29.4 C
Paraná
miércoles, octubre 27, 2021
  • Policiales
  • Nosotros
Más

    Condenan a policía que hurtó celular de un colega

    Un cabo primero de la Policía de Entre Ríos que prestaba servicios en sede de comisaría octava, ubicada en la zona norte de Paraná, reconoció en un juicio abreviado que hurtó el celular de un colega.

     

    Este miércoles, el juez de Garantías N° 4, Mauricio Mayer, resolvió hacer lugar al acuerdo que le presentaron el fiscal, Mariano Budasoff, y el defensor público, Jorge Balbuena, consistente en 40 días de prisión de ejecución condicional. Además, la condena comprende el cumplimiento de normas de conducta por el plazo mínimo de dos años.

    El hecho que se le intimó al cabo CGP consistió en que «el 3 de junio de 2021, en momentos posteriores a las 3, el cabo primero de la PER, CGP se apoderó ilegítimamente del teléfono celular marca Samsung J7 Neo, gris, que el agente de la PER, JJN se olvidó al dejarlo cargando en el garaje del edificio ubicado en calle Laurencena N° 260 de esta capital, mientras cubría el puesto de guardia en calle Laurencena y Dorrego». La calificación legal que se le atribuyó fue la de Hurto calificado.

    El juez consideró la evidencia que presentó el fiscal, consistente en que del libro de novedades de comisaría octava, de los días 3 y 4 de junio de 2021, surge que el imputado, esos días, se encontraba prestando servicios cubriendo la guardia en avenida Laurencena al numeral 260 y que, no dio novedad de acontecimiento alguno; como así también de tres DVDs, uno conteniendo imágenes de la cámara del edificio ubicado a la altura del numeral 260 de aquella avenida que muestran al imputado llevarse en su bolsillo el celular de su colega y, dos que contienen imágenes de las cámaras de la comisaría que muestran al imputado manipulando el celular para luego guardarlo en su bolso.

    El juez sopesó que “según el parte policial, las veces que se le consultó por el paradero del teléfono celular de JJN a CGP, brindó un relato cambiante, tal es así que, según su superior, en un principio manifestó desconocer del celular en cuestión, pero al mostrarle el video donde se lo observaba con el aparato, reconoció haberlo tomado del porche del edificio y llevarlo a la oficina de guardia de la Comisaría”.

    La víctima radicó la denuncia en sede de comisaria octava el 13 de junio de 2021. Allí relató que presta servicio en la Sección Cuerpo y Guardia de la Jefatura Departamental Paraná. También sostuvo que el 3 de junio a las 23 estaba cubriendo puesto en calle Laurencena y Dorrego, en el garaje del edificio Laurencena Nº 260, donde dejó su teléfono celular cargando.

    Manifestó que a las 3 fue relevado por un compañero, finalizando allí su jornada. Según su relato, alrededor de las 20 recordó que no tenía su celular y que lo dejó cargando en el puesto. Así, se comunicó con su relevo, quien le manifestó que no había visto ningún celular ya que estuvo parado toda la noche en la vereda de enfrente al edificio.

    El 8 de junio volvió a cubrir el mismo puesto de Laurencena y Dorrego y observó que había una cámara en la entrada del edifico. Así, consultó a un inquilino si el aparato estaba en funcionamiento, recibiendo por respuesta que sí. El 11 de junio a las 20 recibió por parte del propietario del edificio las filmaciones del día 3 con la secuencia del hecho. Con esa evidencia en su poder, manifestó que se comunicó por teléfono con la comisaría, donde consultó sino habían encontrado un teléfono celular, recibiendo por respuesta que allí no tenían “nada bajo su responsabilidad y que no había recibido ninguna novedad al respecto”. Así, comunicó que “tenía una filmación donde un funcionario de esta dependencia habría retirado mi teléfono celular”.

     

    Lo más leído

    Agroclave