Avanza la obra de avenida Zanni

220

Mientras la gestión municipal está conforme con el ritmo en que se desarrollan los trabajos de ampliación, aún hay vecinos que plantean observaciones a la obra. Pese a las diferencias de perspectivas, unos y otros se mostraron satisfechos de que una inversión de semejante volumen esté teniendo lugar.

 

REDACCIÓN EL DIARIO / [email protected]

 

Hace algunos días el inicio de la obra de ensanche y repavimentación de avenida Zanni renovó las esperanzas de miles de paranaenses que transitan permanentemente por este lugar.

El deterioro de la calzada era formidable, al punto que una arteria vital para el sureste de la ciudad lucía casi intransitable, con banquinas muy desniveladas, situación que fue exaltando los ánimos de los vecinos en los últimos años.

No es para menos. Tomar por Zanni significaba zigzaguear de un carril a otro para esquivar los pozos y, además, con una cinta asfáltica tan angosta, muchos vehículos debían tomar directamente por la banquina. El panorama se complicaba aún más durante los días de lluvia, debido a que las imperfecciones de las calles quedaban cubiertas por el agua, lo que generaba un riesgo extra.

Se comprenderá entonces, la necesidad de estas obras y la expectativa de numerosas barriadas que se despliegan a un lado y otro de la avenida. A todos estos beneficios, se puede agregar uno más: con esta obra se proveerá de un nuevo acceso seguro a Oro Verde.

En lo puntual, los trabajos por Zanni se extenderán desde Almafuerte hasta Balbín, con un plazo de ejecución de 18 meses y un presupuesto que ronda los 800 millones de pesos. Las tareas fueron divididas en tramos, para evitar mayores molestias a los vecinos. En efecto durante estos días se trabaja en la parte final del primer tramo que va desde Provincias Unidas hasta O´Higgins.

La obra es financiada por el gobierno provincial y fue gestionada por la municipalidad de Paraná con el objetivo de modernizar uno de los principales accesos a la ciudad.

 

TESTIMONIOS

Vecinos que se contactaron con EL DIARIO manifestaron sus dudas respeto de los alcances que tendrá el proyecto de obra pública, ya que consideran que es una oportunidad para encarar una reparación integral que sea de utilidad por muchos años más.

Durante la recorrida por la zona se recabaron algunos testimonios. Lorena, de la vecinal Loreto (que comprende el tramo de Zanni entre Newbery hasta Balbín) expresó su preocupación por la falta de información, pese a las reuniones que organizó la municipalidad.  Otra inquietud que manifestó tiene que ver con el sistema de desagües.

“No estamos de acuerdo en la forma en que se avanza con la obra. Dicen que en el tramo nuestro se va a hacer un rasqueteado del asfalto que hay ahora, se lo apisona y se lo completa con asfalto encima”, indicó, antes de remarcar la falta de una comunicación efectiva previa a la licitación de la obra para conocer detalles sobre lo que se iba a realizar.

“No fuimos consultados, no hubo un diálogo consistente. Bajo el lema de la participación se nos convocó a una reunión donde nos dijeron cómo se iba a hacer la obra pero ya con un proyecto aprobado, y a pocos días de anunciar la licitación” señaló.

 

RURAL Y URBANO

“¿Adónde se van a canalizar los desagües pluviales?”, quiso saber EL DIARIO. A pocos metros de este sector nace el arroyo Antoñico. A esa altura el curso de agua es angosto, poco profundo y no está canalizado. Cuando llueve, se desborda inmediatamente y provoca inconvenientes en las viviendas cercanas. “Cuando cuestionamos esto nos dijeron que iba a ser así porque es el desagüe natural del agua. Estamos de acuerdo con eso pero así era muchos años atrás, ahora con la urbanización que ha tenido la zona se limita a un arroyito muy pequeño y ahí no se puede llevar más agua”, dijo Lorena.

A su turno, Luis, otro vecino -que aseguró contar con conocimientos sobre obras viales- remarcó que “cuando se hizo la obra original de Zanni, hace 90 años, esta era una zona rural. Hoy en día no se puede seguir con la misma traza porque origina una cantidad de inconvenientes porque hay que darle un tratamiento urbano”.

“Zanni tiene un gran problema: hay muchas casas que están por debajo de la cota de la traza. Nos encontramos ahora que en la zona del Parque Gazzano hay viviendas que están hasta 80 centímetros por debajo del nivel de la calle”.

Luego, añadió que “hay que hacer obras pensando en que tienen que durar más de 50 años, no una gestión, porque es un dinero importante que aporta el conjunto de la ciudadanía”. Por último, los vecinos lamentaron que estas inquietudes no hayan sido consideradas en el proyecto definitivo.

QUÉ DICE LA COMUNA

EL DIARIO consultó al secretario de Obras Públicas, Maximiliano Argento. El funcionario explicó el grado de avance de esta primera etapa. En la oportunidad, se le trasladaron las inquietudes de los vecinos. “Avanza a muy buen ritmo y lo acordado con la empresa es ir trabajando en tramos de a 500 metros para ir haciendo el ensanche y todo lo que conlleva la obra, para luego abrir al tránsito y así molestar lo menos posible a los vecinos”, señaló.

En estos momentos se está trabajando en el primer tramo en donde ya se realizó el ensanche. En el lugar se están construyendo las dársenas de estacionamiento. “Vamos a muy buen ritmo”, diagnosticó Argento, al añadir que “hay un tramo de más de 200 metros que ya tiene el cordón cuneta realizado”.

En los últimos días se resolvieron también dificultades en algunos desagües pluviales que generaban interferencias para poder avanzar. La idea es que en los días venideros se vaya terminando el primer tramo, de 500 metros.

Se estima que cada tramo demandará unas siete u ocho semanas hasta ser terminado. La obra se extenderá por unos 3.400 metros desde Almafuerte hasta Balbín. Se apunta a ensanchar la distancia entre cordones hasta 12 metros, con sus respectivas dársenas de estacionamiento, muy necesarias por ser una zona comercial.

En algunos puntos críticos estará la posibilidad de girar gracias a un tercer carril y una semaforización sincronizada. “En esos lugares donde se puede doblar a la derecha se harán tres trochas de circulación para descomprimir y ordenar el tránsito”.

La obra también incluye el traslado de las instalaciones de agua hacia los laterales, es decir, hacia la parte verde de las aceras, más allá del cordón. La incorporación de infraestructura urbana alcanza también a la construcción de 5.000 metros de veredas pegados al cordón, como se hizo en el Acceso Sur.

Consultado sobre las inquietudes de los frentistas, Argento indicó que “la relación con los vecinos es buena”, y que “la principal inquietud es cuánto tiempo va a llevar la obra”, debido a que “la mayoría tiene cerrados los accesos a las viviendas y locales, lo que afecta más severamente a los comerciantes”.

“Estamos muy contentos y conformes por la obra; hay gente que vivió toda su vida en la zona y la estaba esperando. A Zanni siempre se la emparchó y nunca antes se había llevado adelante una puesta en valor como esta, de tanta magnitud, que es lo que se precisa por el tránsito que tiene esta arteria”, expresó.

“¿Qué va a pasar con la pasarela ubicada enfrente a la escuela Las Heras?”, preguntó EL DIARIO. Por la información recogida, quedará tal cual está y lo que se hará es una restauración integral con arreglos y pintura.

En cuanto a los árboles añejos que también tiene la zona, por lo pronto hay uno solo que se debe extraer; el resto no interrumpiría la marcha de los trabajos. Es más, está previsto que se planten 430 ejemplares para completar la línea de arbolado.