Reflexionan sobre la práctica de enseñanza en Enfermería

61
El postítulo está dirigido especialmente a los enfermeros y enfermeras que quieren encarar una formación específica como docentes, y también para quienes se están desempeñando como tales en ámbitos universitarios y no universitarios de nivel superior.

Continuará en el segundo semestre un postitulo sobre educación en enfermería que-organizado por la Facultad de Ciencias de la Vida y la Salud de UADER- se pretende como un espacio de reflexión sobre las prácticas de enseñanza al interior del campo disciplinar.

 

“El postitulo denominado ‘Educación en enfermería. Reflexiones sobre las prácticas de enseñanza’ apunta a contribuir a la formación específica de las y los interesados, en tanto es una profundización y actualización de los saberes involucrados en la carrera de grado”, prologó Ana Rougier, una de las integrantes del equipo docente que lleva adelante la propuesta.

Ante una consulta de EL DIARIO, indicó que “el postitulo en sí tiene un régimen de cursado virtual a través de una plataforma de la Facultad de Ciencias de la Vida y la Salud, con clases sincrónicas y asincrónicas con un cronograma de dictado específicamente”. La entrevistada explicó que “la propuesta abarcar 300 horas de cursado, lo que equivale a 8 meses aproximadamente”. Rougier contó que cada módulo tiene entre 40 y 50 horas, lapso en el que además de las clases se contempla la realización de trabajos, guías de estudio, y las lecturas de material.

La entrevistada destacó que el equipo docente “es de alta relevancia porque son especialistas en Didáctica, magister en Educación Universitaria, y profesores en Educación Universitaria”. Fue antes de subrayar que “es relevante que reflexionemos sobre cómo se enseña enfermería”.

“¿Quiénes son los destinatarios?”, preguntó EL DIARIO. “Está dirigido especialmente a los enfermeros y enfermeras que quieren encarar una formación específica como docentes, y también para para quienes se están desempeñado como tales en ámbitos universitarios y no universitarios de nivel superior”, precisó la entrevistada, al detallar que la atención está puesta “en la enseñanza y sus prácticas, desde la planificación, la organización y la evaluación”.

Al ser consultada sobre la perspectiva del postitulo, Rougier insistió en que el foco está puesto “en la enseñanza, en la práctica educativa de las y los profesionales que se dedican hoy a trabajar con estudiantes específicamente en ámbitos universitarios y no universitarios”.

En otro tramo de la entrevista, señaló que “el papel que cumple este postitulo en el contexto actual es profundizar estrategias de enseñanza en la intervención educativa”. Puntualmente ponderó que la política institucional sea la de “fortalecer los equipos docentes y aportar herramientas reflexivas para organizar, planificar y evaluar dentro del campo de la enseñanza”.

—¿Cómo están pensados los módulos?

—Están diseñados desde cada una de las intervenciones que hacemos como docentes: las prácticas educativas, la metodología utilizada, los criterios y sistemas de evaluación, el diseño y la planificación, las experiencias educativas territoriales y socio-comunitarias que estamos llevando adelante con nuestros estudiantes, desde una perspectiva de salud mental, derechos humanos, género, y diversidad.

El postitulo persigue como objetivo que pueda visibilizar y reflexionar sobre las problemáticas sociales en el contexto socio- educativo en general y al interior de las instituciones.

—El postitulo viene a cubrir una demanda, entonces…

—Sí. De hecho, muchas veces, como docentes, no contamos con herramientas que nos permitan afrontar estas problemáticas. En esa línea, la idea es promover espacios de recuperación, relación y construcción de saberes y diseños de proyectos áulicos institucionales e, socio-comunitarios que posibiliten la inserción e intervención de los profesionales.

En definitiva, procuramos ofrecer un amplio panorama de las metodologías de enseñanzas factibles y adecuadas a cada situación.

El objetivo último de este tipo de propuestas es perfeccionarnos de manera continua para, mediante la reflexión, ir adaptando los saberes reconocidos a las contingencias concretas.