Justicia: Aseguradora deberá pagar la póliza por un accidente

116
La Cámara Federal de Paraná confirmó el fallo del Juzgado Federal N° 2 de Concepción del Uruguay.

La Cámara de Paraná confirmó el fallo que ordenó a una aseguradora pagar una indemnización por un siniestro vial. La firma se opuso porque sostuvo que el asegurado estaba bajo los efectos del alcohol. La Cámara entendió que no “se ha acreditado en las actuaciones penales ni en la presente causa civil, que de manera concluyente el conductor se encontrara alcoholizado al momento del accidente”.

 

La Cámara Federal de Paraná, integrada por Cintia Gómez y Mateo Busaniche, resolvió rechazar el “recurso de apelación interpuesto por la tercera citada en garantía”, la firma Compañía de Seguros Federación Patronal SA, y confirmó “la sentencia de primera instancia”, dictada por el Juzgado Federal N° 2 de Concepción del Uruguay, que el 20 de noviembre de 2020 hizo lugar a la demanda interpuesta y condenó a los demandados –herederos de Silvestre Sequeira– y a la tercera citada en garantía –Compañía de Seguros Federación Patronal SA–, al pago concurrente a favor de los accionantes –Miguel Orlando Sá, Loren Marisol Castro y Casa Mix Soluciones SA”.

 

Conclusiones

La Cámara sostuvo que “conforme las constancias probatorias descriptas precedentemente, no cabe más que concluir que no obstante el informe pericial Químico N° 139/14 bis efectuado en las actuaciones ‘Sequeira Silvestre s/ su muerte” Legajo N° 1408; no se ha acreditado en las actuaciones penales ni en la presente causa civil, que de manera concluyente el señor Sequeira se encontrara alcoholizado al momento del accidente”.

En virtud de aquello, se resolvió que “atento las disposiciones establecidas en la póliza de seguro descriptas en el Considerando V- b), corresponde confirmar el rechazo de la exclusión de responsabilidad de cobertura invocada por la tercera citada en garantía, Federación Patronal de Seguros S.A. En consecuencia, corresponde rechazar el recurso de apelación interpuesto por la tercera citada en garantía y confirmar la sentencia de primera instancia en lo que fue motivo de agravio”.

En el fallo, los vocales de la Cámara precisaron que se abocarían a “analizar entonces las pruebas existentes en la causa a fin de determinar si corresponde eximir de responsabilidad a la aseguradora por haberse constatado que el señor Sequeira tenía un grado igual o superior de un gramo de alcohol por mil gramos de sangre en ocasión del siniestro” que ocurrió el 28 de julio del 2014, entre un camión Mercedes Benz con remolque, copropiedad de los demandantes Sá y Castro, conducido por Alejandro Alberto Scheffer, dependiente de la firma Casa Mix Soluciones S.A.; y una camioneta Toyota RAV 4×2, conducida por Silvestre Sequeira, quién perdió la vida producto del incidente”.

La Cámara sopesó que en el legajo penal, que se archivó por el deceso de Sequeira, se dejó constancia de que “las lesiones sufridas por Sequeira Silvestre, con el desenlace fatal conocido, son producto de su obrar imprudente, al invadir –por razones que no se pudieron establecer técnicamente– el carril de circulación contrario, por lo que la violación por parte del mismo de normas lógicas y prudentes en su desplazamiento, lo hace responsable de las consecuencias gravosas”.

 

Pericias

 

Durante la causa civil se presentaron varias pericias para determinar el grado de alcoholemia del malogrado conductor, que tenía 81 años al momento del hecho.

En ese sentido, se mencionó “la prueba Pericial Bioquímica suscripta por María Agustina Bonnet, quien efectúa un análisis científico del método “Conway” utilizado en las actuaciones penales para determinar el grado de alcohol en sangre de Sequeira al momento del siniestro”.

También se añadió que a “la ampliación de prueba por parte de los demandados, la Bioquímica Bonnet informa que en el caso de Silvestre Sequeira no consta realización adecuada de la correspondiente cadena de custodia de la muestra y que ‘considerando las transfusiones, sueros, calmantes, antibióticos, drogas, morfina, medicamentos, etc. que recibiera o fuera sometido y el tiempo transcurrido desde su internación hasta su fallecimiento es posible que el método empleado en el informe bioquímico obrante por el legajo de la causa penal se llegue a un resultado que no refleje datos certeros de alcoholemia”.

 

Pericias I

 

En aquel sentido se sumaron los informes periciales del “Profesor Titular de la Cátedra de Toxicología, Farmacología y Química Legal de la Universidad Nacional del Litoral, quién manifiesta que ‘de acuerdo a la lectura del informe, la participación de los distintos profesionales y las prácticas médicas detalladas es posible que el resultado no refleje datos certeros de alcoholemia’”; el del médico forense Héctor Brunner, que sostuvo que “la alcoholemia detectada en la muestra post mortem, no se condice con la clínica que presentaba el señor Sequeira, esto lo demuestra el hecho de que él mismo advirtió a sus hijos presentes que había hecho un negocio en Concordia y que llevaba encima casi 20.000 pesos, que se los entregó en el mismo momento mientras estaba atrapado en la camioneta accidentada, este dato es importante porque demuestra que tenía un estado vigil con cierto grado de lucidez para el momento que estaba viviendo”.

 

Diferencia

 

En el mismo sentido se consideró el de la médica Policial, Sara Rosa Latute, que se presentó en el lugar del accidente y manifestó en su informe del 28 de agosto de 2014, que “el señor Sequeira se encuentra vigil, responde correctamente las preguntes y está atrapado en el automóvil… es derivado al hospital de Concordia”.

Brunner también precisó que “siempre se ha sostenido que la diferencia entre la alcoholemia (hallazgo bioquímico) y la clínica (examen médico directo), esta última debe prevalecer, más en caso como este, en que las circunstancias interfirieron con la normal toma de muestras y cotejo de las mismas, por la urgencia no se pudo tomar una muestra al momento del hecho y tampoco al llegar al Hospital Masvernat, la única muestra que se posee es post mortem y la misma puede haber sido contaminada por el tratamiento realizado al paciente… Por estas razones expuestas es que mi opinión como Perito Forense es que deben tomarse los datos clínicos de los médicos actuantes, ya que ellos tuvieron la percepción directa del examinado y ninguno determina la existencia de aliento alcohólico, ni de comportamiento compatible con estado de ebriedad clínica”.