Ambrosetti en el Pucará de Tilcara

189

Juan Bautista Ambrosetti fue declarado en 1960, Padre de la Ciencia Folclórica Argentina. Su intensa actividad enriqueció los conocimientos sobre topografía, arqueología y etnografía del país. Una placa en su ciudad natal, Gualeguay, mantiene presente su labor.

 

Roberto Romani
[email protected]

 

En el transcurso del Primer Congreso Internacional de Folclore, desarrollado en Buenos Aires en 1960, representantes de 30 países, por iniciativa de Augusto Raúl Cortázar, declararon a Juan Bautista Ambrosetti, entrerriano, nacido en Gualeguay, el 22 de agosto de 1865, Padre de la Ciencia Folclórica Argentina.

Julián Cáceres Freyre lo considera “iniciador en la región de la exploración arqueológica con criterio estrictamente científico, y el primero en realizar estudios sistemáticos del folclore nacional”, además de valorar las numerosas expediciones que le permitieron enriquecer los conocimientos sobre topografía, arqueología y etnografía del país, alentado por Eduardo Holmberg, Florentino Ameghino y Francisco Moreno.

Hijo de Tomás Ambrosetti y Rosa Ántola, vivió en Buenos Aires a partir de 1871, formándose en la Escuela Catedral del Norte, English Collegue y Colegio Nacional.

Se casó con María Helena Holmberg en la Iglesia de las Victorias, el 6 de diciembre de 1899. Fueron sus hijos: Cora, que contrajera enlace con el músico y compositor Julio De Caro, y Héctor, que falleció a los 18 años.

Desde 1882 investigó en el Cerro de la Matanza, Chaco Santafecino, Misiones, la Puna de Atacama, Tafí del Valle y exhumó la antigua población de La Paya (Salta).

Conoció al profesor Pedro Scalabrini, fundador del Museo de Entre Ríos, y le donó sus colecciones de Historia Natural. El gobernador Eduardo Racedo reconoció el gesto de Ambrosetti y lo nombró director de la Sección Zoológica, asignándole un sueldo de 60 pesos. Empezó a catalogar piezas de flora y fauna hasta reunir más de 20.000.

Integró la Comisión de Lucha contra el Cólera Morbus, fue secretario de la Biblioteca Popular del Paraná y secretario de la Policía paranaense. En diciembre de 1895 fue nombrado director perpetuo del Museo Arqueológico y Etnográfico del Instituto Geográfico Argentino.

En 1904 fundó el Museo Etnográfico de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, institución que desde 1965 lleva su nombre. En 1910 presidió el Congreso de Americanistas del Centenario.

Recorrió incansablemente el país y llevó sus conocimientos a todo el mundo. Publicó “Viajes de un maturrango” (1893), “Los indios Cainguá del Alto Paraná” (1894), “La región vinícola de la provincia de Salta” (1895), “La antigua ciudad de Quilmes” (1897), “Notas de la arqueología calchaquí” (1899), y “Supersticiones y leyendas” (1917).

En 1908 descubrió el Pucará de Tilcara, fortaleza precolombina construida hace 900 años por una parcialidad de los Omaguacas. Su mujer relató entonces: “Salimos para Tilcara en tren. Al pasar frente al lugar donde se produjo el descubrimiento, Juan sacó la mano por la ventanilla y me dijo que allí debía estar el yacimiento. Fue una corazonada”.

Juan Bautista Ambrosetti murió en Buenos Aires, a los 51 años, el 28 de mayo de 1917.

En 2011, por iniciativa de la senadora Blanca Osuna, el Senado de la Nación dispuso la edición de las obras más relevantes del investigador entrerriano.

En Belgrano 19, de la ciudad de Gualeguay, una placa recuerda su natalicio y el homenaje permanente de su pueblo.

Lázaro Blanco en Feliciano

Rosario Vera Peñaloza en Paraná

Roberto Romani entrega dos producciones recientes dedicadas a Entre Ríos

Marcha y bandera en ríos esenciales, por Roberto Romani