8.9 C
Paraná
martes, julio 27, 2021
  • Cultura
  • Nosotros
Más

    El Chumbiao, un montonero jordanista desde la historieta

    El Chumbiao fue una historieta cuyo guión escribió el historiador Fermín Chávez con dibujos de Juan Arancio. La tira apareció en el diario Clarín en enero de 1967. Narra las aventuras de Gerónimo Romero, un gaucho matrero jordanista, que efectivamente existió.

     

    Rubén I. Bourlot | [email protected]

     

    “El 20 de mayo de 1870 a la cinco de la madrugada, el conocido gaucho El Chumbiao y 300 hombres dan un golpe de audacia en Paraná, despertando a los gritos a la infantería nacional dormida en la plaza, y retirándose sin tomarla”. Así relata Fermín Chávez la incursión del puñado de gauchos entrerrianos en el propio reducto de las tropas que intervenían en Entre Ríos para sofocar el levantamiento de López Jordán.

    El protagonista de aquel relato fue luego retomado en una historieta que ficciona un momento de la historia argentina del siglo XIX. Los autores construyen una representación de la participación de los sectores populares, los gauchos, integradas a las montoneras federales, superadora de las miradas clásicas, que se emparenta con perspectivas actuales que los consideran actores políticos. Pero para poder trazar puentes convenientes entre ambos escenarios es preciso realizar algunas precisiones.

    En la segunda mitad del siglo XIX este singular personaje atraviesa las lomadas entrerrianas montado en su potro agitando el grito de “¡Viva López Jordán!”. Son los últimos escarceos de la guerra montonera contra la prepotencia porteña. Lanzas y trabucos se enfrentan heroicos a las armas mortíferas de repetición y el auxilio del telégrafo.

    Tras el asesinato del gobernador Justo José de Urquiza, el 11 de abril de 1870, la Legislatura de la provincia nombró para sustituirlo a Ricardo López Jordán. El gobierno nacional, encabezado por Domingo Faustino Sarmiento, ofuscado ante esta medida, respondió con la intervención armada. López Jordán se preparó para resistir en defensa de la autonomía provincial y en la zona de Paraná lo apoyó con sus paisanos montoneros El Chumbiao, apodo que llevaba el capitán Gerónimo Romero, oriundo de Gualeguay.

    Una canción popular retrata la situación: “Qué importe que ellos traigan/ el prusiano Remington,/ si nosotros con la lanza/ iremos hasta el cañón”… “A las armas, compañeros/ nos llama otra vez Jordán./ No más comer ese pan/ amargo del extranjero”.

     

    La vergüenza de los invasores

    Este hecho en apariencia menor cayó como un balde de agua fría sobre el lomo de los intervencionistas. Chávez documentó este episodio con una carta que el ex cónsul del Brasil en Paraná le escribe al entonces ministro de Guerra y Marina argentino, Juan A. Gelly y Obes. En esa misiva le expresa que “hoy a las cinco a seis de la mañana hemos pasado un mal rato; más vergüenza que por el peligro – 300 a 400 gauchos se ha entrado a esta plaza principal donde había como 400 infantes durmiendo al extremo que los centinelas los sintieron cuando se los llevaban por delante pero a los primeros tiros huyeron. Esto ha sido debido a la completa nulidad de las autoridades militares, pues la tropa ni las armas tenía cargadas, en fin una vergüenza”.

    Pero también tenemos la versión del propio Chumbiao que el 20 de mayo escribe en un informe a López Jordán sobre su actuación: “En cumplimiento de la orden recibida de S. E., me marché para el pueblo de Paraná con 200 hombres, y a las 5 y media de la mañana estuve en la plaza principal dando vivas en la puerta de la Jefatura de Policía a nombre de nuestra Patria y de V. E.; y habiendo contestado el Oficial de Guardia, gritando vivas y tocando dianas, sentí unos tiros y descargas que la hacía el señor Ermeregildo Albariño, que pasaba dando vivas en la esquina de la plaza (casa del General Urquiza) una guardia que allí había, después de haber contestado las vivas.”

    “Luego después les hicieron fuego a las demás partidas que había por distintos puntos y no pareciéndome propia la pelea dentro del pueblo para no ofender a la población ordené la retirada a los oficiales que encabezaban dichas comisiones a la orilla del pueblo donde yo me retiré, parando a ver si salían los traidores enemigos para combatirlos.”

    Después de esperar a los porteños unas horas, se convencieron de que no iban a salir a combatir a campo abierto y resolvieron retirarse.

    Juego de hombría

    Jorge Luis Borges recuerda ese hecho, seguramente un relato de su abuelo, el coronel Francisco Borges: “(…) fuerzas de López Jordán comandadas por un gaucho a quien le decían El Chumbiao cercaron la ciudad de Paraná. Una noche aprovechando un descuido de la guarnición, los montoneros lograron atravesar las defensas y dieron, a caballo, toda la vuelta de la plaza central, golpeándose la boca y burlándose. Luego, entre pifias y silbidos, se fueron. La guerra no era para ellos la ejecución coherente de un plan sino un juego de hombría”.

    El Chumbiao acompañó a López Jordán durante toda su primera campaña de resistencia a la intervención federal. En junio del mismo año las montoneras de El Chumbiao tomaron Nogoyá. La última actuación del capitán Romero se registra en la batalla de Ñaembé, Corrientes, ocurrida el 26 de enero de 1871, donde los jordanitas derrotados pusieron fin a la rebelión.

    Después del último entrevero la historia de este soldado matrero se pierde y comienza la leyenda. Y en esta leyenda se inspiró nuestro historiador Fermín Chávez para reconstruir su vida legendaria en formato de historieta, plasmada en el dibujo por el santafesino Juan Arancio, conocido por generaciones de lectores de las revistas de la editorial Columba (El Tony, Dartagnan, Fantasía, entre otras).

    La historieta “El Chumbiao” se publicó como tira cotidiana en el diario Clarín entre 1967 y 1971. El primer episodio cuenta que “en la Mesopotamia, a comienzos de 1871 un gaucho vencido en batalla y en desbando… huye hacia el sur tratando de salvar el pellejo. Se llama Gerónimo Romero, más le dicen el Chumbiao”.

     

    Bibliografía a consultar

    http://www.lagazeta.com.ar/lopez_jordan_rebelion.htm#13

    http://aquelloscomics.blogspot.com.ar/2009/11/la-historieta-criolla-el-chumbiao-de.html

    – Clarín Revista, Buenos Aires, 15 de enero de 1867

    – Alabart, Mónica, gauchos, montoneras y caudillos: una interpretación a través de la historieta El Chumbiao, de Fermín Chávez y Juan Arancio, en Folia Histórica del Nordeste, Nº 24, Resistencia, Chaco, Diciembre 2015, CONICET/UNNE.

    Más temas sobre nuestra región en la revista digital Ramos Generales, disponible en http://lasolapaentrerriana.blogspot.com/

     

     

     

     

     

     

     

     

    Lo más leído

    Agroclave