8.9 C
Paraná
martes, julio 27, 2021
  • Cultura
  • Nosotros
Más

    Florencia Aise: “Estamos en este mundo para mejorar”

    La afamada artista plástica mendocina –premiada en el extranjero y reconocida en el país a partir de un encuentro reciente con el presidente Alberto Fernández- comparte, en esta entrevista, algunas claves para conocer parte de su trabajo y su persona.

     

     

    Florencia Aise, es considerada una de las artistas plástica jóvenes más influyente y representativa de Latinoamérica, por sus impactantes retratos hiperrealistas, sus collages del mundo y sus famosos bodegones.

    Premiada en Italia y en Argentina y elegida como una de las “35 jóvenes Sub 35 con un futuro más prominente” por la edición local de la revista Forbes en el año 2.015, esta mendocina de 37 años cobró notoriedad en el país a partir de compartir, el mes pasado, un encuentro con el presidente Alberto Fernández. Pero su obra, que se sostiene por sí misma, está cimentada en décadas de formación autodidacta. Y en una rutina diaria de ocho horas de taller.

    La obra de Aise es parte de colecciones y muestras en galerías de distintos lugares del mundo, y es estudiada en todos los niveles de educación como una fuente de inspiración para personas con las más diversas edades, realidades y capacidades.

    Sin embargo, con humildad infrecuente, se asume como una mamá que trabaja en lo que le gusta desde que era niña, cuando dibujaba todo lo que veía.

    “A lo mejor soy artista, pero creo que es un título muy grande que no me lo puedo poner yo. Me parece una falta de respeto a los académicos de las Artes plásticas”, señaló en una charla con el paranaense Juan Pablo Santillán, que dio origen a esta entrevista.

    Con estudios formales de diseño gráfico e industrial, la pintora reconoce que “el antes y el después en mi carrera fue con mi primera muestra. Sentí esa adrenalina de mostrarte casi al desnudo ante mucha gente y esa aprobación masiva que me dio la confianza para seguir y para decidir que iba a dedicarme a esto.”

    Si bien no lleva la cuenta exacta de los trabajos que ha realizado, reconoce que desde 2004 “son más de un centenar”, siempre en un camino constante de superación humana y profesional. “Siempre se va mejorando la técnica, obra a obra. Incluso voy cambiando materiales y marcas para encontrar el mejor resultado pictórico y de tiempo. Creo que a veces nos quedamos en conservar la técnica; deberíamos por lo menos mejorar el mensaje. Estamos en este mundo para mejorar”.

    En ese sentido, Aise se define a sí misma como “idealista porque me cuesta ver los malos actos y las malas intenciones, creo mucho en la gente. La psicóloga dice que soy esa nena de las películas que va saltando por un prado creyendo que todo puede estar bien.”

    Dimensión universal

    “No considero que exista un mal arte, o arte de mal gusto, creo que hay gusto para todos”, asevera la plástica. Y expresa un anhelo: “Creo que las obras que me gustarían hacer, serían grandes trabajos para lugares emblemáticos y que realmente movilicen las emociones de las personas, que las vuelvan en algún punto mejores seres humanos, que mi obra cambie un poquito el mundo para bien, no sé cómo, pero, eso sería.”

    -Si tuvieras que definirte como artista de la pintura en un plano histórico, social y político ¿considerás que tu función es la de unificar un país dividido, agrietado, que no dialoga, a través del silencio y la profundidad de los mensajes que da la pintura a todos los frentes, sectores, grupos y facciones de la sociedad argentina?

    -“La verdad es que no me defino como una artista política, histórica por ahí sí, un poco, con el tema éste de la pandemia, de la postmodernidad -esto de estar todos conectados-, y de volver a mostrar un mensaje de unidad en cuanto a familia. No sé si respecto a grupos políticos o sectores de la sociedad, creo que no llego hasta ese punto.”

    Definiciones

    -¿Cómo llamarías al momento artístico que vive la pintura en la actualidad del siglo XXI?
    -“Hiperconectivismo.”

    -En la revista Ophelia n° 7 afirman “Si el arte es la expresión de lo subjetivo, entonces no puede estar regido por normas ni estructuras que lo limiten” ¿Qué pensás al respecto?

    -“El arte no está regido por normas, pero muchas veces entra dentro de corrientes o vanguardias debido a que los artistas somos influenciados por el entorno”.
    -¿Cuál trabajo, de los que has realizado, es el que te expresa más plenamente?

    -“En verdad no sé qué obra me caracteriza más. En Mendoza me conocen mucho por las uvas, y afuera (de Argentina) me conocen mucho por los hiperretratos de mis hijas. Creo que mi última obra –que se llama “Todo va a salir bien”, que es un autorretrato de mis hijas y mío con un mensaje bastante fuerte sobre nuestras vidas–, creo que es la más característica, pero la verdad que a eso lo tiene que decir la gente desde afuera, no yo, me parece.”

    – Cuando afirmás “sin arte no se puede vivir” ¿Qué mensaje quisieras dejarle a las personas que prejuzgan y sostienen que las cuestiones culturales y artísticas son divagues que hacen perder el tiempo?

    -“Creo que sin arte no se puede vivir porque el arte es la parte donde todos nos ablandamos, digamos, y nos conectamos con el más allá, con la música, con el cine, con la pintura, con la escultura, con la fotografía…, es como esa parte del ser humano que se relaja o que se deja ser en algún punto ¿no?”

    Trabajo y talento

    – Cuando definís al talento como “eso que nos gusta hacer siempre y que nos sale bien” ¿cuántas horas semanales de reloj considerás que tenemos que utilizar nuestros talentos para potenciarlos sin desgastarlos?

    -“Creo que el talento no se desgasta por usarlo, se desgasta por no verlo bien, por definir caminos que no son los correctos, no por usarlos. En mi caso pinto mínimo ocho horas al día de lunes a lunes y no paro de trabajar. La verdad que no creo que el talento se desgaste, creo que se mejora.”

    -¿Cuál es tu metodología de trabajo en el taller?

    -Soy muy autoexigente, demasiado. Para mí nunca están las cosas completamente bien, nunca estoy…Siempre le falta a mi obra y a todo lo que haga, siempre…siempre lo podría hacer un poquito mejor, por eso creo que nunca paro…

    – Se percibe que sos una mujer muy positiva, que va para adelante, que no se rinde y que no se rendirá nunca, y eso está muy bien. ¿Qué les dirías a las personas que se dicen o se consideran a sí mismas como fracasadas?

    -Creo que todos en algún punto nos consideramos fracasados. Yo me replanteo mi profesión todos los días, pero creo que hay que ir para adelante pase lo que pase, y que todo fracaso es para crecer, que todo error es para crecer, entonces tenemos que agradecer esos errores, lo que pase en nuestra vida: los accidentes, las cosas malas, son todas para crecer, aunque en el momento nos duela y nos parezca que es terrible, todo siempre es para un bien mayor, así es que hay que ir para adelante.

    “Me replanteo mi profesión todos los días, pero creo que hay que ir para adelante pase lo que pase”, asevera la artista.

    Tirarse a la pileta del arte

    – Cuando definís al arte como una experiencia que se disfruta, que hace feliz, que permite captar y demostrar emociones ¿qué mensaje dejarías a quienes lo piensan distinto?

    -A las personas que no disfrutan del arte les diría que por ahí se tomen un tiempito para tratar de disfrutarlo, que cuando le encuentren ese sabor va a ser como increíble, por ahí no arte pictórico, pero otros tipos de arte, ¿no? No a todos nos gusta lo mismo, pero, creo que el arte tiene esa parte donde el ser humano se deja ser completamente.”
    -¿Hubo alguna persona que te inspiró a pintar, a `zambullirte´ al mundo del arte?

    -Supongo que fueron mis padres que nunca me frenaron y que gracias a ellos conocí muchas culturas cuando era chica, museos, y tuve esa suerte de intuir el mundo artístico y saber que se podía vivir de esto.

    -¿Qué te animó a `tirarte a la pileta con el arte´? ¿Sabías que iba a estar llena la pileta o nunca te fijaste cuánta agua tenía?

    -No sabía que iba a estar llena la pileta de la uva; me tiré por mi hija, porque era mamá, iba a ser mamá y tenía que darle de comer, entonces creo que por los hijos hacemos lo que sea necesario, y por eso me animé a exponer y a seguir con esto, y la verdad que me fue bastante bien desde un principio, entonces eso también me animó; y todas estas cosas como las entrevistas, que la gente me mande mensajes lindos también me ayudan a seguir.

    Lo más leído

    Agroclave