15.3 C
Paraná
miércoles, octubre 20, 2021
  • Entre Ríos
  • Nosotros
Más

    Proyectan diferentes mejoras en la reserva educativa

    Días atrás el intendente de Cerrito, José Palacios, junto a Sebastián Azaad, coordinador del Área de Ambiente de esa comuna, se reunieron en la Reserva Natural “Montecito de Lovera” con Giuseppe Mingolla, director de la Diplomatura en Bioconstrucciones de la UTN Regional Paraná, con el fin de avanzar en la realización de un centro de visitantes.

     

    Redacción EL DIARIO / [email protected]

     

    La reserva natural educativa “Montecito de Lovera” fue oficialmente inaugurada en diciembre de 2003, pero funciona como tal desde hace 20 años, a fines del año 2001. Hace unos días nomás, fue decretada como área natural y paisaje protegido. Más precisamente, el 31 de agosto de 2021, el Gobierno de Entre Ríos declaró mediante el Decreto Nº 2388 la incorporación del espacio natural al sistema provincial de áreas protegidas.

    Son poco más de seis hectáreas de monte nativo en el que predominan especies como el algarrobo, ñandubay, espinillo, chañar, talita, palmera caranday y a simple vista, en una recorrida, pueden divisarse y distinguirse distintas aves. El predio concentra diversos paisajes, ambientes que van desde el bosque maduro cerrado, bosque bajo abierto, pastizales, zonas bajas anegadas y laguna.

    Ahora, el Municipio dio nuevos pasos para poner en valor este espacio y crecer con la construcción de nuevas instalaciones que vendrán bien para potenciar las actividades recreativas y educativas.

    En esta semana, el intendente José Palacios y Sebastián Azaa, del área Ambiente de la Comuna, se reunieron con integrantes de Eco Urbano y el director de la Diplomatura en Bioconstrucción que se dicta en la UTN, Giuseppe Mingolla, con el objetivo de diseñar y levantar allí, un centro de visitantes y de interpretación, con un salón, sanitarios e instalaciones para el avistaje de aves y especies arbóreas del lugar. Eso detalló en comunicación con EL DIARIO, Sebastián Azaad.

    “Contactamos a la gente de la Fundación Ecourbano y Amigos de la Reserva para unificar criterios y con la idea de comentarles la propuesta de desarrollar un centro de interpretación para que los visitantes, sobre todo escolares, se familiaricen con la reserva y tengan un lugar para el desarrollo de actividades. De la reunión participó el técnico especialista Giuseppe Mingolla porque estamos pensando en hacer este tipo de construcciones con materiales de la zona y que implica técnicas de la bioconstrucción de modo que impacte lo menos posible en el ambiente de la reserva”, especificó el responsable de Ambiente de Cerrito.

    La iniciativa, cabe mencionar, forma parte de un proyecto ambicioso que presentarán en la convocatoria de Casa Común, que es un nuevo plan integral que brinda asistencia técnica y financiera a gobiernos locales y organizaciones comunitarias para la realización de proyectos ambientales con impacto social y que depende del Ministerio de Ambiente de la Nación.

    “Desde Nación, ya nos dieron vía libre para encarar esas instalaciones bajo las premisas de la bioconstrucción, que es algo relativamente nuevo pero que está legalmente contemplado y habilitado para poder llevarlo adelante”, señaló.

    El proyecto en cuestión, prevé además del Centro de visitantes, la construcción de dos invernaderos a instalar en el Parque Ambiental -que está lindante al área protegida-, para la reproducción de especies autóctonas que serán utilizadas en el arbolado urbano y para reponer especies de la misma reserva.

    Por otra parte, según informó Azaad, a principio de este año un grupo de 8 personas, todos jóvenes voluntarios de entre 18 y 30 años de esta localidad, se sumaron como “cuidadores de la casa común” para desarrollar tareas ligadas al cuidado, preservación y comunicación de lo que se hace en el predio.

     

    Historia

    Desde hace varias generaciones el “Montecito de Lovera” tuvo un uso recreativo. Era el lugar preferido para hacer allí los tradicionales pic nic de la primavera y no son pocos los que han pescado en la laguna o practicaron tiros de gomera contra tunas, tal como se refiere en la historia de esta reserva. La generosidad de la familia de Héctor Lovera, que donó a la Municipalidad el inmueble, hizo posible “convertir ese espacio en reserva natural que además de conservar, educa a la comunidad sobre la importancia de respetar los procesos ecológicos para sostener la vida y el bienestar de los hombres”, se lee en la página institucional.

    Hoy, la comunidad de Cerrito, tiene en su haber a un sinnúmero de docentes capacitados en educación ambiental, los cuales asumieron la responsabilidad de diseñar los senderos temáticos y desarrollar los contenidos a trabajar en la reserva para los distintos niveles de la educación, tanto de las escuelas locales como las visitantes.

     

     

    Para destacar

     

    Norma. En Entre Ríos, desde 2019 existe una ley, la Nº 10736 que crea el Programa de Promoción de la Construcción Natural. La finalidad de esa normativa es “contribuir a una mejor calidad de vida de la población y a la disminución del déficit habitacional, en especial de los sectores más vulnerables, procurando minimizar el impacto ambiental, a través del fomento y la promoción de la construcción de edificaciones, destinadas al uso humano, realizadas con métodos de construcción con tierra cruda”.

     

    Desechos. En otro orden, Azaad aprovechó para anticipar que actualmente están constituyendo un consorcio junto a Municipalidad de María Grande, Hasenkamp, El pingo y Aldea Santa María, con la intención de hacer un relleno sanitario para dar cierta solución a la disposición final de aquellos residuos que no se pueden reutilizar.

     

    Visitas. Desde hace dos meses aproximadamente, se retomaron las visitas guiadas para escolares de la ciudad y zona.

     

     

     

     

     

     

    Lo más leído

    Agroclave