14.7 C
Paraná
martes, octubre 19, 2021
  • Policiales
  • Nosotros
Más

    Caso Calleja: La hipótesis acusatoria y las defensivas en el crimen del contador

    El fiscal sostuvo que hay testimonios que complican a los cuatro imputados por el crimen de Gonzalo Calleja.

    También adelantó que la investigación está en sus inicios y se esperan pericias importantes, entre las que se destacan la pericia al celular de la víctima, que aún no fue hallado, y el hallago de un auto en el que se habría trasladado a Calleja.

    Las defensas presentaron evidencias que desvincularían a sus defendidos y cuestionaron las declaraciones de dos testigos de identidad reservada. También destacaron que aún no se saben las causas del deceso.

    El fiscal Santiago Alfieri sostuvo que los imputados, junto a personas que aún no fueron identificadas, actuando en forma coordinada, le robaron 15.000 dólares y otras pertenencias a Gozalo Calleja.

    El hecho ocurrió en la zona de la Escuela Hogar de Paraná, y luego de reducirlo lo mantuvieron cautivo, secuestrado en un departamento en Barrio 1º  de Julio, en la casa de Iván Elías Garay, donde le dieron muerte por asfixia y luego abandonaron su cuerpo en un descampado, el 15 de julio a la tarde, en zona de calle Selva de Montiel.

    Sostuvo que la investigación está en sus inicios pero se determinó por testimonios que iba a hacer una transacción de pesos por dólares con una persona conocida.

    En la audiencia estuvo en representación del Ministerio Público Fiscal (MPF) el fiscal Santiago Alfieri. Las defensas estuvieron integradas por César Jardín y Andrés Amarilla, por Alberto Enrique Osuna; Eduardo y Gerard y Marcelo Franco, por Ezequiel David Morato; la defensora pública, Fernanda Álvarez, por Garay; y Patricio Cozzi, por Ramiro Gabriel Colman.

    El fiscal resaltó que la investigación está en sus inicios y manifestó que se esperan las conclusiones de los laboratorios de criminalística, que arrojarían datos de la dinámica del hecho. El fiscal apuntó al rol de Morato. Señaló la relación con un hombre con el que se habría acordado un encuentro para realizar una transacción de cambio de pesos por dólares.

    El fiscal consideró como “una circunstancia determinante a confirmar” es que Morato dijo que no tenía más el auto en el que se habría trasladado el cuerpo de Calleja, pero un vecino, que manifestó temor, dijo que el imputado tenía el rodado el 15 de julio. Se Trataría de un Fiat Uno azul. Entre las medidas probatorias mencionó que también se busca el celular del imputado.

    Alfieri sostuvo que los riesgos procesales se verifican, los dos, respecto de Garay y Colman, porque al momento de su detención cumplían con arresto domiciliario sin monitoreo, y volvió a destacar el temor de los testigos a participar de la investigación. También sostuvo que será determinantes contar con el celular de la víctima e insistió en que el temor de los testigos es fundado.

    Las defensa coincidieron en cuestionar el testimonio del testigo reservado 02, de quien dijeron que dio una declaración poco clara e ilógica producto de un supuesto estado de intoxicación con marihuana, y destacaron que aún no se cuenta con el informe forense que dé cuenta de qué murió la víctima, si bien se informó que fue por asfixia. En este sentido se señaló que Calleja no exhibe lesiones defensivas ni evidencias de haber atravesado por una situación violenta antes de perder la vida.

    Todas las defensas presentaron evidencias con las que pretendieron demostrar que sus representados no estuvieron en el lugar del hecho ni tienen relación con el crimen.

    Álvarez presentó una filmación realizada por un efectivo de comisaría cuarta con la que pretendió demostrar que entre el lugar del hecho y la sede policial hay 60 pasos o 30 metros, por lo que hubiese sido muy difícil que los imputados hayan podido sacar a una persona encapuchada o envuelta bajo las narices de los efectivos.

     

    También hizo comparecer al padre de Garay, quien sostuvo que la noche de la detención estaba durmiendo en su casa. El testigo dijo que la Policía actuó de manera violenta y acusó que golpearon a su hijo y lo abandonaron lejos de la vivienda. En este sentido, Gerard también menciono que su defendido fue maltratado por personal policial.

    Por su parte Cozzi presentó fotos y filmaciones que demostrarían que su defendido estaba en una reunión familiar comiendo un guiso. El defensor señaló que aquel incluso estaba en la audiencia con la misma campera que tenía puesta en las fotos y videos. También cuestionó que el fiscal prestó atención al guiso y no a la imagen que exhibe a su defendido con la prenda. El defensor dijo que su defendido no violó ninguna medida de coerción como sostuvo, “por error”, el fiscal.

    Las defensas se apoyaron en las manifestaciones de la familia de la víctima, que pidieron que se dé con los verdaderos autores y no con perejiles. Así, entendieron que en el estado actual de la investigación no se puede decir que fue un homicidio calificado como dice Fiscalía. Además, para derribar los riesgos procesales invocados por el fiscal, señalaron que los imputados no podrían amedrentar a los testigos de entidad encubierta, ni obstaculizar medidas de prueba que son de exclusivo ámbito policial.

    Gerard cuestionó al fiscal porque no consideró los videos aportados por al defensa. La defensa aportó cinco testigos que dijeron que Osuna estaba en su casa. Según afirmó, las imágenes dan detalles precisos de lo que hicieron, detalles concretos para demostrar que no se movió prácticamente de su domicilio.

     

     

    Caso Calleja: El juez pidió investigar y aplicar sanciones por insólita audiencia

    Caso Calleja: Los imputados estarán en prisión hasta que se consigan tobilleras

    Caso Calleja: Habría malestar en la Justicia por el suceso con Osuna

     

    Caso Calleja: Los imputados estarán en prisión hasta que se consigan tobilleras

    Caso Calleja: Habría malestar en la Justicia por el suceso con Osuna

    Caso Calleja: Suspenden audiencia porque un acusado tiene Covid

    Lo más leído

    Agroclave