19.6 C
Paraná
sábado, septiembre 18, 2021
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    Alfajores de maicena, la receta de Andrés Tedesco

    A los alfajores de fécula de maíz se los conoce comúnmente con el nombre de alfajores de maicena.

     

    Se dice que la cuna de los alfajores se encuentra en Argentina, aunque son tan típicos de otros lugares como Chile, Perú y otros países latinoamericanos.

    Se cree que el origen de este dulce hispanoamericano provendría de España en los tiempos del Al-Ándalus pues hay referencias en los textos y por el origen de la palabra alfajores, que sería alaju, lo que viene a significar relleno.

    Aún así, hay que decir que los alfajores argentinos no tienen nada que ver con los alfajores españoles, hablamos de dulces completamente diferentes por lo que si provienen de la misma historia o no, carece de relevancia pues no comparten ni ingredientes ni aspecto.

    Los alfajores argentinos consisten en dos o más galletas que se unen por un relleno. Tradicionalmente, el relleno suele ser de dulce de leche, aunque podemos encontrarnos otros sabores como relleno de frutas o algún tipo de mousse. Estos alfajores pueden bañarse o no en chocolate o algún glaseado.

     

    Ingredientes (para una docena de alfajores)

     

    • 1/2 taza de harina de arroz o trigo
    • 1/2 taza de fécula de maíz (maicena)
    • 2 cucharadas plenas de manteca blanda (sacarla 1 hora antes de la heladera)
    • 4 cucharadas de azúcar
    • 1 cucharadita de esencia de vainilla
    • 1 yema
    • Dulce de leche
    • Coco rallado

     

    Procedimiento

     

    1. Tamizar en la mesa la harina elegida y la fécula de maíz haciendo un hueco en el centro. Colocar allí la manteca, el azúcar, la yema y la esencia de vainilla.
    2. Mezclar los ingredientes del centro haciendo una pasta. Agregar la fécula y la harina y unir todo haciendo un bollo homogéneo. Estirarlo (si se dificulta mojarse las manos con agua o leche para que sea más fácil).
    3. Espolvorear la mesa con fécula de maíz y estirar allí la masa y con un palo de madera (también espolvoreado con fécula de maíz) estirarlo bien hasta unos 3 o 4 milímetros de espesor.
    4. Recortar con un cortante (se puede usar un vaso) la masa en círculos de 5 centímetros de diámetro. Levantarlos cuidadosamente con una espátula espolvoreada con fécula de maíz y ubicarlas en placas enmantecadas previamente o con papel vegetal para que no se pegue.
    5. Se introduce en el horno previamente precalentado a 160º durante unos 5 a 7 minutos, hay que estar pendientes pues no tienen que dorarse.
    6. Cuando estén frías retirarlas con mucho cuidado, untarlos con dulce de leche. Pintar los bordes con el mismo dulce y hacer rodar por coco rallado. Un consejo: envolverlos uno por uno en papel film, así los podremos guardar para cuando queramos.

    Lo más leído

    Agroclave