27.5 C
Paraná
lunes, diciembre 6, 2021
  • Cultura
  • Nosotros
Más

    El teatro independiente entrerriano deja atrás la intemperie legal

    Luego de años y varios intentos frustrados, el miércoles se aprobó en el senado provincial la Ley de Teatro Independiente. El logro implicó una construcción con la participación comprometida de la comunidad artística entrerriana. Nadia Grandón y Milagros Reñé –dos protagonistas del proceso- señalaron a EL DIARIO las características centrales de esta norma que da respuesta a demandas históricas del sector.

     

    Carlos Marin

    [email protected]

     

    El miércoles fue un día con novedades positivas para sectores ligados a la actividad cultural en Entre Ríos. Esa jornada, en el Senado provincial se aprobó la Ley de Teatro Independiente. A esa instancia relevante, se sumaron otros dos avances significativos: el acuerdo para crear el Consejo Provincial de Cultura y la media sanción al proyecto de Ley de producción y fomento de la Industria Audiovisual. En todos los casos se trata de iniciativas que se proponen brindar respuestas a demandas de larga data.

    Lo más celebrado fue la sanción de la Ley de teatro, que coronó un proceso prolongado, con intentos anteriores frustrados que esta vez, luego de cerca de dos años de trabajo, tuvo un corolario exitoso.

    Entre otros puntos, la norma declara al teatro de interés público y esencial para el desarrollo de la cultura provincial y de la actividad independiente. Crea además un Consejo Provincial del Teatro y establece un fondo especial.

    Para conocer detalles e implicancias de este mojón en la vida cultural entrerriana, EL DIARIO entrevistó a dos integrantes del sector que fueron protagonistas del proceso: Nadia Grandón y Milagros Reñé.

    “Es una ley que nace de la necesidad de los propios trabajadores del sector, que se movilizaron durante la pandemia a partir de la situación crítica que atravesamos”, explicó Milagros Reñé. “Creo que ese proceso de participación y compromiso ciudadano en la construcción de una ley fue uno de los aspectos más enriquecedores y emocionantes”, agregó la abogada, que participó en la redacción del texto de la norma junto a Verónica Uzin, Nadia Grandón, Mina Bevacqua y Marcela Reinoso.

    “Ha sido una lucha de muchísimos años”, agregó Nadia Grandón. Y recordó que “en 2012 el anteproyecto con media sanción en diputados”, se trabó en la cámara alta de la legislatura provincial.

    “Era otra la movilización del sector en ese momento y el contexto y las condiciones no se dieron”, señaló la docente. Y al explicar las diferencias que llevaron al logro esta vez, indicó: “En principio hubo fuerte organización del colectivo de integrantes del sector teatral que nos autoconvocamos”. Eso generó “la participación de gente de diversas localidades que se sumó activamente” lo cual otorgó “un carácter federal al movimiento”.

    Para la investigadora, cabe rescatar el “planteo democrático, horizontal, participativo, que le da mucha fuerza a la grupalidad”. Y resaltó “el empuje de la diputada Stefanía Cora que tomó el proyecto para impulsarlo. Ella comprendió la urgencia, y sobre todo la magnitud de esta iniciativa. Lo defendió y lo respetó muchísimo y permitió avanzar en los consensos con el Ejecutivo de modo de poder llegar a las cámaras con el proyecto que finalmente se aprobó”.

    El camino comenzó en enero de 2020 en Concepción del Uruguay, en un encuentro que contó con la participación de unos 20 representantes de distintas ciudades. Se tomó como base el proyecto de 2012, la Ley Nacional de Teatro, otras normas provinciales ya aprobadas y también de la República Oriental del Uruguay. “La pandemia no nos detuvo y seguimos reuniéndonos en asambleas semanales por zoom en las cuales se trabajó el anteproyecto, que se puso a consideración de toda la comunidad teatral”, agregó Reñé. Al mismo tiempo se conformó una base de datos que quedó integrada por unos 300 teatristas de la provincia. En noviembre de 2020 el proyecto tomó estado parlamentario y casi un año más tarde logró ser aprobado.

     

    PUNTOS DESTACADOS

    El espíritu de la norma plantea garantizar formas democráticas, federales y participativas. Para ello crea el Consejo Provincial de Teatro, un ente autárquico encargado de promover y hacer cumplir las disposiciones en toda la provincia. Este consejo está integrado por cinco integrantes, uno por cada región en la que se ha organizado territorialmente a Entre Ríos. A ellos se suma un representante de la Secretaría de Cultura, que asumirá el cargo de director.

    Las regiones –aclara Grandón- se configuraron a partir de la experiencia de los trabajadores de cada zona. “Ellos conocen el territorio y los vínculos históricos y los circuitos para circular entre territorios”. Así la Región uno integra a los departamentos Uruguay, Tala, Victoria, y Nogoyá; la dos a Villaguay, San Salvador, y Colón; la tres a Paraná, Diamante, y La Paz; la cuatro a Feliciano, Federación, Federal y Concordia; y la quinta a Gualeguaychú, Gualeguay e Islas.

    Otra característica singular de La ley –dentro de las que ya hay aprobadas en el país- es que garantiza la paridad de género, y la alternancia en los cargos. También la horizontalidad en la toma de decisiones. Para ello establece la creación de un un padrón, que será una de las medidas que se harán efectivas, para que sea la propia comunidad teatral de la provincia la que vote y elija a sus representantes.

    Otro punto es la creación de un fondo específico que será administrado por el Consejo Provincial de Teatro. Para ello se acordó que en el ejercicio 2022 el mismo contará con el 2 por ciento de las utilidades del IAFAS, en 2023 se incrementará al 3 por ciento, para alcanzar el 4 por ciento en 2024. A ello podrán añadirse otros recursos que eventualmente puedan sumarse como donaciones, partidas, subsidios, etc.

    “Hay algo que es muy importante en la concepción en cuanto a la distribución de los recursos”, señalaron Reñé y Grandón. La partida se dividirá de forma equitativa, es decir a cada región le corresponderá la misma cantidad de fondos. Esto permitirá que en todas –aún las que poseen menor promoción de la actividad- se garanticen acciones para generar, desarrollar y consolidar la actividad teatral. “Esto implica no sólo la presentación de obras, sino también lo que lleva al hecho artístico, y la investigación y la docencia”, subrayó la directora a EL DIARIO.

    Finalmente, en cuanto a políticas para el sector delineadas en el articulado de la norma sancionada, para Reñé “hay que decir algo que se hizo muy evidente durante la pandemia: la precarización histórica del sector”.  “Es un pozo del que necesitábamos salir. Con esta ley lo que se garantiza es poder trabajar a largo plazo y ampliar derechos para un sector precarizado que además tiene una larga historia de luchas”, complementó Grandón.

     

    FENÓMENO MOVILIZADOR

    Grandón y Reñé coincidieron en señalar que en lo inmediato “viene una etapa crucial: la reglamentación. Queremos que se complete lo antes posible. En este momento estamos poniendo fecha a las nuevas asambleas para comenzar a trabajar de inmediato. Nuestras abogadas ya están en comunicación y empiezan a señalar los puntos más importantes”.

    Para ambas “todo este fenómeno ha sido muy movilizador. Esta lucha histórica que concluye con la sanción de la ley, da cuenta del ejercicio democrático, del ejercicio de la participación ciudadana de un sector al cual le urge la ampliación de derechos y por ello sale en su búsqueda; y en ese trayecto encuentra legisladores que entienden esa necesidad y se abre la puerta para el consenso, el diálogo. Es un hito importante no sólo para la comunidad teatral, sino para todo el pueblo entrerriano, ya que da cuenta del buen ejercicio democrático, del compromiso y la participación, que es fundamental”.

    Con esto, entienden “gana no sólo la comunidad teatral, porque se amplían sus derechos y se dignifica el trabajo de los hacedores teatrales, sino también toda la sociedad toda porque se garantiza el derecho a los bienes culturales”.

     

    Fomento de la Industria Audiovisual, con media sanción

    Durante la jornada de debate legislativo del miércoles en la Cámara alta de la legislatura provincial, obtuvo media sanción el proyecto de ley del senador Armando Gay que tiene por objeto estimular, fomentar, promover el desarrollo pleno de la Industria Audiovisual en el territorio de la Provincia de Entre Ríos. La iniciativa –que comenzó a gestarse en el marco del Festival Internacional del Cine de Entre Ríos- pasa ahora la Cámara de Diputados para su tratamiento.

    En la misma sesión quedó aprobado el proyecto de ley por el que se crea el Consejo Provincial de Cultura, órgano interjurisdiccional, consultivo, de concertación, acuerdo y planificación de políticas públicas destinadas al sector cultural en la provincia de Entre Ríos.

    Presentaron una nueva línea de apoyo para el teatro independiente

    Desde el teatro independiente celebran el protocolo sanitario pero: «Será difícil sin apoyo económico»

    Un documental recuerda Teatro Abierto

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave