8.9 C
Paraná
martes, julio 27, 2021
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    Doná sangre para que el mundo siga latiendo

    Cuando comenzó la pandemia en Argentina en marzo del año pasado, la donación de sangre bajó un 80 por ciento a nivel nacional. La misma disminución se observó en todo el territorio provincial. Estos valores se fueron recuperando muy de a poco, pero lamentablemente aún no se llega a recuperar los  valores prepandemia. A horas de una jornada internacional muy especial que busca generar  conciencia y multiplicar  la necesaria solidaridad en estos tiempos, ofrecemos un análisis de la situación en la que se encuentra el Banco de Sangre del Hospital San Martín de Paraná y cómo funciona el Programa Provincial de Hemoterapia.

     

    Redacción Muy Entre Ríos

     

    “La disminución de donantes se ha registrado en toda la provincia y  por este motivo se llevan adelante distintas estrategias. La promoción es constante, por eso salimos siempre en los medios para  explicar e incentivar a la ciudadanía. Los componentes sanguíneos tienen un vencimiento y los pacientes constantemente la necesitan ya sea por tratamiento, cirugía, algún imprevisto o accidentes. Los requerimientos siempre están, en todo momento” explica la doctora Lucrecia Etcheverry, coordinadora del Programa Provincial de Hemoterapia.

    “Hoy, ante esta segunda ola de contagios nosotros volvimos a bajar enormemente la cantidad de donantes. En parte lo esperábamos  por el comportamiento que se observó el año pasado. Ante esto nos anticipamos con las colectas externas.  Clubes, iglesias y empresas recepcionaron personas con voluntad de donar y esto hizo que la gente pueda organizarse mejor para poder colaborar. Las mismas han funcionado bien  y el índice de  personas que concurren es alto. Pero también hay que decir que persiste un poco de temor a acercarse al hospital, más aún en este contexto”.

    La cantidad de voluntarios  se fue recuperando lentamente en toda la provincia cuando pasamos de la etapa del aislamiento al distanciamiento social.

    Sin embargo, aún  se continúa por debajo de los índices previos a la pandemia. “Lo que vivimos el año pasado fue un día a día muy ajustado. Venían muy pocos donantes con las cantidades de componentes sanguíneos. Digamos que no teníamos  un stock de respaldo por momentos. Hubo días difíciles. Nosotros necesitamos contar con stock para poder hacer frente a diferentes situaciones que se pueden presentar. Desde el programa activamos las colectas externas  que nos permitieron sostener esta situación. Desde hace más de 10 años llevamos adelante acciones como estas.  Intensificamos la cantidad ante la necesidad. Hoy estamos realizando una colecta externa semanal, lo cual colabora mucho al stock y a las necesidades actuales. Esto no soluciona el problema. De ninguna manera. La comunicación a través de las redes sociales, el trabajo que  se hace en el banco con los donantes que se acercan es fundamental para multiplicar la cantidad de voluntades dispuestas a ayudar y también a regresar para continuar  con la donación tiempo después”.

    “Desde el inicio de la pandemia fuimos informando cuales eran los protocolos  que se llevaban a cabo en el banco de sangre para que la gente estuviera tranquila. En general, creo que aún cuesta acercarse a la institución sanitaria en este contexto siendo que el donante es una persona sana. Ese miedo se acentúa ante el pico  en el que estamos”

    Seguridad: espacios específicos y protocolos estrictos

    “La puerta de ingreso al banco de sangre es prácticamente directa por Calle Pascual Palma 450, se entra a un hall y te encontrás con nosotros, sin la necesidad de circular por otros  espacios del hospital. Hay una sala de espera donde se garantiza el distanciamiento, ventilación, intentamos que tampoco se aguarde por demasiado tiempo, la donación se realiza por orden de llegada y en general, rápidamente. Dentro de la sala de extracciones distanciamos los sillones  para cuidar los protocolos sanitarios y la salud del personal  y de los voluntarios. Se utiliza tapaboca, alcohol en gel y se higienizan los sillones  cada vez que se utilizan”.

    Multiplicar la solidaridad, con empatía y muy buen trato al voluntario

    “Necesitamos llegar a más gente. Esta situación nos atraviesa a todos, de alguna u otra forma, por eso este 14 de junio la O.M.S ha lanzado el eslogan de campaña “Doná sangre para que el mundo siga latiendo”. Creo que  es lo que todos esperamos. Hay que concientizar más y entender que todos tenemos responsabilidad en esto. Si cada uno aporta su granito de arena podemos ayudar a más gente de la que nos podemos imaginar. Nuestro anhelo es ese. Que la gente se acerque primero y que pueda volver al banco de sangre. Fidelizar donantes es nuestro principal objetivo hoy. Nosotros brindamos la mejor atención que podemos. El donante debe sentirse cómodo, tranquilo, debe poder disfrutar ese momento solidario. Debe irse contento de saber que su sangre va a salvar vidas”, finalizó Etcheverry.

    “Si las personas que se encuentran bien de salud donaran regularmente dos veces al año las necesidades de sangre estarían cubiertas”. Lucrecia Etcheverry

    ¡Doná y ayudá!

     

    Requisitos para poder donar sangre:

    • Tener entre 18 y 65 años
    • Sentirse sano y bien de salud
    • Concurrir a donar con el D.N.I
    • Desayuno liviano, preferentemente sin lácteos
    • Pesar más de 50 kg.
    • Hacer una entrevista previa con personal médico en el hospital para evaluar signos clínicos

     

    14 de junio: Día Mundial del Donante de Sangre

    La sangre y los productos sanguíneos seguros, así como su tranfusión, son un aspecto fundamental de la atención y la salud pública. Cada día permiten salvar millones de vidas y mejorar la salud y la calidad de vida de muchos pacientes.

    La necesidad de sangre es universal, pero el acceso de todos los que la necesitan no lo es. La escasez de sangre es particularmente aguda en los países en desarrollo.

    ¡Agendá!

    Banco de Sangre:  (343) 4224882

    Comunicate [email protected]

    Lo más leído

    Agroclave