El Santo no detiene su marcha y sigue de buena racha

112
Sebastián Sosa Sánchez festeja el primer gol de Patronato. El uruguayo marcó su segundo gol de manera consecutiva y marca el camino para la victoria del Santo, que disfruta de un gran presente en primera división. Foto: Prensa CAP.

Con un golazo de Sebastián Sosa Sánchez y del pibe Braian Nievas, los entrerrianos ganaron una nueva final ante un rival directo.

 

 

El equipo de Iván Delfino sufrió, pero sobre el final aseguró el resultado y prolongó su buen momento. Andrés Merlos fue el encargado de impartir justicia.

Patronato es líder del fútbol de primera división. El equipo entrerriano ganó su segundo partido de manera consecutiva y vive un presente soñado. Logró ganar su cuarto partido de manera consecutiva, en la actual temporada son tres las victorias y en todos estos partidos logró mantener el arco en cero.

Ayer el plus del triunfo lo dio la importante victoria ante un rival directo, la buena racha no se detiene y la marcha del equipo de Iván Delfino lo aleja de a poco de la zona roja en los puestos de descensos.

Patringa ayer le ganó 2 a 0 a Sarmiento de Junín en el estadio Presbítero Bartolomé Grella, por la segunda fecha del Torneo de la Liga Profesional de Fútbol. El cotejo fue arbitrado por Andrés Merlos y significó la quinta victoria en fila de los entrerrianos jugando en barrio Villa Sarmiento.

Sebastián Sosa Sánchez a los 28´ del primer tiempo abrió el marcador, con un golazo, tras una delicada definición sobre la humanidad del arquero Manuel Vicentin, que fue un espectador de lujo.

En el complemento, cuando el partido se apagaba, el jugador forjado en la cantera Rojinegra, Braian Nievas, liquidó la historia. Una gran jugada de Gabriel Gudiño y el resultado 2 a 0 final para los entrerrianos.

 

INTENSO Y SIN PELIGRO. En los primeros minutos el partido era intenso. No había claridad pero se jugaba con una final. Sarmiento con un esquema 4-3-3 proponía atacar por la bandas, misma idea tenía el dueño de casa, con un esquema 4-4-1-1, ya que ante la ausencia de Canteros el DT Rojinegro puso otro delantero, Junior Arias, quien se paró a jugar detrás de Sebastián Sosa.

La falta de Tito se sentía en el local. El Negro perdía rápido la pelota y el rival busca abrir siempre la cancha. El equipo de Sciacqua parecía más decidido, de todas formas Patrón estaba bien parado.

Con el correr de los minutos el juego se emparejaba, de todas maneras ninguno podía lastimar. El Kiwi parecía más peligroso, pero no podía dejar a ninguno de sus hombres de cara al gol.

En el primer cuarto de hora dos remates desde lejos fueron las chances claras. La Bruja Vismara remató a las manos de Ibáñez y luego Arias entrando al área rival, tomó un rebote y definió ancho.

 

DE OTRO PARTIDO. El partido era discreto. Ambos buscaban sobre todas las cosas no quedar mal parados. Las chances de gol eran inexistentes y tácticamente el juego era correcto.

Llegando a la media hora de juego,  el Santo sacó una contra rápida por la izquierda. Delgadillo encaró en velocidad y por derecha aparecían Sosa Sánchez y Gudiño en soledad. Delga leyó muy bien la jugada, la cedió con precisión al centro del ataque donde el pelilargo delantero uruguayo del Negro quedó mano a mano con Vicentini y terminó definiendo con mucha jerarquía. Un golazo a los 28´, el Negro se ponía en ganancia en un partido difícil.

 

Sarmiento recibió el golpe y perdió confianza. Con el partido en ganancia el Santo estaba mucho más cómodo en el juego. Los errores del rival acercaban al equipo de Delfino contantemente al área rival. Así Junior Arias tuvo una clara pero definió bien alto.

Con el correr de lo minutos Sarmiento comenzó a meterse en el juego. Pudo crecer en el campo, pero Patrón siempre lo controló en el fondo y por eso no pudo generar chances claras.

Se fue el primer tiempo con un resultado en ganancia para Patrón, que lo trabajó y a pesar de no sobrarle nada, justificó con orden y aprovechando una de las que tuvo para irse ganando 1 a 0.

 

MOVIÓ LAS PIEZAS. Para jugar el complemento Sciacqua movió piezas en su dibujo táctico. Sacó al volante Chicco y puso al punta Gondou. Así el sistema comenzó a ser 4-4-2, buscando ser más ofensivo.

En el comienzo la visita, obligada por el resultado, se mostró más ambiciosa. Patrón seguía intentando estar firme para responder con un contra que de arranque no aparecía.

Le costaba a Patringa, por eso cambió el dibujo Delfino. Ingresó Tiago Banega para jugar en la mitad de la cancha y salió Arias, que se mostraba cansado y ya no pesaba en el juego. Ahora el esquema de juego era 4-5-1, como había arrancado el Negro en los dos partidos anteriores. El entrerriano Banega jugaba sus primeros minutos con la casaca del equipo de la provincia.

 

MÁS ATRÁS. Con el correr de los minutos el Rojinegro cada vez se metía más atrás. El defensor Sergio Ojeda ingresó por Leys (lesionado) que estaba haciendo un gran partido y el esquema quedó 5-4-1.

Sarmiento iba con mucha gente y el equipo entrerriano no lo podía liquidar. Los contragolpes no tenían eficacia y el resultado se sostenía por el buen trabajo defensivo que se venían realizando. Patrón luchaba mucho y jugaba poco.

 

NO LO LIQUIDÓ. Sosa Sánchez quedó mano a mano con el arquero rival, faltando 15´ para el final del partido. El uruguayo se apuró, cuando tenía mucho tiempo para terminar la jugada con otro gol para su cuenta personal y para lograr definir la historia. Vicentini se quedó con la pelota y Patrón iba a tener que seguir aguantando por varios minutos más.

 

SUFRIENDO. Sarmiento crecía por las bandas y tiraba un centro atrás del otro. Patrón se cerraba bien en la parte media, pero el esfuerzo era gigante. Todos corrían para recuperar y había poco oxígeno para poder ir por el gol que liquide la serie. Así luchaba el partido el equipo de Delfino, que cedía cada vez más terreno y le permitía a los visitantes intentar conseguir el resultado que buscaban.

 

GOLPE DE NKO. Sufrió, pero al final logró lo que no se había dado minutos antes, liquidar la historia. Sarmiento no aprovechó las suyas y el equipo entrerriano terminó marcando el segundo sobre el final. Sosa Sánchez luchó y la aguantó sobre la izquierda del ataque Santo. Gudiño hizo una gran jugada individual y el pibe Braian Nievas llegó para terminar la jugada y anotar el 2 a 0 que le dio a Patronato el respiro necesario. El Negro cerró la jornada con su segundo tanto. La victoria se festejó de gran manera y lo ubica al equipo de calle Grella en lo más alto de la tabla de posiciones.

 

Patrón buscará el miércoles estirar su buen momento, cuando visite a Independiente en Avellaneda, por la tercera fecha del certamen. El equipo de Paraná atraviesa un gran momento y los sueños de cosas importantes comienzan a potenciarse.