8.9 C
Paraná
martes, julio 27, 2021
  • Internacionales
  • Nosotros
Más

    Palestina rechazó la cesión de vacunas contra el Covid-19 por parte de Israel

    El acuerdo implicaba el intercambio por una partida equivalente que Pfizer tiene previsto entregar a partir de septiembre a la Autoridad Palestina

    La Autoridad Palestina ha rechazado este viernes la cesión por Israel de hasta 1,4 millones de dosis de la vacuna de Pfizer y BioNTech contra la covid-19 por estar próximas a su fecha de caducidad, según informa la agencia oficial de noticias palestina Wafa. El primer ministro palestino, Mohamed Stayyeh, dio la orden horas después de que la oficina del primer ministro israelí, Naftali Bennett, hubiese anunciado un acuerdo de intercambio para impulsar la inmunización en los territorios de Cisjordania y Gaza.

    La decisión del nuevo Gobierno israelí parecía poner fin a meses de vacilación ante las peticiones internacionales de cooperación sanitaria con sus vecinos palestinos en la lucha contra la pandemia. Después de haber inmunizado a casi toda su población adulta, Israel ofrecía ceder parte de sus reservas estratégicas de la medicación contra el coronavirus, cuya efectividad expira dentro de unas seis semanas, a cambio de recibir a partir de septiembre una partida equivalente que la Autoridad Palestina había adquirido a Pfizer.

    La ministra palestina de Sanidad, Mai al Kaila, anunció oficialmente la decisión de no aceptar la cesión de las vacunas en una conferencia de prensa. La ministra dio a entender que Israel había exigido que las vacunas no fueran derivadas a la franja de Gaza y que en el contrato con Pfizer no figurara la firma del Estado de Palestina. Las primeras 100.000 dosis habían sido entregadas ya a su departamento en un puesto de control entre Israel y Cisjordania, después de que Al Kaila hubiese mantenido una conversación telefónica con el nuevo ministro de Sanidad israelí, Nitzan Horowitz, en la que ambos habían celebrado el acuerdo alcanzado, informa el diario Haaretz. Horowitz es el líder del partido Meretz (izquierda pacifista), integrado en la nueva coalición gubernamental junto con conservadores, centristas y una formación árabe.

    El Gobierno israelí declaró que este momento tiene sus “necesidades de almacenamiento de vacunas cubiertas”. Menos de un 10% de los 5,2 millones de los palestinos de Gaza y Cisjordania han recibido hasta ahora al menos una dosis, porcentaje que se reduce a un 3% en la franja de Gaza (dos millones de habitantes).

    La decisión de ceder los excedentes de vacunas próximos a expirar ya había sido adoptada por el anterior Gobierno israelí, dirigido hasta el pasado domingo por Benjamín Netanyahu, aunque no había sido aún aplicada, según revelaron fuentes del Ministerio de Sanidad al diario Haaretz.

    Hace un mes, el director general de Sanidad, Chezy Levy, ya había urgido a apoyar el programa de inmunización de los palestinos para no socavar los logros alcanzados en Israel. “Si no les ayudamos pronto puede verse afectada la morbilidad entre los israelíes”, advirtió.

    Organizaciones internacionales y ONG humanitarias vienen reclamando a Israel que asista a la Autoridad Palestina en la campaña de vacunación. Mientras en dichas peticiones se sostiene que, como potencia ocupante, Israel es responsable de la situación sanitaria de los palestinos, el Gobierno israelí ha replicado que, de conformidad con los Acuerdos de Oslo (1993), la Autoridad Palestina tiene la competencia sanitaria exclusiva en materia de salud.

    Hasta ahora Israel solo había cedido 5.000 dosis de la vacuna de Moderna y 200 de la de Pfizer a la sanidad palestina, que depende en gran medida del programa internacional Covax para los países con escasos recursos auspiciado por la Organización Mundial de la Salud.

    Israel ha retornado de hecho a la normalidad previa a la pandemia, y el uso de mascarillas en lugares cerrados ha dejado de ser obligatorio desde el pasado martes. Sin apenas nuevos casos de Covid-19 declarados, el Gobierno israelí mantiene cerrado el país a los visitantes extranjeros como medida de cautela. En los territorios palestinos, mientras tanto, las tasas de contagio siguen siendo elevadas, con una media de 250 nuevos casos diarios en las pruebas de detección, después de haber alcanzado los 3.000 hace tres meses.

    Israel ha apostado todas sus cartas a las vacunas de última generación de ARN mensajero contra la covid-19, como la de Pfizer y Moderna. Después de haber inmunizado a cerca del 60% de sus 9,3 millones de habitantes exclusivamente con ese fármaco ha comenzado en las últimas semanas la vacunación de los menores de 16 años, que representan un 30% de la población. El Ministerio de Sanidad decidió desprenderse de las vacunas de AstraZeneca (de adenovirus desactivado) y ha renunciado a utilizar los 10 millones de dosis que había contratado con la farmacéutica anglosueca.

    Israel tiene comprometida la compra de otros 10 millones de dosis de Pfizer y de seis millones de dosis de Moderna para cubrir las necesidades del país hasta finales de 2022, en previsión de tener que aplicar una tercera inyección de recuerdo este año y otra estacional al año que viene, en función de la evolución de las variantes del coronavirus.

    Lo más leído

    Agroclave