Paraná, Policiales

Prisión domiciliaria al acusado de atacar a un policía

El juez de Garantías N°2 en feria, Eduardo Ruhl, resolvió dictar la prisión preventiva por 60 días en la modalidad de arresto domiciliario con tobillera electrónica a Marco Antonio Romero, que está imputado del presunto delito de homicidio en grado de tentativa en relación a la agresión que sufrió el efectivo de la Policía de Entre Ríos Alejandro Camusso, que tras recibir un piedrazo cayó inmediatamente al suelo en estado de inconsciencia. Mientras se realizan los preparativos para colocar el dispositivo de control al imputado, éste permanecerá alojado en Alcaidía de Tribunales.

 

El fiscal Mariano Budazzoff solicitó que la medida de coerción se fijase por el plazo de sesenta días a cumplir en la Unidad Penal N°1 de Paraná.

 

El defensor del joven, Juan Domingo Cabrera, solicitó la excarcelación, pero en caso de que el juez entendiera que correspondía privar a su defendido de la libertad ambulatoria mientras se sustancia la Investigación Penal Preparatoria (IPP), instó a que se considerara que la medida se dicte por el plazo de 30 días; subsidiariamente añadió que se analizara aplicar el arresto domiciliario por aquel plazo, en la casa de un familiar directo.

 

Ruhl entendió que el arresto domiciliario con tobillera era suficiente para proteger la investigación e hizo ingresar a la sala al familiar que tendrá la responsabilidad de garantizar que Romero cumpla con la medida de coerción morigerada.

 

Así, le explicó los alcances de la responsabilidad que estaba asumiendo, de la que le informó que en caso de no cumplirla se expondría a una posible imputación por el delito de Desobediencia judicial.

 

Budazzoff fundó su pedido en el riesgo procesal de entorpecimiento de la investigación. En este sentido explicó que se trató de un hecho muy grave en el que resultó lesionado con riesgo de vida un policía que estaba haciendo su trabajo en medio de un enfrentamiento entre dos bandas antagónicas del que participaron entre cuarenta y cincuenta personas. El fiscal precisó que una pertenece a barrio Las Flores, de donde es oriundo el imputado, y la otra a barrio San Agustín.

 

El fiscal destacó que es necesario preservar el testimonio de los testigos que ya dieron los primeros relatos del grave hecho. En este sentido resaltó que todos son habitantes del barrio y añadió que un menor que el martes 1° dijo que reconocía al sospechoso de arrojar la pesada piedra, el martes 4, cuando declaró en Cámara Gesell, lo había olvidado.

 

No obstante, Budazzoff indicó que a pesar del temor que hay entre los vecinos teniendo en cuenta el enfrentamiento entre dos bandas que atemorizan a las populosas barridas, cinco testigos dieron precisiones de las circunstancias del hecho.

 

Por su parte, Cabrera, tras coincidir en que se trata de un hecho muy grave cuya investigación se encuentra en sus inicios, entendió que Fiscalía no contaba con elementos concretos para instar el encierro preventivo de su defendido.

 

El defensor señaló que el fiscal sólo refirió “riesgos en abstracto”, destacó que aún no está determinada la autoría de Romero, y señaló que al no haber peligro de fuga, puesto que el joven fue detenido el sábado 5 en su casa, el encierro en la cárcel constituiría un adelantamiento de pena “innecesario”.

 

Lo publicó en Facebook

Entre la prueba que recabó Fiscalía se mencionó un posteo en la red Facebook, de una cuenta que pertenecería al imputado, en el que el usuario se jactaba de cómo le habían pegado al policía. El monto mínimo de la pena a la que se enfrenta el joven imputado es de 5 años y cuatro meses.

Romero en la audiencia realizada este lunes por la mañana. Foto El Diario.