18.5 C
Paraná
viernes, septiembre 24, 2021
  • Nosotros
Más

    Feliciano: expectativas detrás de la puesta en marcha de un frigorífico

    Hacia 2007 el Municipio de San José de Feliciano apostó a la construcción de un edificio destinado a la faena de porcinos y ovinos de la región, pero por falta de financiamiento, no pudieron culminar las obras. Ahora, con el impulso de la Universidad Nacional de Entre Ríos, de la provincia y fondos de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, en un año se pondrá en funcionamiento y significará una fuente laboral directa para unas 15 personas de la ciudad e indirecta, para otros eslabones de la cadena cárnica.

     

     Mónica Borgogno / [email protected]

     

    En Feliciano, hace largo rato se espera la puesta en marcha de un frigorífico que el Municipio empezó a construir en 2007. Fue una inversión bien pensada para beneficio de toda una comunidad, pero quedó trunca. No se consiguieron los fondos para culminar las obras y echarlo a andar.

    Antes de ingresar al casco urbano de esta ciudad que está bien al norte de la provincia, hay una planta de faena de bovinos y a tres kilómetros de ésta, ubicada sobre caminos consolidados y accesibles, está la construcción de este otro frigorífico diseñado para ovinos y porcinos, que la falta de recursos hizo que no pudiera continuarse.

    En 2020, con el lanzamiento de la convocatoria “Ciencia y Tecnología contra el Hambre”, del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MINCyT), el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, la provincia impulsó a la Universidad para que presente proyecto, y de este modo, se conquiste la posibilidad de abrir esta importante fuente laboral. Así fue que desde la Facultad de Ciencias de la Alimentación de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER), de Concordia, más precisamente del Laboratorio de Industrias Cárnicas (LIC) de dicha unidad académica, se reunieron con el intendente de Feliciano, Damián Arévalo, se redactó el proyecto y resultó uno de los seleccionados.

    La iniciativa denominada “Planta de Faena y Frigorífico multiespecie de San José de Feliciano”, tiene por objetivo finalizar ese edificio levantado a través la comuna felicianense, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) seccional Concepción del Uruguay y Rafaela y la Comisión Administradora de los Fondos de Salto Grande (Cafesg).

    En diálogo con EL DIARIO, el ingeniero Guillermo Markiewicz, secretario técnico de la Facultad y director del proyecto en cuestión, brindó más detalles respecto de los próximos pasos. Asimismo, subrayó el impacto social y económico que representa esta creación de fuentes de trabajo como la revitalización de la economía del norte entrerriano y la posibilidad de mejorar la producción de alimentos cárnicos más sabrosos, innovadores y saludables.

    “Este proyecto fue diseñado para la faena de animales ovinos y porcinos”, aclaró. “La producción de esta carne de la zona de Feliciano y Federal requiere de un frigorífico de este tipo. Es una carne muy requerida en la provincia y el país”, añadió para enseguida contar cómo surgió la idea hace ya 14 años: “Comenzó como una iniciativa del municipio de San José de Feliciano, en 2007, asistidos por INTI y en su momento por Cafesg para el diseño y la adopción de toda la tecnología para este frigorífico. INTI arrancó con el diseño, se hicieron estudios de factibilidad, estudios de capacidad de aprovisionamiento de animales y censos en la zona con microproductores que abundan en Feliciano, para ofertar el servicio de faena para productores de la ciudad”, sintetizó el docente e investigador.

    Según contó el director de la propuesta, “al día de hoy faltan detalles de terminación al interior de la obra y tendidos de cañería de abastecimiento de vapor, de electricidad y de agua, conexiones de corrales de encierre de animales que pasan al área de faena hasta la faena misma. El Municipio se encargó de levantar todo de muy buena calidad. Hay sierras para la separación de medias reses, roldanas, ganchos, material de laboratorio, una caldera lista para su montaje esperando para pruebas de funcionamiento y empezar con tareas de faena”.

     

    Capacitados

    Además de administrar los fondos de Nación, la Facultad tiene un plan de trabajo por delante que incluye la realización de instancias de capacitación de recursos humanos relacionados a la utilización de tecnologías modernas y accesibles para “el mejoramiento de la calidad, aprovechamiento de subproductos de faena (sangre, grasa, huesos, vísceras comestibles y no comestibles) que mejoren el rendimiento productivo y disminuyan la carga de efluentes descartados, agregado de valor a las carnes frescas obtenidas transformándolas en productos de mayor valor comercial (embutidos y chacinados porcinos y ovinos tradicionales y muy requeridos) o desarrollando productos innovadores, sabrosos y saludables, solicitados por los consumidores actuales”.

    Por otra parte, investigadores de la Facultad de Ciencias Económicas de Paraná, estarán abocados a estudiar cuál es el mejor modelo administrativo para llevar adelante esta pequeña industria. “Ellos se van a encargar de estudiar cuál es el modelo de negocios más factible, para ver qué sistema de administración sería el más conveniente para manejar este frigorífico. A partir del estudio de mercado y de los distintos componentes de la cadena, se aconsejará al municipio porque él es el dueño de esto. Puede ser la figura de una cooperativa o bien, una administración desde el municipio mismo”, comentó el entrevistado.

    Unos 15 operarios de la zona tendrían trabajo en este frigorífico dedicado a la faena de ovinos y porcinos.

     

    Generar empleo

    Según las estimaciones que se están haciendo “en este frigorífico, que sería de tipo 2, se calculan faenar 50 cabezas de porcinos y 100 cabezas de ovinos o caprinos por día. Esto se puede ir modificando según la demanda y las obras de producción planeadas”, anticipó Markiewicz.

    Traducido a fuentes de empleo para la ciudad y zona de influencia, serían entre 15 y 20 puestos laborales directos, en la planta, más el impacto indirecto ligado a tareas de logística, transporte, productores, insumos para la cría, etc. que también se verán beneficiados una vez que las máquinas se enciendan. Las fechas previstas en que eso ocurra serían dentro de un año. “La línea de financiación que recibimos dice que la ejecución de obra debe hacerse en un año es decir, una vez iniciados los trámites. Todavía no hemos firmado convenio, creemos que va a ser pronto y a partir de ahí va a correr el plazo de un año que tenemos para terminar obras y hacer capacitaciones y el modelo de negocio posible. De ahí en más será responsabilidad del municipalidad ponerlo en marcha”, señaló Markiewicz.

    Equipo

    El equipo de docentes, investigadores y expertos técnicos que forman parte de este proyecto está compuesto por Gustavo Teira, Osvaldo Tisocco, Lucas Benítez, Flavia Perlo, Romina Fabre, de la Facultad de Ciencias de la Alimentación, y Nadia Flores, Matías Romero y Cristela Roude de la Facultad de Ciencias Económicas, de la UNER. Todos bajo la dirección de Guillermo Markiewicz.

    El dato

    De las 450 propuestas que se presentaron a la convocatoria nacional, quedaron 147 y de ellas, seis fueron redactadas y pensadas por investigadoras e investigadores de Entre Ríos. Según confiaron sus autores, las propuestas contaron con el acompañamiento de la Provincia que se mostró interesada en tejer alianzas entre la generación de conocimiento y el desarrollo tecnológico y social con el objeto de revertir disparidades notorias en el territorio entrerriano así como impulsar acciones públicas que busquen revertir problemáticas como la malnutrición infantil, la emergencia alimentaria y la pobreza.

    Cabe recordar que las seis iniciativas entrerrianas elegidas fueron:

    – Conservación de productos frutihortícolas agroecológicos, a través de mínimo procesado y sin agregado de aditivos, en la ciudad de Crespo, cuya responsable es Paula Marcuzzi de la UTN Paraná.
    – Gestión Integrada para la sostenibilidad de las cooperativas de agua e implementación de políticas públicas de acceso al agua potable en la provincia de Entre Ríos, a cargo de Mariano Minaglia del INTI.
    – Valorización del fruto nativo Butia yatay para el desarrollo de ingredientes y alimentos dulces alternativos, contribuyendo al crecimiento económico de la provincia de Entre Ríos. Su responsable es Natalia Sosa, también de la UNER.
    – Plataforma de gestión de información socio-económica de cadenas cortas de comercialización de productos de la Agricultura Familiar y Periurbana en Entre Ríos. Responsable: Sebastián Trupiano, del INTA.
    – Agricultura familiar: cartografía participativa para la formulación de políticas públicas y la planificación prospectiva alimentario-nutricional en el territorio (costa del Río Paraná, Entre Ríos), bajo la dirección de Isabel Truffer de UNER.

    – Planta de Faena y Frigorífico multiespecie de San José de Feliciano. Responsable: Guillermo Markiewicz de la UNER. Según se lee en la página del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, este organismo aportará un total de $ 19.800.000 para financiar esta propuesta.

    La esperanza puesta en la reactivación industrial

    Lo más leído

    Agroclave