25.5 C
Paraná
martes, noviembre 19, 2019
  • Entre Ríos
  • Policiales
  • Sociedad
Más

    Contratos truchos: tres de los imputados van en queja ante el STJ

    El recurso de queja es la última instancia que le queda a los tres imputados en suelo entrerriano tras el inicio del legajo Nº 10.668 en el Juzgado de Garantías N°1 a cargo de Marina Barbagelata.

     

    La Sala N° 1 de Procedimientos Constitucionales y Penal del Superior Tribunal de Justicia (STJ) de la provincia deberá resolver si hace lugar al Recurso de Queja provincial que presentaron José Velázquez y Humberto Franchi, defensores de Flavia Beckman, Hugo Mena y Esteban Scialócomo, solicitando que “se remitan en forma inmediata todos los antecedentes a la Sala de Procedimientos Constitucionales y Penal del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos, previo control del cumplimiento de los recaudos formales” y que “oportunamente, se haga lugar con habilitación de día y hora, revocándose la sentencia en crisis y, por quien corresponda, se ordene el dictado de una nueva conforme a derecho, que al proveer de conformidad”.

    Beckman, Mena y Scialócomo son tres de los primeros detenidos en la causa que investiga  una supuesta organización que entre 2008 y 2018, según el corte que realizó Fiscalía, sustrajo dinero de las arcas de Estado simulando contratos de obra apócrifos de la Legislatura entrerriana, celebrados a nombre de personas que no prestaban ninguna contraprestación a la administración pública, percibiendo por ceder su identidad una ínfima suma de dinero.

    El recurso de queja es la última instancia que le queda a los tres imputados en suelo entrerriano tras el inicio del legajo Nº 10.668 en el Juzgado de Garantías N°1 a cargo de Marina Barbagelata.

    El derrotero de la causa continuó con la apelación de la prisión preventiva ante la Cámara de Apelaciones, a cargo de Carolina Castagno, vocal del Tribunal de Juicio y Apelaciones de Paraná, y la presentación del recurso de Casación ante la Cámara de Casación Penal de Paraná, contra la confirmación de la medida de coerción. Posteriormente, tras el revés del recurso de casación ocurrió el rechazo de la solicitud de Impugnación Extraordinaria, que resolvió la misma Cámara de Casación.

    Velázquez y Franchi interpusieron el recurso de queja ante el STJER “contra la Resolución 442 del 27 de diciembre de la Sala Nº 1 de la Cámara de Casación Penal que resolvió ‘… I. Denegar la concesión de las Impugnaciones Extraordinarias articuladas por Humberto Franchi y José Velazquez e Iván Vernengo y Damian Petenatti, respectivamente, contra la Resolución 414 dictada por esta Cámara de Casación Penal –Sala I-, atento a la manifiesta improcedencia de los planteos;….’”.

    En el escrito la defensa sostiene que “respetuosamente, pero con firmeza, debemos decir que la Cámara de Casación Penal ha acudido a un confuso modo de resolver los recursos articulados y mediante fundamentos completamente ajenos al tipo de resolución que se estaba cuestionando mediante la impugnación casatoria. Basta con evidenciar que la Cámara resolvió: ‘… I. Denegar la concesión de Impugnaciones Extraordinarias articuladas por los defensores Velázquez, Franchi, Vernengo y Petenatti contra la resolución 414…’”, añadiendo que “en primer término el Tribunal de Casación entendió como fundamento  el artículo 482 del Código Procesal Penal (CPP) y la resolución 414 del mismo Tribunal, por lo cual, mal podría concederse ahora las impugnaciones extraordinarias impetradas”.

     

    Acceso a la justicia

    La defensa también planteó: “Entendemos que la Cámara de Casación Penal nos ha privado del acceso a la justicia (artículo 8 inciso 2 punto h, Convención Americana de DD.HH) y tutela judicial efectiva (artículo 8 Declaración Universal de DD.HH), derecho a ser oído (artículo 8 inciso 1 Convención Americana de DD.HH), y de la posibilidad de ampliar los fundamentos de mi ocurrencia casatoria que el artículo 515 del CPP con toda claridad nos concedía en el caso”.

    Asimismo se planteó que “también existe inobservancia de las reglas de la sana crítica racional en la argumentación judicial, pues el Tribunal de Casación no volvió a valorar la prueba y sin explicar por qué consideró que la sentencia de grado, ‘inicialmente’ impresiona, a primera vista como ‘seria, razonable y fundamentada’ y aunque dice que ello lo manifiesta muy genéricamente, en nuestro humilde entender nunca se realizó el análisis detallado que prometió hacer con posterioridad”.

    Lo más leído