27.5 C
Paraná
lunes, diciembre 6, 2021
  • Cultura
  • Nosotros
Más

    Elsa, la poeta y ensayista memoriosa

    El fallecimiento de Elsa Élida Von Felheisen enlutó a un sector de la cultura entrerriana. La muerte de la investigadora, poeta y ensayista jalona el cierre de una etapa en la vida intelectual de la ciudad, que hace pocos días despidió también a otra destacada docente: la profesora Teresa Rocha.

     

    REDACCIÓN EL DIARIO | [email protected]

     

    Ensayista y poeta, nacida el 15 de febrero de 1922 en Villaguay, Elsa Élida Von Felheisen fue una autora que cultivó con similar pasión la escritura, la docencia y la investigación. El fruto de su tarea ha quedado reflejado en numerosas publicaciones y libros. El último, de 2006, titulado “Perfiles de identidad. Las fundadoras de la raza nueva: una estirpe mujeril en la Cuenca del Plata”, daba cuenta del rumbo que transitó en sus últimos años su tarea como autora: reivindicar el rol de la mujer. Este volumen fue el resultado de una minuciosa y persistente pesquisa de años.

    Su fallecimiento, acontecido días atrás -a pocos meses de celebrar el centenario de su nacimiento el próximo febrero-, enlutó a un sector de la cultura provincial, ligado a la actividad literaria y académica, que conoció de su erudición y de su empeño en despejar equívocos.

    Buceadora en profundidad en los temas por los que se apasionaba, con una personalidad enérgica y severa, exigente para consigo mismo y los demás, fue una entrerriana a carta cabal –pese a su inocultable ascendencia germánica-. Poseedora de una memoria precisa para nombres, fechas y lugares de sucesos, su identificación con el terruño la llevó a ser custodia de historias, anécdotas y relatos de Paraná desde la década del 40 hasta el presente siglo. Su inteligencia se manifestó –entre otros aspectos- en la ironía con que podía analizar una situación o la respuesta que brindaba a su ocasional interlocutor.

    Desde la edición, en 1963, de “El magisterio de Joaquín V. González”, en la Revista «Presencia» del Instituto Nacional del Profesorado, de la capital de la provincia, construyó una obra que transitó entre la literatura y la historia, dos campos a los que se dedicó con entusiasmo.

    En 1944 obtuvo un título docente en el Instituto del Profesorado de la capital entrerriana Luego de una etapa como maestra de grado, dictó cátedra de castellano, literatura y latín en el mencionado Instituto y en la Escuela Normal. Paralelamente a su labor docente –que ejerció en todos los niveles, desde el primario al universitario- desarrolló su tarea de escritora, poeta y conferencista. Curiosísima del pasado argentino, ha realizado investigaciones históricas, particularmente referidas a la mujer.

    Sus inquietudes la llevaron a participar activamente en la vida académica y social de la ciudad. Integró, entre otras entidades, el Instituto de Cultura hispánica, el Instituto de intercambio cultural argentino israelí, y el Centro Vasco Ibarguren.

    Miembro correspondiente del Centro de Genealogía de Entre Rios, entre 1974 y 1976 ocupó la presidencia de la Sociedad Argentina de Escritores Sección Entre Ríos.

    Como poeta recibió numerosos premios y distinciones en el transcurso de 50 años de actividad. En 1967 fue premiada por “Raices”, poemario distinguido con una Mención Especial en el IX Concurso Isernia del Ateneo Popular de la Boca y el Premio “La Rosa Natural” por el mejor poema inédito de la misma colección. Buenos Aires,1967. Al año siguiente conquistó el premio Dirección de Cultura de la Municipalidad de Paraná por el poema “Pinceladas” (soneto).

    Elsa Élida Von Felheisen
    Elsa Élida Von Felheisen de Ibañez fue una entrerriana a carta cabal. Su memoria precisa, su identificación con el terruño la hicieron custodia de anécdotas y relatos de Paraná de antaño.

    RECONOCIMIENTO

     

    En 1994 se le concedió el Premio Literario Anual «Fray Mocho» Novela 1994, por “Memorias de una máquina de escribir”, cuyo jurado lo integraron María Esther de Miguel, Federico Peltzer y Fermín Chávez. La autora se presentó a la convocatoria con el seudónimo “Mnemósine”, deidad que en la mitología griega estaba relacionada a la memoria.
    En ese trabajo, que comenzó a escribir en 1976 y concluyó muchos años más tarde, incluyó elementos de corte autobiográfico en el que se retrata a sí misma con toques de humor e ironía. De alguna forma, hay un legado. En estas “memorias” vuelca vivencias y saberes, docencia y poesía, evocaciones, reflexiones e ironías. En sus páginas comparte también con el lector lo que le interesaba como tema de investigación: La defensa de la mujer.

    El mismo año obtuvo el Premio Municipal de Literatura de la Municipalidad de Paraná en el rubro poesía por el poemario “Fundaciones en el Tiempo”. También logró el Premio Dirección Municipal de Cultura de Paraná en el Primer Salón del Poema Ilustrado.

    Poemas de su autoría fueron incluidos en diversas compilaciones, entre ellas “Verde Yerba” –  Antología Hispano-americana de Poesía.  Barcelona – España  (1967);  Antología de la Poesía Hispanoamericana de la Editorial Bonaerense, La Plata  (1978); “Libro de Bitácora”, El Editor Interamericano, La Plata (1996).

    En 2003 dio a conocer por Editorial De los cuatro vientos su novela “Memorias de un fantasma impertinente: Don Francisco de Quevedo y Villegas”. Al año siguiente presentó “Colonización germana en el Río de Las Conchas”.

    El último trabajo que publicó, en 2006, es “Perfiles de identidad: las fundadoras de la raza nueva: una estirpe mujeril en la Cuenca del Plata. Paraná”. Se trata de un estudio sobre las mujeres que vinieron al Río de la Plata durante el siglo XVI, a partir de la primera fundación argentina de Sancti Spiritus. Para ello se basó en la compulsa de los registros de las armadas de los conquistadores, las listas de las expediciones fundadoras de Santa Fe, Buenos Aires, Ciudad Real, Villa Rica, Concepción del Bermejo y Corrientes y otros documentos de época, así como obras de ficción.

     

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave