13 C
Paraná
martes, octubre 19, 2021
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    Series: El Juego del Calamar

    ¿Qué estarías dispuesto a hacer por dinero?

     

    Revista Muy Entre Ríos

     

    Luego del éxito de la película Parasite (2019) de Bong Joon-ho, todas las miradas estaban puestas en Corea del Sur, atentos a si otra producción nos iba a sorprender o si solamente el film ganador del Oscar fue un hecho aislado.

    Por suerte, la nueva serie de Netflix El Juego del Calamar está a la altura de las expectativas.

    Esta producción tiene una trama bastante sencilla: un grupo numeroso de personas, que deben mucho dinero por diferentes circunstancias de la vida, deben animarse a participar de una serie de juegos en las cuales por cada eliminado se agrega al pozo una considerable suma de dinero.

    Un gran acierto que tuvo la serie fue que los juegos no son un estilo de Battle Royale (los concursantes peleando entre sí hasta que sobrevive uno solo), sino que son juegos infantiles, como por ejemplo las bolitas o el juego de la soga.

    Cabe aclarar que la serie mantiene la violencia explícita del género de supervivencia, haciéndola no apta para los más sensibles.

    Hay dos elementos a destacar dentro de El Juego del Calamar. Primero el guión, por cómo están compuestos los personajes. A pesar de ser más de 400 personas dentro del juego muchos tienen un gran desarrollo, mostrando sus facetas más egoístas, sin pensar en nadie excepto salvar su vida y ganar el premio.

    El segundo es el aspecto técnico, los planos que usan son precisos para mostrar la expresión de los actores, y cuando se usan planos generales, son dignos de poner pausa y buscar referencias a pinturas u otras producciones del séptimo arte.

    Sin embargo, no todo lo que brilla es oro y la serie al buscar reflejar la desigualdad social de los participantes y los VIPs, un grupo de personas que observan el juego y hacen apuestas, cae en clichés y los ricos son mostrados muy superficiales, además de que su participación no afecta casi en nada a la trama.

    La serie se centra más que nada en preguntarnos hasta dónde estamos dispuestos a llegar como sociedad para salvarnos.

    Como conclusión, el mensaje de la desigualdad de clases queda un poco en segundo lugar, haciendo que la serie no brille por su profundidad.

    De todas formas El Juego del Calamar es una serie disfrutable y que pese a sus 9 episodios de 1 hora provoca gran adicción y es una de esas series dignas de maratonear.

    Lo más leído

    Agroclave