Pena condicional por acuchillar a un joven en una pelea por una mujer

72
La pelea se produjo en el Volcadero de Paraná.

El imputado es un joven de 23 años sin antecedentes penales y trabaja en una cooperativa de reciclado. El 27 de febrero peleó con otro joven de 21 años en el Volcadero de Paraná y le ocasionó con un cuchillo tramontina dos lesiones en el tórax y una en el glúteo izquierdo. La pelea fue por una mujer. Cumplirá una pena de cumplimiento condicional tras recalificar el hecho de Tentativa de homicidio a Lesiones graves.

 

Redacción El Diario / coordinacion[email protected]

 

A cinco meses del hecho, un joven de 23 años cerró en un juicio abreviado el proceso que comenzó a sustanciarse en su contra por el delito de Tentativa de homicidio.

Tras reconocer su responsabilidad en el hecho, y dar su consentimiento al acuerdo al que arribó su defensor, Tomás Vírgala, con la fiscal, Paola Farinó, aceptó cumplir la pena de dos años y seis meses de prisión condicional por el delito de Lesiones graves. El acuerdo fue homologado por la jueza de Garantías N6 de Paraná, Elisa Zilli.

 

El hecho

 

Al joven se le imputó que «el 27 de febrero de 2021, a las 15.30 aproximadamente, en ocasión en que la víctima se encontraba en el Volcadero de la ciudad de Paraná, luego de mantener una discusión y trenzarse a golpes de puño con el imputado, fue atacado por éste último, quien muñido de un cuchillo de cocina tipo tramontina, le asestó dos puntazos en el tórax, lado izquierdo, los cuales le ocasionaron un neumotórax y otro en el glúteo izquierdo, lesiones que le implicaron un tiempo de inhabilitación mayor a un mes».

El imputado se presentó en forma voluntaria y acompañado por su madre en sede de comisaría quinta. Fue después de que los investigadores, a partir de la información obtenida de las entrevistas realizadas, determinaran dónde vivía.

 

Por una mujer

 

Más allá de la expresa admisión del inculpado respecto de la existencia del hecho y de su participación, Zilli evaluó que en el legajo constan elementos que acreditan la responsabilidad del imputado. En este sentido se encuentra la declaración que la víctima realizó en el hospital San Martín a los efectivos que lo interrogaron.

El joven refirió que “siendo las 15.30 mientras se encontraba en la zona del Volcadero, se había cruzado con el imputado, quien viviría por la zona de ranchos ubicados antes de llegar al Volcadero y con quien dijo tenía problemas de vieja data por una mujer, y que por ello se comenzaron a insultar, trenzándose en lucha a golpes de puños hasta que en un momento el acusado sacó un cuchillo tipo tramontina y le propinó tres puntazos en la zona del omóplato, zona de la espalda y del glúteo, todos en el lado izquierdo del cuerpo, retirándose del lugar, mientras que a él lo llevaron en un carro tracción a sangre hasta su casa desde donde lo trasladan hasta el Hospital en ambulancia”.

Otro joven que se encontraba con la víctima reciclando materiales, corroboró la declaración de aquella y agregó que “fue el imputado quien se hizo presente donde ellos estaban a buscar pelea y que la víctima le decía que no quería pelear pero que el acusado insistía, que aquel le efectuó tres golpes de puño y el imputado, con un cuchillo tipo tramontina, le efectuó tres puñaladas. Dijo también que había otra persona a quien no conocía que no lo dejó intervenir para separar a su amigo de su agresor”.

 

Acuerdo

 

Al fundar tal solicitud, la fiscal indicó que “la conducta atribuida al imputado, en el marco de este procedimiento, ha sido encuadrada en el delito de Lesiones graves, siéndole reprochado en carácter de autor…”.

Además, la Fiscalía informó que “cumpliendo” con lo dispuesto en el Código Procesal Penal de la provincia, el 19 de abril “se comunicó el presente acuerdo a la víctima, quien prestó su consentimiento con los alcances y términos del mismo”.

Por su parte, la defensa ratificó en todos sus términos lo que manifestó la fiscal, declarando su conformidad con los extremos del acuerdo en relación con la redacción del hecho imputado, la calificación legal seleccionada y la pena solicitada.

El acuerdo comprendió la imposición de normas de conducta por el plazo de tres años, consistentes en, entre otras condiciones, la prohibición de realizar todo tipo de acto molesto y/o perturbador a la víctima de su accionar, por sí o por interpósita persona y por cualquier medio, en la obligación de retirarse de cualquier lugar público o privado en el que aquella se encuentre, realizar trabajos comunitarios en una institución de bien público a determinar con una carga de 96 horas globales o un curso de capacitación o finalizar la escuela.

 

 

 

.