Piden condenar a joven que disparó contra una casa en barrio Capibá

83
Los hechos de inseguridad, aunque cometidos por una minoría, generan preocupación entre los vecinos del barrio Capibá.

En un juicio abreviado, el imputado, de 25 años, reconoció que disparó al menos siete veces con una pistola calibre 9 milímetros contra una vivienda ubicada en barrio Capibá. El juez de Garantías Nº 2 de Paraná, Eduardo Ruhl, dará a conocer su decisión hoy a las 12. El hecho ocurrió en noviembre de 2019. Los hechos de violencia preocupan a la mayoría de los habitantes del gran conglomerado ubicado en el sureste de Paraná.

 

Redacción El Diario | [email protected]

 

El Diario daba a conocer este martes la intranquilidad de los vecinos de la populosa barriada del conglomerado Capibá, ubicada en la zona sureste de Paraná, por los numerosos hechos de inseguridad que preocupan a la mayoría de los habitantes de aquel barrio.

En la nota se consignó que “si bien las autoridades policiales han expresado que se brinda apoyo desde distintas áreas, especialmente de la División 911, los vecinos tienen miedo por hechos de inseguridad con los más pequeños que transitan por el barrio”.

La Justicia Penal interviene para resarcir un daño que ya fue cometido, no para prevenirlo puesto que esto es competencia de otros estamentos del Estado.

La preocupación de los vecinos es legítima porque los hechos, aunque cometidos por una minoría, generan zozobra e inseguridad. Ayer, en los Tribunales de Paraná se presentó un acuerdo de juicio abreviado para resolver un grave incidente ocurrido en barrio Capibá.

 

El hecho

MGDD, de 25 años, de ocupación changarín, reconoció que fue autor del hecho ocurrido «el 7 de noviembre de 2019, alrededor de las 14.30, cuando efectuó al menos siete disparos con una pistola calibre 9 milímetros hacia una vivienda ubicada en el fondo de un pasillo situado por calle 939 del Barrio Capibá de Paraná, para luego darse a la fuga por un campo hacia calle Juan B Justo y de allí tomar hacia una casa precaria que ocupa en calle Gobernador Parera, entre Balbín y la arteria antes mencionada, hasta donde fue perseguido por los vecinos y luego aprehendido por personal policial, que a la postre ingresó al vivienda localizando debajo de un colchón una pistola calibre 9 milímetros Hi-Power, con su numeración suprimida, con cartucho en recámara y cargador con 13 más, otro cargador, ocho cartuchos 9 milímetros, uno .22 y uno .45, un revólver calibre .38 largo marca Tanque con cinco cartucho completos en su tambor».

 

Calificación

La causa comenzó a sustanciarse por el delito de Abuso de armas, pero en el acuerdo al que arribaron el fiscal, Martin Wasinger, y el defensor oficial, Jorge Balbuena, se acordó subsumir la conducta del imputado en las figuras de Abuso de armas y Portación de arma de guerra.

En la audiencia que se realizó ayer, Fiscalía presentó las evidencias que respaldan las acusaciones, la pena que se acordó y la modalidad de la misma.

El imputado respondió que entendió que para la aplicación del trámite del juicio abreviado debe renunciar al juicio plenario al que tiene derecho, que debe reconocer su responsabilidad en el hecho y aceptar la pena que se acordó.

Así, ante la pregunta del juez sobre si “si esa era su real voluntad y si era expresada libremente”, el joven respondió que “sí”, brindando igual respuesta a las preguntas sobre “si reconoce ser el autor del hecho endilgado” y “si se hace cargo en términos jurídicos penales y ratifica el acuerdo”.

 

 

Reclaman más presencia policial en el barrio Capibá