Crónicas de investigar en el hogar

102

Una rueda de entrevistas realizada por EL DIARIO permite una aproximación a las dificultades con las que se encontraron los investigadores de la región durante los períodos más restrictivos de la emergencia sanitaria, y las estrategias que se dieron para sobrellevarlas.

 

Mónica Borgogno

[email protected]

 

Cómo fue el trabajo de los investigadores e investigadoras de la zona, sin posibilidades de aprovechar los laboratorios, y sin la chance de hacer sus muestreos o experimentaciones como lo hacían a diario, son algunas de las inquietudes por las que EL DIARIO realizó una serie de consultas.

Qué pasó con sus rutinas laborales fue el interrogante general que derivó en especificidades que impone cada línea de investigación, tema o disciplina. O simplemente, las realidades cotidianas de cada estudioso/a.

Para eso se hizo una ronda de consultas con profesionales del Centro de Investigaciones Científicas y Transferencia de Tecnología a la Producción, institución que depende del Conicet, del Gobierno provincial y de la Universidad Autónoma  de Entre Ríos, y que funciona en Diamante.

Las respuestas fueron múltiples, pero en todos los casos dan cuenta de un trabajo no siempre percibido por el ciudadano común.

La especialista en paleobotánica, Jimena Franco, se dedicada a investigar sobre las paleofloras del mezocenozoico. En otras palabras, los leños fósiles en suelo entrerriano correspondientes al período del mioceno.

Al subrayar que la primera etapa de la pandemia fue de mucho desgaste, ponderó en cambio que haya podido dedicar más tiempo a los vínculos. “En mi caso fue bastante difícil, por un lado porque mi hija estaba en primer grado el año pasado y se me juntaba el trabajo en casa con su comienzo en la escolarización, donde ella tenía que aprender a leer y escribir. Desde temprano la sentaba al lado mío, ¡pobre! –se lamentó Franco- y mientras yo estaba intentando escribir publicaciones, le enseñaba y ayudaba para que haga las actividades. Fue algo bastante caótico. Lo positivo es que antes, tenía que dejar a mi nena para cumplir con mis obligaciones, y podría decir que la situación sanitaria me regaló un tiempo mucho mayor con ella”.

 

UN REGALO SINGULAR. En los casos en que las investigaciones requerían mantener ciertos experimentos o hacer uso de instrumental específico, se complicó un poco más. No obstante, los estudiosos se las rebuscaron para dar curso y avanzar con sus observaciones y escritos. Así explicó su experiencia Jimena Franco: “Hasta agosto de 2020 no pude ver ni revisar materiales en microscopio, me limitaba a escribir y hacer datos estadísticos. Como tengo bastante información que me resta publicar podía seguir trabajando. Pero a partir de agosto pedí de regalo de cumpleaños un microscopio, y más una cámara, pude empezar a observar en mi casa”. En efecto, según contó, montó una suerte de laboratorio en su hogar. Recién este año pudo volver a hacer salidas de campo para hacer consabidas búsquedas y excavaciones que suelen hacer quienes eligieron la paleontología.

“Como actividad laboral es lo que más extrañé porque me encanta buscar fósiles y ahora ya estoy yendo todas las semanas. Por otra parte una de las cosas que más sufrí es la falta de contacto con colegas, por una cuestión social y además porque es beneficioso el conversar con otros sobre los avances de la investigación”, añadió.

En suma, la sobrecarga de tareas vino por el lado del trabajo extra de ser la maestra particular de su hija. En cuanto a los quehaceres domésticos, al suspenderse la ayuda del personal de limpieza que tenían, optaron por repartirlas con su pareja. De todos modos, para resumir, dejó una clara imagen. “Fue un caos”, ilustró no sin el alivio de una etapa superada.

SIN INTERRUPCIONES. Jorge Noriega es ex director del Centro de Investigaciones, lugar en el que hoy se desempeña como investigador principal al frente del Laboratorio de Paleontología de Vertebrados. En su opinión, el trabajo desde su casa tuvo la ventaja de ser sin interrupciones ni distracciones. El año pasado, cuando se decretó el aislamiento social, estaba a cargo del Decanato de la Facultad de Ciencia y Tecnología de Uader, y al finalizar tal mandato, retomó su actividad principal. “En los últimos diez meses regresé a la investigación y rápidamente me adapté a la modalidad homeoffice. Me permitió trabajar mucho más tiempo que en laboratorio, en lo que hace a lectura de bibliografía de temas que estaba investigando. Noté que el trabajar en casa me quitaba distracciones y tenía posibilidad de mayor concentración. Eso es una ventaja”, relató Noriega.

La competencia entre las ocupaciones hogareñas y las obligaciones laborales, en su caso, no fueron un problema. No tenía que repartirlas con nadie puesto que tiene hijos grandes y vive solo, respondió ante una consulta específica. Sólo ameritaba un poco de organización y planificación.

La especialidad del director del Laboratorio es el estudio de aves y mamíferos fósiles. Es oriundo de La Plata y después de recibirse de licenciado en Biología y doctorarse en Ciencias Naturales, en 1997 ingresó a la carrera de investigador en Diamante y desde entonces, está radicado en esta ciudad ubicada a unos 48 kilómetros al sur de la capital entrerriana.

Al preguntarle sobre las principales dificultades y limitantes del trabajar puertas adentro, y en una especialidad como la suya, marcó algunos inconvenientes que, no obstante, supo sortear con creatividad y más dosis de comunicación digital. Entre ellas, “los problemas de restricciones de visitar colecciones o comparar materiales. En mi caso, con permiso especial he podido sacar los fósiles de laboratorio. Actualmente estoy trabajando y los tengo en mi casa. Sin embargo, a esos animales necesito compararlos con las colecciones de los que están en Diamante, en el museo de La Plata o incluso en el exterior. Se ha tenido que aguzar la creatividad y la búsqueda y suplir la falta de materiales con lo que puede estar en la web y un intercambio mucho más fluido con los colegas”, sostuvo.

Asimismo, otro tema a resolver fue el acceso a instrumentos específicos de observación. “Yo estoy estudiando un pato fósil del mioceno tardío de la Patagonia, entonces tengo que contactar a investigadores de todo el mundo para que me manden fotos de otros patos fósiles. En otra situación, hubiera ido directamente a La plata para hacer la comparación. Y dependiendo del tamaño del material que se está estudiando, necesito una lupa binocular con cámara fotográfica para sacar una toma comparable, publicable. Ahora bien, cuando son materiales más grandes uno lo puede trabajar con una cámara propia. Fue una continua planificación muy ajustada a cada uno de los pasos”, indicó el entrevistado.

Su conclusión del proceso de pandemia, fue contundente y lo quiso subrayar: “Ha significado más dedicación pero de ninguna manera, eso no impidió avanzar con los trabajos”.

 

CIENCIA ARGENTINA. En estos días, según anticipó Noriega, el directorio del Conicet está trabajando en la vuelta a la presencialidad, con protocolos estrictos que luego cada institución, ajustará en función de la cantidad de investigadores y otras variables. En esa línea, aprovechó para resaltar el rol de la ciencia argentina en lo que va de la pandemia.

“El Conicet no sólo ha estado a la altura de la situación sanitaria para que las distintas líneas de investigación se volcaran a dar soluciones como el desarrollo de kit de diagnósticos, de protocolos, avances en vacunas, desarrollo de barbijos, sino que para quienes estamos en disciplinas que no tienen incumbencia directa sobre virología, por caso, nos han permitido trabajar con total tranquilidad y en libertad”, indicó.

Bajo su gestión en la dirección del Cicyttp, Noriega recordó que se construyó un bioterio, un lugar en el que se crían animales de laboratorio. “En ese espacio se crían ratones, vinchucas o gallinas, para quienes estudian temas como el chagas, dengue, cáncer, que son algunas de las líneas de investigación del Centro. Eso no puede haber estado cerrado porque se hubieran caído todas las colonias, muerto los animales y hubiera sido imposible seguir adelante con las investigaciones”, enfatizó.

Restos fósiles de gliptodonte, una excusa para hablar de ciencias

La curiosidad es un atributo que se comunica desde corta edad