Lucía Varisco propone “más y mejor radicalismo” con su lista

88
Lucía Varisco, que va con lista propia a las elecciones del domingo, dialogó con EL DIARIO. FOTO: Juliana Faggi

“No nos debe unir el espanto del kirchnerismo sino un proyecto de país”, remarcó en diálogo con El DIARIO. Por eso no participa de la interna de Juntos por Entre Ríos. Fuertes críticas a Rogelio Frigerio.

 

Redacción EL DIARIO / [email protected]

Lucía Varisco, por apellido y por militancia, tiene una fuerte pertenencia en la Unión Cívica Radical. Sin embargo, desde hace tiempo no participa de Juntos por el Cambio. Por el contrario, expresa fuertes críticas y divergencias con la coalición entre el PRO y la UCR.

Es diputada provincial del bloque de la UCR y para las próximas elecciones PASO del domingo participa con su propia lista, la 771A Adelante Entre Ríos, acompañada por Daniel Pross y Alejandra Esnaola, entre otros candidatos.

En diálogo con EL DIARIO, habló de sus propuestas, argumentó su disidencia con la gestión que encabezó Mauricio Macri y expresó fuertes acusaciones contra el precandidato a diputado nacional de Juntos por Entre Ríos, Rogelio Frigerio, a quien responsabilizó de operaciones políticas y judiciales contra su padre, el exintendente Sergio Varisco.

 

CAMPAÑA.  “La campaña ha sido muy corta en tiempos y muy intensa en actividades, pero estamos muy conformes con cómo la vecina, el vecino ha recibido nuestra propuesta. Estamos confiados para este domingo 12”, señaló Lucía Varisco al ser consultada sobre la marcha de la campaña electoral.

“Creemos que se viene un proceso de alternancia en el gobierno provincial y estamos convencidos que el radicalismo tiene que protagonizar y liderar ese proceso. Por eso es que nace esta propuesta. En Juntos por el Cambio, el radicalismo más allá de ser furgón de cola, no tiene ninguna decisión en las decisiones trascendentales. Venía pasando hace mucho tiempo. Pensábamos que iba a cambiar en algún momento, pero no ha sido así sino que es cada vez peor. Incluso el candidato que ha tenido la conducta más antiradical y ha menospreciado la estructura del partido es quien encabeza la lista de candidatos”, subrayó luego en obvia referencia a Frigerio.

Según la diputada provincial, “hay una connivencia entre ese sector de Juntos por el Cambio y el gobierno provincial que no estamos dispuestos a tolerar. Queremos generar una alternativa superadora porque entendemos que el peronismo gobernante ya ha cumplido un ciclo en esta provincia. Por eso queremos generar las bases y consolidarlas con el tiempo para que el radicalismo vuelva a estar en la pelea”.

 

MODELO. La precandidata respondió las preguntas de EL DIARIO y se refirió, entre otras cuestiones, al modelo de país que pretende.

 

—¿Qué se pone en juego en estas PASO?

—Fundamentalmente, el modelo de país que queremos. Desde nuestro punto de vista está lejos de lo que es el kirchnerismo, pero también lejos de lo que representó Cambiemos. Fue tan malo el gobierno de Macri que logró que Cristina (Fernández) vuelva y vuelva potenciada. Hoy no nos debe unir el espanto de lo que es el kirchnerismo sino que nos debe unir un proyecto de país serio, sin estar en la chiquita de mirar qué es lo que le conviene a un partido o a un dirigente. Hay problemas graves en la Argentina que tienen que ver con lo económico y lo social. Si no se hace un gran diálogo con todos los sectores no se va a solucionar. El radicalismo tiene cuadros a lo largo y a lo ancho de la provincia y no necesitamos que alguien de Buenos Aires nos diga qué hacer y cómo hacerlo, cuando no conoce a la provincia.

—¿La divergencia de ustedes es con el PRO en lo ideológico?

—Exactamente. Nosotros desde el radicalismo nacimos de la causa contra el régimen, de estar del lado de los desposeídos, de estar cerca de los más humildes. Lo que queremos con esta propuesta es poner en valor la buena política, la sana política, que no tiene nada que ver con lo que el PRO postula, que es el marketing, el lindo video, pero ideológicamente vacío de contenido. Nosotros estamos convencidos que las ideas son las que mueven el mundo y no el marketing o las encuestas. Resulta incoherente el discurso del PRO cuando hace mención, cuando critica la política, porque ellos están haciendo política. Es un discurso peligroso porque está vacío de contenidos.

—En estas PASO, deberían obtener como mínimo el 1,5% de los votos válidos para poder participar de la general. ¿Creen poder alcanzarlos?

—Estamos confiados y queremos hacer la mejor elección. Queremos demostrar que el radicalismo sigue vigente y con las banderas más altas que nunca. Los principios y los valores del radicalismo son fundamentales para que la ciudadanía vuelva a creer en la política y en las instituciones.

—Si no lo logran, ¿cuál sería la postura que tendrán en la elección general de noviembre?

—Seguir trabajando, seguir militando. Pero realmente estamos confiados en que lo vamos a pasar. No nos planteamos ese escenario. Por mi lado, más allá de no estar dentro de Juntos por el Cambio cada día que pasa me doy cuenta que ha sido la decisión más acertada porque era algo que se veía venir. La forma de militar y gestionar que ellos tienen no tiene nada que ver con la del radicalismo.

—Pero el radicalismo de todo el país está encolumnado en la coalición con el PRO…

—No hay autoridad moral para encolumnarse o no. Alfredo Cornejo se fue con el kirchnerismo en el 2011 y hoy es presidente del partido. Por eso me voy de Juntos por el Cambio, para hacer más y mejor radicalismo porque entiendo que en Juntos por el Cambio el radicalismo no existe. La misma interna es para convalidar la estrategia personal de Frigerio, no tiene otro sentido.

—¿Cuáles son las propuestas y el diagnóstico que hacen de la situación provincial?

—Con la Juventud Radical venimos trabajando desde hace varios años en temas que tienen que ver con la salud, la educación, ambiente sustentable, temas de género y todo lo que tiene que ver con generar empleo joven. Muchas veces a los chicos se les pide experiencia laboral y es cuando están empezando. También, pretendemos modificar lo que tiene que ver con monotributo, que hoy en día termina siendo muchas veces un trabajo precarizado. Hay que resolver ese tipo de cosas que todos los días afecta a los ciudadanos.

Enojo con Frigerio, Bullrich y Roncaglia

 

Esta semana, la exministra de Seguridad y titular del PRO a nivel nacional, Patricia Bullrich, estuvo en Paraná para expresar su apoyo a la candidatura de Rogelio Frigerio. En una conferencia de prensa, Frigerio estuvo flanqueado por Bullrich y Néstor Roncaglia, extitular de la Policía Federal Argentina. A los tres, Lucía Varisco acusa de impulsar un complot que terminó con la condena de su padre, Sergio Varisco, en una causa por narcotráfico.

“Verlos sentados en una misma mesa a Roncaglia, Frigerio y a Bullrich confirma lo que venimos denunciado hace dos años”, remarcó y calificó de “circo mediático” a los operativos que se hicieron en el Palacio Municipal de Paraná en el marco de esa causa: “Había 15 patrulleros en la puerta de la Municipalidad y adentro no pasaba nada. Iban y sacaban un expediente para justificar por qué estaban ahí. Sólo les importaba la foto y los videos en los canales nacionales”.

—Todo eso ¿le produce mucho enojo?

—Por supuesto. No sólo nos pasó a nivel familiar, no sólo afectó a la salud de mi padre y de mi abuela sino también de mucha gente querida que sufrió con esto. Más allá de nuestra situación personal es defender la política, que la gente vaya y elija en las urnas sus representantes. No puede ser que todo lo que hayan hecho sea para que nosotros renunciemos y asuma Josefina (Etienot), que era la viceintendenta por el PRO. Ese era todo el objetivo que tenían, que mi padre no juegue una candidatura a gobernador porque Frigerio quería postularse. Y todo eso se está dando. Siempre nos presentamos a elecciones, a veces ganamos, muchísimas más veces perdimos, pero siempre al otro día estábamos con la frente en alto. Y volvíamos a intentarlo. Pero esas operaciones lo único que tendían a desprestigiar lo personal y político pasó todos los límites. Violaron las leyes, el Estado de derecho, se hizo un proceso totalmente irregular. Lo que nos pasó a nosotros  le puede pasar a cualquiera que tenga posibilidad de ganar o competir. Por eso es gravísimo.