9.9 C
Paraná
sábado, julio 2, 2022
  • Entre Ríos
  • Nosotros
Más

    Tutorías, una tarea comprometida con el ingreso a la universidad

    Ingresar a la universidad supone desafíos y temores, más aún cuando el comienzo de ese trayecto es virtual, como le pasó a tantos jóvenes durante 2020 y 2021. La UNER ya contaba con tutores, pero la emergencia sanitaria obligó a que se reconviertan. EL DIARIO hizo una ronda de consultas para ver cómo resultó esa experiencia en la que estudiantes avanzados acompañan a los ingresantes.

     

    Mónica Borgogno / [email protected]

    Los tutores pares son estudiantes avanzados de distintas carreras que deciden acompañar a quienes transitan el primer año de vida universitaria, en general, cargados de dudas, inquietudes y expectativas varias. De un tiempo a esta parte casi todas las universidades del país han puesto en marcha esta iniciativa, a sabiendas de las bondades que encierra. Entre ellas, reducir los índices de deserción que suelen darse tras el segundo semestre o en los segundos años de cualquier carrera.

    Para conocer detalles de la propuesta de la Universidad Nacional de Entre Ríos, EL DIARIO recogió testimonios de algunos de sus protagonistas. Al escucharlos, se advierte que la solidaridad es el motor que impulsa a estos jóvenes a desempeñar esa tarea de acompañamiento hacia aquellos que se encuentran en un estadío de la formación ya superado por ellos. El deseo de abrirse camino en el campo de la educación, es otra de las razones. Eso es lo que se desprende del testimonio de Fernanda Pascal, estudiante que está en proceso de escritura de la tesis con la que obtendrá la Licenciatura en Trabajo Social. En su caso, buscó hacer una experiencia en educación y ampliar su futuro campo laboral en ese sentido. “Cuando lo pienso en retrospectiva me doy cuenta que me faltó un par tutor que me acompañara en el último tramo de la carrera”, añadió. Así fue que se anotó en la convocatoria a la beca para formarse en la tutoría de pares en virtualidad y en marzo de este año, desarrolló tal rol junto a otros tantos alumnos.

    “Soy de Santa Anita, cerca de Basavilbaso, ingresé en 2015 a la Facultad”, se presentó antes de señalar algunas diferencias entre el alumnado de hoy y su propia experiencia. “Es sumamente diferente, vienen de una virtualidad ya vivida en el último año de la secundaria, el año pasado. Pero además, una de las cosas que noto es que cuando uno viene del interior, lo hace con la premisa de ´tengo que lograrlo´ porque está la familia atrás bancándote económicamente. En cambio veo que ahora, se lo toman todo más relajado, es un ´vamos viendo´ cómo continuar, diría, sin la intensidad de lo que yo viví”, caracterizó la joven.

    Otra de las personas consultadas fue Facundo Rodríguez, del tercer año de Ciencia Política. Es integrante del ECO, espacio colaborativo, tal como autodenominaron en la Facultad de Trabajo Social a estas función de tutorías. A Rodríguez la propuesta le resultaba conocida y atractiva “por la complejidad del ingreso en virtualidad y porque este espacio implica llevar adelante acciones que apuntan a favorecer la permanencia y garantizar el derecho a la universidad”.

    Ante una consulta, Rodríguez añadió que “tratar de mantener los vínculos por todos los medios posibles, entender las diversas trayectorias e identidades de los estudiantes porque no todos responden al estereotipo del ingresante universitario, son algunas de las funciones que hacemos. A lo que más nos abocamos es a facilitar estrategias de lectura, enseñar a preparar un examen y cómo utilizar motores de búsqueda en la web, entre otras cosas. A propósito de la virtualidad, en todo este tiempo tuvimos muchas consultas para acceder al chip de conectividad que suministraba la UNER”.

    En otros casos, como la nueva carrera de Tecnicatura Universitaria en Cuidados que se abrió en plena pandemia, hay otro perfil de alumnos con otras demandas y consultas. “Son personas más grandes y con otra actitud. Por ahí no sabían cómo usar la computadora o ingresar al campus, entonces dábamos una mano con esas tareas”, sostuvo, a su turno, Fernanda Pascal.

    CONECTADOS. Desde el año pasado, la docente y psicopedagoga Mariela Cordero, es la encargada de capacitar a estos tutores. Ella es especialista en adolescencia y vulnerabilidad, en orientación vocacional, y magister en Salud mental. Actualmente dirige la Especialización en Políticas Públicas de Niñez, Adolescencia y Familia que se dicta en la Facultad de Trabajo Social. Recientemente tuvo lugar un nuevo encuentro con tutores de todas las facultades. EL DIARIO fue en busca de su palabra. “Trabajamos la dificultad que suponía la virtualización sobre todo para estudiantes de primero y segundo año y cómo eso tensionaba al rol del tutor y ahora, abordamos el paulatino regreso a las aulas”, comenzó diciendo, respecto del encuentro.

    Qué dudas e inquietudes emergieron de esas vivencias fue una de las preguntas que se le formuló. Según comentó Cordero, las tensiones se observaban de uno y otro lado. “A los tutores les ha demandado un sobreesfuerzo ligado a ver cómo hacían el acompañamiento en virtualidad, básicamente para quienes ingresaron a una universidad bajo modalidad exclusivamente virtual cuando venían de un 5° año de secundaria muy distinto en 2020, por ejemplo”, describió. En tanto que del lado de los ingresantes, “supuso el desafío de estudiar de manera más solitaria”, apuntó la especialista, pues debieron adaptarse a las nuevas tecnologías como único modo de aprender y además, aceptar “la virtualización de la carrera y no tener el sostén que la presencialidad te da cuando te encontrás en los pasillos o caminando en la facultad con tus pares y donde el tutor es una figura más cercana”.

    En los distintos encuentros con tutores, cada uno compartió cómo se las ingenió para tender una mano a los más novatos. También repasaron los nuevos desafíos que significa este regreso a las aulas. En efecto, en algunas carreras se autorizaron las clases presenciales, en particular de espacios artísticos, de prácticas en distintos ámbitos, o ensayos y trabajo en laboratorios. “Poder asistir a alguna clase favorece la pertenencia real y concreta a la universidad de parte de estos estudiantes y el tutor pudo acompañar este ´reingreso´ que es así porque tiene que ver con la vuelta a la presencialidad”, definió.

    Es que estos alumnos que desconocían las rutinas, beneficios, normativas de la vida universitaria, ahora deben afrontar un nuevo ingreso a la universidad, cara a cara con otros compañeros y docentes, bibliotecarias, ordenanzas, autoridades, que son parte vital del transitar la academia.

    Las desigualdades sociales, como es sabido, quedaron más expuestas durante la pandemia. El acceso dispar a las tecnologías, para seguir conectados y estudiando de manera virtual, fue evidente en todos los niveles educativos. Según recordó Cordero, en el caso de la UNER se generaron estrategias en sintonía con estas condiciones para evitar el desgranamiento y abandono como las becas de conectividad, muchas de las cuales iban dirigidas a estudiantes de los primeros años.

    Los estudiantes avanzados pueden ayudar a que los ingresantes aprovechen mejor los recursos de internet.

    CAMBIOS. La responsable del área de Ingreso y Permanencia que depende de la Secretaría Académica de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER), Marcela Britos, fue otra de las personas entrevistadas. Ella detalló que cada una de las nueve unidades académicas tenía su programa de tutorías pares, pero desde 2018 Rectorado tomó la decisión de centralizar la iniciativa. “En ese año y en 2019 tuvimos 100 tutores. La cantidad fue similar en 2020 cuando tuvimos que implementar tutorías en virtualidad”, comentó al tiempo que añadió que se suministraron más de “300 chips que se distribuyeron entre estudiantes de toda la provincia que no tenían conectividad”.

    El principal requisito para acceder a estas becas es “querer”, dijo la psicopedagoga Cordero y se detuvo en el verbo. “Querer acompañar la trayectoria académica de sus compañeros”, subrayó. “Es apasionante la tutoría, tienen un alto compromiso estos pibes y pibas, que se dedican con responsabilidad y compromiso. Lo eligen por vocación y para tender puentes”, subrayó.

    Luego, para cumplir con esa apoyatura, “debieron apelar a todas las redes sociales para hacer un acompañamiento más efectivo: tenían el whatsapp de todos, los buscaban a través del campus virtual con un aula de tutoría, de twitter, y el Instagram de cada Facultad, para que sintieran esa cercanía”, retomó Cordero.

    No obstante los esfuerzos, hubo quienes quedaron en el camino y eso teñía el trabajo cotidiano de los y las jóvenes tutores. “Hicimos un montón de cosas y los estudiantes terminaron dejando, nos decían. Pero es preciso entender esas situaciones. El otro al que uno acompaña, elige ser acompañado o no. Y la tarea del tutor tiene sus límites, uno no es el que resuelve todo, el otro también decide”, distinguió la docente.

    CONCEPTO. Al ser consultada sobre las respuestas que tenían que dar, Cordero resaltó un detalle. “Se trata de una labor compleja por la diversidad que supone y lo difícil que es estudiar y enseñar en virtualidad. Por eso reconocemos el trabajo de la tutoría porque ayudó al sostenimiento de las trayectorias individuales. En otro orden, la cercanía en edad alivianaba el abanico de dificultades que se presentaban. Desde la paridad, los más avanzados les decían ´no aflojes, date otra oportunidad, ninguno aprueba todo de una´, es decir, se compartía la experiencia de un estudiante que ya lo vivió”.

    Asimismo, en los espacios formativos, se intercambian los sentimientos de agobio y cansancio mutuos, se motivan entre sí, se generan redes de contacto, se escuchan, se arriman estrategias, y se transfieren las distintas experiencias a otras realidades.

    “En suma, rescatamos el valor de los equipos, el trabajo en red con el resto de los tutores y coordinadores y la posibilidad de que estos encuentros de formación sirvan para motorizar lo que vendrá y para que ellos como tutores sean protagonistas de esta construcción del rol”, remató Cordero.

    Sobre el Programa

    De acuerdo a la Resolución del programa de la Universidad, la Tutoría de Pares brinda una oportunidad más para fortalecer las trayectorias académicas e incrementar la permanencia de los estudiantes. El tutor par es considerado un “interlocutor” que orienta en la resolución de dificultades académicas y en la integración a la vida universitaria. Se piensa como un motivador y un facilitador, referente para los estudiantes de ingreso por su perfil colaborativo, solidario y su cercanía etaria.

    Desde el programa de Ingreso de la UNER están trabajando en el impacto de estas acciones sobre el desgranamiento y abandono de estudios. “Estamos concentrados en la lectura de datos y los porcentajes de retención. También nos desempeñamos en el PAU (Programa de Acompañamiento hacia la Universidad) para que los estudiantes vayan incorporando competencias propias para un primer año. El año pasado sumamos este programa que consta de módulos autoadministrados sobre la vida universitaria, la orientación vocacional y el aprender con tecnologías de información y comunicación (TICS), además de instancias de repaso por módulos disciplinares. Es un espacio destinado especialmente a estudiantes del último año de secundaria”, informó Marcela Britos, responsable del área de Ingreso y Permanencia.                                               

    Para acercarse a la universidad

    Hasta el 30 de noviembre está abierto este espacio institucional (PAU) pensado para acercar información específica a estudiantes de los últimos años de la secundaria. Se lo puede consultar en https://campuspau.uner.edu.ar/

    Cada estudiante puede entrar y sumarse cuando lo desee. “Si bien el grado de participación es diversa, estimamos que vamos a tener más estudiantes hacia octubre y noviembre, ya que se trata de un espacio no solo para ayudar a elegir una carrera sino para prepararse a empezar la universidad”, comentó la responsable de Ingreso de la Universidad Nacional de Entre Ríos.

    Los vínculos que se promueven por las tutorías de pares son sumamente constructivos.

     

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave