Condena a remisero que trasladaba mujeres explotadas en un burdel

263
El remisero fue condenado a la pena de tres años de prisión de cumplimiento efectivo y se dispuso su libertad condicional. Foto ilustrativa, archivo. EL DIARIO.

La sentencia del Tribunal Oral Federal de Paraná consideró que el hombre, de 61 años, “en la dinámica del prostíbulo, cumplió un rol secundario”, tal como lo reconoció en un juicio abreviado. Se sopesó que “no necesariamente era él quien debía colaborar en el trasporte de las mujeres que habían sido captadas por los autores del injusto”.

 

El Tribunal Oral Federal de Paraná, en su integración unipersonal en la vocalía de Lilia Carnero, resolvió condenar a NRM, a la pena de tres años de prisión de cumplimiento efectivo y dispuso su libertad condicional por haber cumplido más de ocho meses en prisión. También le impuso los compromisos de conservar su trabajo de remisero y hacer saber al Juzgado de Ejecución cualquier cambio en su domicilio. Se trata del cierre de la causa que tuvo al remisero y a tres personas más, dos mujeres y un hombre, imputados por infracción a la Ley 26.364 (Prevención y sanción de la trata de personas y asistencia a sus víctimas) en concurso real con infracción a la Ley 12.331 (Ley de Profilaxis). NRM fue hallado participe secundario de aquellos delitos, en la modalidad de acogimiento, (Ley 26.364), 11 hechos en concurso real.

En la audiencia de trámite abreviado el Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el fiscal José Ignacio Candioti, mientras que la defensa técnica del procesado fue ejercida por el defensor oficial, Alejandro Joaquín Castelli. La jueza recordó que “algunos de sus consortes procesales fueron condenados mediante sentencia Nº 20/20, el pasado 21 de septiembre de 2020, tras ser homologado el acuerdo de juicio abreviado”. En aquella oportunidad, ACH y LBC, fueron consideradas autoras materiales responsables de aquellos delitos, y acordaron cumplir las penas de cinco años de prisión y cuatro años y ocho meses de prisión, respectivamente; en tanto que EIM, fue considerado partícipe secundario de aquellos mismos delitos y acordó la pena de tres años de prisión de cumplimiento efectivo. Al igual que NRM, se dispuso su libertad condicional por haber cumplido más de ocho meses en prisión.

La causa comenzó a sustanciarse a partir de un llamado telefónico anónimo, realizado el 17 de septiembre de 2012, a la Delegación Concepción del Uruguay de la Policía Federal Argentina (PFA), en el que se “daba cuenta que en local nocturno llamado ‘Whiskería 14’ ubicado en el kilómetro 53 de la ruta nacional N 14, en el departamento Gualeguaychú, se encontrarían once mujeres jóvenes obligadas a mantener relaciones sexuales por dinero, que tendrían prohibido el uso de teléfonos; y que para realizar giros de dinero a sus familiares eran acompañadas por un custodio armado en un automóvil de alquiler, conducido por el remisero NRM”.

 

«PASES». Las tareas de vigilancia permitieron establecer que “en el inmueble indicado funcionaba un local nocturno denominado “Whiskería La 14”; que la propietaria era ACH, quien se domiciliaba con su esposo EIM en la calle Angelelli de Gualeguaychú, y que se observaba que la vivienda era frecuentada por NRM, quien se conducía en un Renault Clío”, rodado que “fue visto en el local nocturno con tres mujeres a bordo, a las que luego del cierre del burdel trasladaba a sus domicilios en la ciudad de Gualeguaychú. Con el avance de las tareas de inteligencia se supo que la encargada del prostíbulo sería una mujer apodada Vivi, que allí había diez mujeres vestidas en ropa interior que ofrecían bebidas a los clientes; que la mayoría eran oriundas de Santa Fe; que se realizaban “pases “en las habitaciones del local por un costo de 200 pesos y que el valor de las copas era de 50 pesos; que las mujeres estaban obligadas a ‘pasar’ con cualquier cliente sin posibilidad de elección; que vivían en el mismo lugar donde se hacían los ‘pases’; que las ‘salidas’ tenían un costo de 400 pesos, previo pago en la barra y con la autorización de la encargada; que debían retornar al cabo de una hora, y que no les permitían salir solas del prostíbulo. Además, se verificó que el local contaba con custodia en la parte externa durante el horario de atención al público”.

ROLES. En el acuerdo se precisó que del abreviado anterior surgió que “ACH ayudada por LBC, había montado ese comercio, ellas lo regenteaban, con la asistencia secundaria de NRM, quien era el encargado de trasladar a las mujeres hasta la ciudad para efectuar distintos trámites, y a su vez regresarlas al tugurio. Dado lo cual, es evidente que la participación de NRM era fungible, accesoria, habiendo participado en el plan doloso ideado por sus consortes ACH y LBC”.