Desmoronamientos en el arroyo Colorado preocupan a los vecinos

200

Desde hace tiempo existen reiterados reclamos por un grupo de doce viviendas que se están desmoronando al borde del arroyo.

 

SANTIAGO DALZOTTO / [email protected]

 

La vecinal Mariano Moreno es una de las más antiguas de la ciudad y se destacó desde sus inicios por el importante aporte de todos los vecinos para su crecimiento permanente.

EL DIARIO estuvo en la zona y pudo conocer como es el funcionamiento de la vecinal y la situación actual del barrio, que tiene dos realidades distintas.

En su jurisdicción la vecinal abarca desde el arroyo Colorado entre avenida Don Bosco y Monseñor José Dobler hasta Blas Parera, una zona muy tranquila de la ciudad en donde se mantiene el espíritu de un pueblo con familias que viven hace muchos años en el barrio.

En dialogo con EL DIARIO, el presidente de la vecinal, Gabriel Massimino, remarcó que el barrio tiene dos realidades distintas. “Para aquellos que conocen, tenemos una plaza en el medio del barrio frente a la escuela Nuestra Señora de la Esperanza, en donde también en la misma plaza funciona el centro de salud. Decimos dos realidades diferentes porque vemos una situación económica, desde la plaza del centro del barrio hacia Blas Parera y otra realidad los que viven desde la plaza hacia el arroyo, sin desmerecer a nadie”.

EL BARRIO. En su momento la zona que abarca la vecinal Mariano Moreno fue catalogada como un modelo para la ciudad a pesar de estar lejos del casco céntrico.

El barrio particularmente se construyó desde cero con una planificación que permitió la ejecución de la red de agua potable y cloacas, antes de la construcción de las viviendas.

El arroyo Colorado es el principal problema que tiene toda la vecinal permanentemente. En ese sentido, “nosotros reclamamos hacia el Ejecutivo municipal un poco más de atención hacia esa parte ultima que costea el arroyo porque venimos hace tiempo con reiterados reclamos por las 12 viviendas que se están desmoronando al borde del arroyo. Si bien hubo una respuesta a principio de año después no paso más nada y ahora estamos esperando si piensan hacer algo pero por ahora no tenemos respuestas”, expresó a EL DIARIO el presidente de la comisión vecinal.

SERVICIOS. Por otra parte, respecto a los servicios públicos en el barrio, el referente vecinal desde hace algunos años, indicó: “Gracias a Dios tenemos casi el 95 por ciento de las calles asfaltadas, alumbrado como siempre con una nota se va pidiendo según la evaluación que hacemos en una recorrida cada 30 días basada en un mapa en donde señalamos los lugares en donde no hay luz. El servicio de recolección de residuos en este barrio en los últimos tiempos esta andando muy bien y con respecto a las cloacas sabemos que es un problema general de Paraná y acá tenemos algunos problemas pero se viene a destapar rápido”.

SEGURIDAD. En la recorrida que realizó EL DIARIO por las calles del barrio pudo observar su tranquilidad, aunque según indicaron algunos vecinos, durante la noche hay varios lugares que están necesitando más iluminación.

“Con respecto a otros barrios es tranquilo, pero también tenemos que ver que hubo muchos arrebatos en las paradas de colectivos principalmente, ahora los empleados de comercio que llegan alrededor de las 20 y ya está muy oscuro”.

“Hay arrebatos porque tienen salida rápida por Blas Parera o Don Bosco, hacia la circunvalación y muchas veces ha habido gente que sufrió muchos arrebatos de motochorros, pero en realidad es bastante tranquilo”, expresó Massimini.

LA VECINAL. A pocos metros de calle Rondeau, sobre Álvar Núñez Cabeza de Vaca se encuentra la sede y el Salón de Usos Múltiples de la Vecinal.

Sobre las actividades que se debieron postergar y el mantenimiento del lugar, Massimino expresó su agradecimiento a todos los vecinos del barrio. “Tenemos que agradecer a los vecinos que cada vez que realizamos algún evento ellos colaboran y todo lo que hoy se ha podido hacer de infraestructura y se ha podido comprar fue por la ayuda que tenemos de los vecinos”.

En ese sentido, el salón está instalado con ventiladores, tablones, sillas, luminarias, cámaras de seguridad y demás para cobijar a unas 200 personas sentadas.

“A este lugar nosotros se lo dábamos a los vecinos los fines de semana a un precio muy módico y esa platita que nosotros teníamos la recaudábamos y era para hacer obras. Ahora lamentablemente ya hace más de un año que estamos literalmente parados”.

Servicios

“Nosotros vemos que a otras entidades por ahí se les da un subsidio y a las comisiones vecinales como la nuestra no tenemos ni un tipo de descuento en nada. Se hace muy difícil y más en esta época en donde está cerrado para casi todas las actividades del salón” señaló Massimino refiriéndose al pago de los servicios del salón vecinal.

De acuerdo a las aperturas o a las restricciones que demandan los D.N.U. del gobierno, en este importante espacio habitualmente se realizan diversas actividades y eventos, entre otras cosas se hace entrenamiento de box, acrobacia en tela, patín artístico para chicos y bailes cuando se puede.