, son nueve informes” de los cuales “dos o tres eran copias de otros informes”.

    Cruces

    Las defensas y Fiscalía cruzaron objeciones y argumentos en varias ocasiones. Especialmente se destacaron las que sostuvieron los defensores Miguel Ángel Cullen y Raúl Barrandeguy, con la procuradora general adjunta y fiscal anticorrupción, Cecilia Goyeneche. A la funcionaria se la vio muy sensible e irascible con ambos defensores.

    Fuentes judiciales consultadas deslizaron que la novedad respecto a que es inminente la apertura de un proceso de jury por supuesto mal desempeño de sus funciones, podría ser la razón de las airadas objeciones.

    En aquel contexto se inscribirían las objeciones de Fiscalía para que el testigo respondiera a la pregunta sobre si podía, antes de recibirse, desempeñarse en el Gabinete Informático del MPF. A la pregunta de una de las defensas sobre aquella situación, respondió: “Entiendo que no, participaba en el gabinete como asistente”.

    A otra pregunta sobre si estuvo en el allanamiento que se realizó en calle Racedo, respondió que “sí, participé, estaba en carácter de pasante fui como asistente de Fritz”. Las defensas insistieron con las preguntas respecto a la idoneidad del testigo-perito puesto que en aquel allanamiento se secuestró el disco rígido externo que fue base de la acusación, y que Goyeneche, en los alegatos de apertura, le atribuyó a la imputada Corina Cargnel, haberlo arrojado por la ventana de un baño.

    Este martes 23 de noviembre, como en otras audiencias, Herrlein sostuvo que se enteró del secuestro del disco al final de la medida, alrededor de las 20. Testigos que declararon en las primeras audiencias manifestaron que el supuesto secuestro del elemento se realizó poco después del mediodía. También dijo que no escuchó que alguien haya atribuido la anómala acción a alguna persona en especial.

     

    Testigo reconoció errores e inconsistencias en datos de prueba clave de Fiscalía

    El Tribunal admitió la incorporación de un disco rígido cuestionado

    El Tribunal admitió la incorporación de un disco rígido cuestionado

    El Tribunal admitió la incorporación de un disco rígido cuestionado

    El Tribunal admitió la incorporación de un disco rígido cuestionado

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave