19.6 C
Paraná
sábado, septiembre 18, 2021
  • Paraná
  • Nosotros
Más

    La sistematización de La Santiagueña influirá en un área de 200 hectáreas

    El proyecto busca solucionar mediante la intervención en desagües pluviales, con sus respectivas obras complementarias, los problemas que se generan los días de grandes lluvias en la denominada Subcuenca Corrientes.

     

    Redacción EL DIARIO

    [email protected]

     

    La cuenca del arroyo La Santiagueña abarca aproximadamente 200 hectáreas de espacio urbano de la ciudad de Paraná y, si bien más del 80 por ciento de ésta se encuentra impermeabilizada, existen zonas donde no hay sistematización de los desagües pluviales o, si existen, son precarios u obsoletos.

    Actualmente se presentan problemas de excesos pluviales con precipitaciones de mediana y alta intensidad tanto en las calles de la cuenca como en el curso del arroyo en cercanías de su desembocadura, provocando la interrupción y complicación del tránsito afectando a todas las actividades en la zona.

    Con financiamiento del Gobierno Provincial, se realizará una obra de sistematización de esa cuenca que busca solucionar mediante obras de desagües pluviales con sus respectivas obras complementarias los problemas mencionados en la subcuenca denominada Subcuenca Corrientes.

    Además, el proyecto contempla encauzar el aporte de esta subcuenca directamente al río Paraná, aliviando así el caudal que transporta el arroyo en cercanías de calle Laurencena donde existen problemas de desborde e inundaciones.

    El sistema propuesto en el proyecto cuenta con conductos circulares de PVC, rectangulares de hormigón armado y sus correspondientes obras de captación de los excesos pluviales y de disipación de impacto para los tramos con pendientes pronunciadas.

    Se utilizará como estructura de disipación una serie de escalones, acompañado de dados disipadores que disminuyen las velocidades que llegan al tramo final coincidente con la desembocadura al río y la protección de la misma contra procesos erosivos.

    Las trazas de los conductos planteadas recorren la subcuenca por las calles Corrientes y Salta, se juntan en calle Nogoyá y San Juan y desde allí el sistema continúa por De La Torre y Vera hasta la desembocadura en el río.

    Además, el proyecto contempla encauzar el aporte de esta subcuenca directamente al Río Paraná, aliviando así el caudal que transporta el arroyo en cercanías de calle Laurencena donde existen problemas de desborde e inundaciones.

    El 15 de julio se realizó la apertura de sobres con las ofertas de las empresas que se presentaron para construir esta obra que cuenta con un presupuesto de 230 millones de pesos y un plazo de concreción de alrededor de 2 años.

    EL DIARIO dialogó con Cristian Gietz, director de Hidráulica de la Provincia, para tener mayores precisiones sobre este proyecto.

     

    Ofertas

    “El 15 de julio se hizo la apertura de ofertas y se está en el estudio de las propuestas. Se presentaron dos empresas locales que ya han trabajado en obras de la ciudad. La obra tiene un monto de 230 millones de pesos”, precisó el funcionario provincial.

    Cuando se le pidió la caracterización de esta obra y cuáles serían las soluciones que aportará, Gietz respondió: “La cuenca del arroyo La Santiagueña son 200 ha, es una cuenca totalmente urbana. Lo que se va a intervenir con esta obra es en la subcuenca Corrientes, que es en la parte oeste de la cuenca. Comprende desde casi la Plaza 1° de Mayo un área que va por las calles Corrientes y Salta, hacia el río. Todo eso se termina concentrando en calle San Juan, donde no hay conductos pluviales. El sistema de escurrimiento va actualmente por la calle, por los cordones cuenta. En días de lluvias de mediana o gran intensidad provoca que el agua inunde las calles y las transforma prácticamente en un río. La idea es sistematizar esos escurrimientos pluviales mediante la instalación de conductos bajo calzada que lleven el agua y la deriven por la continuación de San Juan, que es calle De la Torre y Vera. Sigue, va por la bajada y termina desembocando en el río, entre los dos muelles. Actualmente, el agua termina en Moreno y San Juan, en el pequeño parque (Marcelino Román). Hoy por hoy, toda el agua termina cayendo en el curso de agua de ese parque, cruza por Güemes por la rejilla que hay allí y termina volcando en otro brazo de La Santiagueña que pasa por el Parque Berduc. Cuando llueve, todo eso provoca inundaciones y hasta cortes de calles”.

     

    Caudal

    Gietz señaló que con esta obra se alivia en un 30% el caudal que normalmente desagua por el cauce del arroyo.

    “Lo que estamos haciendo con esta obra es también sacarle un 30% del caudal porque no se va a volcar por esa zona, sino que va a seguir por calle San Juan y va a volcar en el río. Indirectamente, estaríamos solucionando el problema que tiene Laurencena y los barrios aledaños. Hoy por hoy, la única salida es la que pasa por debajo de Laurencena, estaríamos aliviando esa parte con esta obra”, subrayó.

    —¿Toda esa zona se construyó sobre arroyos?

    —En parte sí. En Paraná hay 8 o 9 cuencas urbanas. Han sido presionadas por la urbanización y los cauces cada vez tienen menos espacios para expandirse. Lo que se hace es tratar de sistematizar. Buscar ordenar el curso del agua, meterla en un conducto de tal manera que no provoque problemas. Esta parte que estamos interviniendo es una parte antigua de la ciudad. El agua siempre busca su pendiente natural y si va por ahí es porque siempre lo hizo.

    —¿Esta obra es similar a la obra que se hizo en calle Cervantes?

    —Sí, ahí en calle Cervantes también fue un proyecto nuestro. Prácticamente, cuando llovía esa calle se transformaba en un río. El agua iba de zócalo a zócalo de las líneas de edificación. Eso se sistematizó y no ha habido demasiado problemas desde que se hizo la obra.

     

     Una obra subterránea

    La obra de sistematización consiste en la instalación de conductos circulares de PVC, rectangulares de hormigón armado que van a captar el agua de la lluvia y la derivarán por vía subterránea hacia el río.

    —¿Se romperán calles para esta obra?

    —Sí. Todo va por calzada, implica que se rompen las calles. En la parte de la alta cuenca, que son menores caudales. A medida que se va bajando es mayor el caudal que hay que conducir. Se van a colocar caños de PVC que son tramos de seis metros. Son de instalación rápida. Lo que se va a tratar es que los problemas para los vecinos sean los menos posibles. Va a haber molestias porque toda obra las tiene, más en una zona tan urbanizada como ésta. Calculamos que los mayores inconvenientes pueden estar en la parte de arriba. Arranca desde Uruguay donde empieza la sistematización, y en Andrés Pazos. Las empresas que se han presentado tienen mucha experiencia en todo esto, así que vamos a tratar de que a los vecinos se los moleste lo menos posible. Después va a ser una ventaja para ellos porque van a sufrir menos inconvenientes los días de lluvias.

    —Las partes en que el arroyo La Santiagueña está a cielo abierto, ¿se mantienen igual?

    —Nosotros no tocamos nada de esa parte. La subcuenca va a ir por la calle y luego por conducto. No tocamos nada del arroyo. La cuenca que pasa por el Parque Berduc es a cielo abierto y natural, que nosotros no intervenimos. Eso queda como está.

    —¿Cuál es el plazo previsto para la realización de la obra?

    —Tiene un plazo de 600 días. Se tomó un tiempo conservador porque en esa zona hay mucha interferencia de cableados y caños. Hay cableado subterráneo de Enersa, está la red de agua y cloacas, Redengas, fibra óptica. Es bastante complejo por eso se tomó la precaución en cuanto al plazo. Las dos empresas son locales, ya han hecho obras en la ciudad, así que tienen experiencia en eso.

    Lo más leído

    Agroclave