De apuestas pretéritas, hasta que la soja se convirtió en boom  

218
La soja uniformiza la paleta de colores de la producción agraria en Entre Ríos.

La soja ha transformado la vida en los espacios rurales e indirectamente en las ciudades. Poco se sabe que, hace medio siglo, se produjo la primera siembra pero que los intentos por implantarla hunden sus raíces en el almácigo del siglo XIX.

 

 

Rubén I. Bourlot | [email protected]

 

A mediados de la década de 1960 se habría realizado la primera siembra de soja en la provincia, en el departamento Diamante. Esta aseveración surge de un suelto publicado por el periódico Pregón de Ramírez en su edición del 16 de julio de 1965. “En esta zona se ha hecho, por primera vez, un intento de sembrar poroto de soya”, señala y agrega una serie de consideraciones acerca de las cualidades del grano “y las inmensas perspectivas que tienen en la alimentación humana y animal”.

La historia de este cultivo es relativamente reciente en comparación con otros granos cultivados desde tiempos inmemoriales.

Para desasnarnos (si es que los asnos merecen cargar con esta analogía) nos informamos que la llamada soja o soya, cuyo nombre científico es Glycine max, es una especie de la familia de las leguminosas. Tanto el grano como sus subproductos (aceite y harina de soja) se utilizan en la alimentación humana, del ganado y aves.

Las primeras plantaciones de soja en Argentina se hicieron en 1862, pero no encontraron eco en los productores agrícolas de aquellos años. Hacia 1909 se iniciaron cultivares en la Estación Experimental Agronómica de Córdoba.

Años más tarde, en 1925, el ministro de Agricultura de la Nación, Tomás Le Breton, introdujo nuevas semillas de soja desde Europa y trató de difundir su cultivo, conocido en esa época entre los agrónomos del Ministerio como “arveja peluda” o “soja híspida”.

Hacia 1956 en Argentina no se conocían aún los aspectos básicos de la soja como cultivo. Los fracasos en la implantación hicieron que fuese considerada para esa época como cultivo “tabú”.

A pesar de eso, algunos agricultores insistieron y el 5 de julio de 1962 se fletó la primera partida de un lote de 6.000 toneladas de soja, a través del buque “Alabama”, con destino a Hamburgo, Alemania Occidental. El consumo interno de la leguminosa era muy escaso en la época, solo para producir aceite, que no podía competir con el girasol, y forraje del ganado.

 

¿Autos de soja?

Un curioso artículo publicado por EL DIARIO el 20 de enero de 1939 describe las bondades del “automóvil del futuro” que según el magnate norteamericano Enrique Ford se construiría casi enteramente con subproductos de la soja. Del grano se podrían obtener celuloides, hules, aceites lubricantes, combustibles, pinturas, e infinidad de otros componentes de los automotores.

 

En Entre Ríos

Como se dijo al principio, en 1965 Entre Ríos dio el puntapié inicial en un campo de seis hectáreas a cargo de Federico Plaumer y Gerardo Debner, donde el 1 de noviembre de 1964 se sembraron seis hectáreas de soja en surcos con la variedad Lee, y con la previa inoculación de los granos -para favorecer la fijación del nitrógeno- que “resultó inefectiva”, se aclara.

Según el informe el rendimiento no fue satisfactorio debido a debido a las malezas (abrojo chico) y a la falta de lluvias. Asimismo, se consignan inconvenientes en la trilla por la gran pérdida de granos.

En la década de 1970 se continuó con los ensayos a través del INTA para adaptar variedades a las características agroecológicas de la provincia. Pero es a partir de 1990 con la irrupción de China en el mercado internacional de la soja y el mejoramiento de los métodos de cultivo que la soja se expande explosivamente como mancha de aceite sobre los otros cultivos tradicionales, los campos ganaderos y los montes naturales. Otro de los factores que impulsaron las expansión fue la adopción de técnicas de la llamada “ingeniería genética”, las variedades genéticamente modificadas que introducían algunas características artificiales como rechazo a plagas, mejoras en la alimenticia, y mayor vigor para soportar herbicidas, en este caso llamada “soja RR”, resistente al glifosato, un herbicida de amplio espectro, de bajo precio en el mercado y que se puede esparcir sobre el cultivo para combatir las malezas y permite trabajar con la técnica de la llamada siembra directa.

La tecnología llamada siembra directa, labranza cero o labranza mínima, originariamente norteamericana ya se conocía en el país desde la década de los 80, pero recién con la soja se popularizó. Se trata simplemente de sembrar la semilla directamente sobre los restos de la cosecha anterior, sin dar vuelta la tierra ni removerla.

Esto por una parte reduce el impacto de la erosión hídrica y eólica en el suelo, que permanece cubierto todo el año, no limita la reproducción de la microfauna y retiene en el suelo la humedad por mayor tiempo.

Como contracara, dado que no se eliminan los residuos de otras cosechas, esto genera una mayor presencia de malezas y pestes, las que a su vez son combatidas mediante la aplicación de mayor cantidad de agroquímicos.

 

Lo que vino después

En la actualidad, Argentina es el tercer productor mundial de soja, detrás de EE UU y Brasil, en tanto Entre Ríos es la cuarta provincia en superficie sembrada.

Uno de los efectos indirectos del crecimiento de la producción de soja en la provincia fue la aceleración del proceso de concentración de la propiedad y de la gestión. Una estadística de la primera década del presente siglo indica que entre 1988 y 2002 el tamaño medio de las explotaciones agropecuarias de la región más sojera de Entre Ríos creció el 52 % pasando de 161 hectáreas en 1988 a 245 hectáreas por explotación en el 2002. Seguramente en la actualidad la concentración deber ser mucho mayor con la consecuencia de la expulsión de la población rural que se concentra cada vez más en las ciudades. Otro estudio de esa época consignaba que el 45 % de los propietarios de cultivos de soja no vivían en el campo.

Fuentes a consultar

Domínguez, N y Orsini, G., (2007), “Efectos del nuevo modelo productivo sojero sobre la estructura agropecuaria Argentina: El caso de la Provincia de Entre Ríos” 2007. Ponencia presentada en V Jornadas interdisciplinarias de estudios sociales agrarios y agroindustriales, Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires. Buenos Aires: UBA / CIEA, 7 al 9 de noviembre. http://www.augm-cadr.org.ar/archivos/7mo-coloquio/mesa_3/20080289.pdf

Martínez Dougnac, G., “Apuntes acerca de la historia de la soja en la Argentina. Elementos para delinear experiencias comparadas.”, recuperado de https://www.ciea.com.ar/web/wp-content/uploads/2016/11/Doc2_8.pdf

“El automóvil del futuro”, en El Diario, Paraná, 21 de enero de 1939