26 C
Paraná
miércoles, octubre 27, 2021
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    Bernabé Castellano, tenaz militante de la resistencia

    Como tantos otros argentinos, a Bernabé Castellanos los vientos de la política lo empujaron a remontar barriletes de transformación, a un alto costo. Desde su arribo a Entre Ríos, la militancia sindical y partidaria lo abrazó por completo y, en buena medida, signó los capítulos fundamentales de su vida.

     

     

    Rubén I. Bourlot | [email protected]

     

    “Yo soy proveniente de una familia (…) de un patriciado de nuestra patria que está muy desconocido. Mis familiares eran Mansilla, Correa, emparentados con Urquiza. Toda esa gente que había dado lugar a que mi padre se ocupara, fuera una persona que estaba en la política”, dijo en una entrevista Bernabé Castellano, un personaje muy singular en el entramado de la militancia peronista, vinculado a Entre Ríos, escasamente conocido entre los entrerrianos.

    Integró la Asociación de Trabajadores del Estado en Concordia entre 1953 y 1955. Luego del derrocamiento del peronismo en 1955 sufrió persecuciones y estuvo detenido más de setenta veces. Durante la década del ‘60 se encuadró en el Movimiento Revolucionario Peronista (MRP). Fue enviado por Perón, con quien estuvo varias veces en Puerta de Hierro, en misiones a países tales como Cuba, Indonesia, Argelia, Egipto, China (portador de una carta de Perón a Mao), Alemania, Suiza, Francia e Italia.

     

    Trabajar, militar

    Castellano había nacido el 11 de junio de 1931 en Colonia Berón de Astrada, departamento Esquina, Corrientes, y aún adolescente se trasladó a la ciudad de Concordia, para trabajar en el Frigorífico Yuquerí donde comenzó su militancia sindical y política. “En 1946, en unas vacaciones -dice Castellano- yo fui a trabajar al frigorífico, de ayudante veterinario, y ahí la mayoría no sabía leer. Eran 51 secciones y había 51 delegados, y 49 no sabían leer”, señaló, al añadir que “entonces yo estaba ya en la escuela secundaria, en la Escuela de Comercio; entonces iba con ellos y comencé a hacerles actas y todo eso, y al final terminé siendo secretario de Asistencia Social del Sindicato en una elección que se hizo en el ‘48. Yo era menor de edad todavía”.

    Tras su despido ingresó a trabajar en el Estado y en 1953 se incorporó al sindicato de los estatales (Asociación de Trabajadores del Estado). “Ahí empecé en ATE, que terminé estando en la parte jubilatoria, estuve como integrante de varias comisiones, especialmente de la parte jubilatoria”, recordó no sin ponderar que “siempre me elegían a mí, porque yo era joven y además estaba bastante capacitado. La mayoría de los dirigentes que había, algunos firmaban con el dedo, los grandes. Y esos grandes eran muy cuidadosos de la gente que dejaban entrar en las organizaciones sindicales.”

     

    La resistencia

    La vida política de Castellano transcurrió en su mayor parte en el marco de la resistencia a los distintos gobiernos dictatoriales que se sucedieron en el país en las décadas del ’60 y ’70. Tras el golpe de Estado de 1955 que derrocó a Juan domingo Perón “aparecieron escritas en todas las paredes la P y la V, Perón Vuelve, tradujo.

    “Y todo el pueblo, todos los habitantes de la Argentina, desde la Patagonia hasta La Quiaca, y desde la Mesopotamia hasta la montaña, hasta Mendoza, en todos lados apareció escrito Perón Vuelve, sin que eso haya sido dirigido ni alentado por nadie. La PV. Y desde ahí se comenzaron a formar todos los grupos para trabajar por el retorno de Perón”, observó

    Luego especificó que “eso dio lugar a que nosotros ahí en la Mesopotamia armáramos nuestro grupo, un poco por la CGT, un poco por los militares, y entre los militares, las fuerzas de seguridad, la Prefectura, la Gendarmería y Ejército, que era lo que había ahí, la CGT, armamos una organización para el retorno de Perón.”

    En 1957, ante la proscripción del partido Peronista, Bernabé Castellano participó de la fundación del Partido Blanco de Entre Ríos.

    De esa organización surge en 1964 el Movimiento Revolucionario Peronista (MRP) que integra. De sus frecuentes contactos con Juan Domingo Perón, en esos tiempos exiliado en Madrid, en 1964 surgió su designación como delegado ante la República Socialista de Cuba donde se entrevistó con el comandante cubano Manuel Piñeyro (Barbarroja) que miraba con buenos ojos al peronismo.

    En 1965 viajó a China con una delegación del MRP portando una carta de Perón para Mao Tse Tung. Perón les había transmitido que “hasta que no lean el texto de Mao acerca de la contradicción, a nuestros dirigentes les va a faltar una visión cabal de la realidad política”.

    También por esa época Bernabé Castellano fue enviado a Indonesia a “una reunión para la formación de los países del tercer mundo. Y que ahí iba Sukarno (entonces presidente de ese país), y que nosotros teníamos que tener presencia para formular las políticas económicas nacionales, que eran las que daban bases a las políticas de Justicia Social. Y me dio (Perón) un escrito, que yo tenía que leerlo ahí.”

    No terminó allí su periplo. “De ahí de Indonesia me dieron la misión de ir a Shangai. Y fuimos con Ho Chi Minh, que estaba de Presidente de Vietnam. Fuimos con él y con Ben Barka, que era un dirigente marroquí. “De ahí vinimos a Argelia, estuvimos ahí para verlo a Ben Bella” donde en 1965 Perón lo había nombrado su representante en la Conferencia Económica de países afroasiáticos efectuada en Argelia, en contra de los imperialismos.

    En el gobierno de Entre Ríos

    Cuando se produjo la reapertura constitucional en 1973, Bernabé Castellano fue candidato a diputado nacional por la provincia de Entre Ríos. Tras el triunfo justicialista el electo gobernador de Entre Ríos, Enrique Tomás Cresto, lo designó al frente del Instituto Provincial del Seguro, cargo que ejerció hasta el golpe de Estado de 1976. El gobierno de facto ordenó su captura por lo que resolvió salir del país.

    Dice Daniel Parcero, autor de una biografía de quien fuera su consorte, Marta Curone, que “gracias a una amistad que Marta, su esposa, hiciera con una dirigente española en uno de sus viajes de representación política, ambos pudieron exiliarse en Palmas de Mallorca en una propiedad de aquella amiga. Marta permaneció cuatro años, pudiendo regresar al país desde donde a través de abogados trató infructuosamente de desactivar la persecución de su marido, pasando siete años hasta que Bernabé pudo regresar a la Patria.”

    Versiones no documentadas por escrito pero proporcionadas por fuentes confiables sostienen que en la década del ‘70 Bernabé Castellano habría participado de las negociaciones en el marco de la crisis por la ocupación de la embajada de Estados Unidos en Irán (1979-1981) cuando el ayatolá Ruhollah Jomeini tomó el poder tras el derrocamiento del sha Reza Pahlevi.

    Castellano falleció el 1º de mayo de 2010 y sus restos descansan en Miramar, provincia de Buenos Aires.

     

    Para seguir leyendo

    – Bernabé Castellano simplemente un peronista en http://laopiniondelagente.com.ar/bernabe-castellano-simplemente-un-peronista/

    https://www.elheraldo.com.ar/noticias/188528_bernabe-castellano-mitico-secretario-general-de-ate-concordia.html

    http://www.robertobaschetti.com/biografia/c/154.html

    http://www.movimientoperonista.com/

    – Gaitán, Carlos, (2014), La resistencia: el peronismo que yo he vivido, 1 Ed., Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Fundación CICCUS.

    – Más contenidos sobre nuestra región en la revista digital Ramos Generales disponible en

    http://www.lasolapaentrerriana.blogspot.com

     

     

    Lo más leído

    Agroclave