29.4 C
Paraná
miércoles, octubre 27, 2021
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    Aumentó un 25% la depresión en el mundo por la pandemia

    La depresión aumentó un 28% y la ansiedad un 26% en 2020, según las agencia de noticias AFP. El documento destaca que las mujeres se vieron más afectadas que los hombres, y los más jóvenes más que los ancianos.

     

     

    Los casos de depresión y ansiedad aumentaron una media de 25% en el mundo en 2020 a causa de la pandemia de Covid-19 de acuerdo con un estudio publicado por la revista científica The Lancet, el primero en evaluar el impacto que tuvo el coronavirus en la salud mental.

    El estudio evaluó el impacto de la pandemia en los problemas depresivos clínicos y la ansiedad, divididos por edad, sexo y localización en 204 países y territorios en 2020 y dio como resultado que la depresión aumentó un 28% y la ansiedad un 26% en 2020, según las agencia de noticias AFP.

    «Esto subraya la necesidad urgente de reforzar los sistemas sanitarios», estimó el principal autor del estudio, Damien Santomauro, del Centro de Investigaciones de Salud Mental de Queensland, en Australia.

    «Incluso antes de la pandemia, los sistemas de salud mental de la mayoría de países carecían de recursos y estaban desorganizados. Responder a esa demanda suplementaria (…) será difícil, pero es imposible ignorarlo», añadió.

     

    Más mujeres

    El documento destaca que las mujeres se vieron más afectadas que los hombres, y los más jóvenes más que los ancianos.

    «La pandemia de Covid-19 exacerbó las numerosas desigualdades existentes y los determinantes sociales de la enfermedad mental. Desgraciadamente, por numerosas razones, las mujeres se veían más afectadas por las consecuencias sociales y económicas de esta pandemia», dijo la coautora del estudio, Alize Ferrari.

    La especialista precisó que los cierres de escuelas y otras restricciones importantes «limitaron la capacidad de los jóvenes de aprender e interactuar con sus pares, lo que combinado con el mayor riesgo de desempleo tuvo impacto en la salud mental de los más jóvenes»

    Los resultados del estudio indican en consecuencia que los países más afectados por la pandemia en 2020 son los que sufrieron un mayor aumento de prevalencia de los problemas mentales.

    Sin embargo, los autores reconocen que su estudio se vio limitado por la falta de datos fiables de significativas regiones del mundo, en particular las que comprenden países de ingresos bajos y medios.

    En la Argentina, la ansiedad fue uno de los principales síntomas que se padecieron los como resultado de la pandemia, de acuerdo a un estudio de la consultora Ipsos para The World Economic Forum, reazziada entre febrero y marzo pasado.

    De acuerdo con esa encuesta, el 46% de los argentinos consideran que su salud mental empeoró por la pandemia.

     

    Más consumo de psicofármacos

    La pandemia disparó los números del consumo de psicofármacos, medicamentos de venta libre, drogas y alcohol, entre otras adicciones y males psicosociales.

    Del relevamiento realizado por la analista Melisa Murialdo se infiere que el incremento en el consumo de dichos fármacos estuvo empujado principalmente por dos medicamentos: el clonazepam y el aprazolam, los cuales se venden bajo receta. “En el 2020, dentro de los 100 medicamentos más vendidos, se encuentran el clonazepam con 10.598.329 y el alprazolam con 6.784.510 pastillas dispensadas”, remarca un informe privado.

    Walter Martello, en su rol de Defensor del Pueblo bonaerense puntualizó: “Argentina muestra un creciente consumo de psicofármacos desde hace más de diez años, situación que en el último año se profundizó producto de factores sociales y psicológicos vinculados a la pandemia por COVID-19. Es indispensable adoptar políticas públicas enfocadas en el uso racional de los medicamentos, entendidas como condición por la cual los pacientes reciben la medicación adecuada a sus necesidades clínicas, en las dosis correspondientes a sus requisitos individuales”.

    En diálogo con Infobae, el doctor Carlos Damín, jefe del servicio de toxicología del Hospital Fernández, sostuvo que en base a datos de SEDRONAR y también sobre lo que él ve en el consultorio, “hubo un aumento claro en el consumo de psicofármacos en general y además en los antiinflamatorios para el COVID-19, como el paracetamol. También lo hubo en el consumo de alcohol, ratificado por la industria de la vitivinicultura, cervecera y licoristas”.

     

     

     

     

    Lo más leído

    Agroclave