22.8 C
Paraná
sábado, junio 12, 2021
  • Paraná
  • Nosotros
Más

    Hubo una medición de calidad del aire en el recinto del Concejo Deliberante

    Una especialista midió la calidad del aire durante una sesión del Concejo. “Está descartada cualquier transmisión del Covid-19 por gotículas o por contacto con superficies”. Resaltó la necesidad de implementar esos estudios y no invertir en insumos, “como por ejemplo el alcohol en gel, que no son necesarios para controlar o gestionar este riesgo en particular”.

     

    En la última sesión del Concejo Deliberante se llevó adelante un estudio de la calidad del aire del recinto. Fue en el marco de un plan que el Municipio comenzó a instrumentar en cada una de sus oficinas e instituciones locales, a partir de la compra de tecnología para la prevención del COVID-19.

    A través del personal del Nodo Epidemiológico local se midió la ventilación en ambientes cerrados con tecnología ya probada y de uso obligatorio en países como Bélgica para hoteles, restaurantes, bares y cafés, con el fin de lograr una gestión eficiente en el control del riesgo en particular.

    Mayra D. CollanteWojcicki, profesional egresada de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), subrayó que la principal vía de transmisión del virus es por vía aérea: “Es mucho más probable que nos contagiemos por partículas transportadas por el aire (aerosoles) y no por gotículas”, remarcó.

    Además, hizo hincapié en la necesidad de implementar ese tipo de estudios relacionados con la calidad del aire y no invertir en insumos, “como por ejemplo el alcohol en gel, que no son necesarios para controlar o gestionar este riesgo en particular”

    ESTUDIO. Durante la pasada sesión ordinaria del Concejo Deliberante de la capital entrerriana, llevada adelante el 3 de junio pasado, se estudió la calidad del aire del recinto ubicado en el Palacio Municipal, en el marco del programa de medición de calidad del aire en espacios de trabajo que el Municipio de Paraná lleva adelante, a partir de la compra de equipamiento.

    El estudio estuvo a cargo de la ingeniera Civil (egresada de UTN, Facultad Regional Paraná) Mayra D. CollanteWojcicki, quien se desempeña como coordinadora del Cuerpo Técnico de la Dirección de Habilitaciones e integra el Nodo Epidemiológico que encabeza Silvina Saavedra.

    “Medir la ventilación es la forma de poder trabajar presencialmente en lugares cerrados, como también de evaluar según la actividad, si es muy intensa o menos intensa, cómo cargamos el ambiente, y si las ventanas que tenemos nos van a servir para trabajar en esa instancia o no”, explicó la profesional.

    En este marco, afirmó que “está prácticamente descartada cualquier transmisión del Covid-19 por gotículas o por contacto con superficies y luego mucosas, ya que, según diversos estudios, este tipo de contagios se da 1 en 100.000 casos”, y añadió: “Es decir que es mucho más probable que nos contagiemos por partículas transportadas por el aire (aerosoles) y no por gotículas”.

    VENTILACIÓN. “Mi apreciación personal es que no estamos trabajando sobre lo que hace que nos contagiemos. La ventilación no debe ser como a uno le parece que es, sino como debe ser, perfectamente diluida y sin la carga en el ambiente de lo que se exhala. En porcentajes bajos de lo que uno ya exhaló, es posible regular el contagio de la enfermedad”, aclaró Mayra.

    Más adelante, remarcó la necesidad de contar con este tipo de mediciones y subrayó que “es lo que hay que hacer ahora”. Al respecto, dijo que probablemente “en un par de meses se va a hablar en todo el mundo de cómo se realizan estos estudios”, y dio como ejemplo el caso de Bélgica, donde ya es obligatorio en hoteles, restaurantes, bares y cafés.

    “En Paraná estamos trabajando en este sentido, es decir, concientizar a las personas sobre este modo de transmisión, y no concentrar tantos recursos en insumos, como por ejemplo el alcohol en gel, que no son necesarios para controlar o gestionar este riesgo en particular”, advirtió.

    CollanteWojcicki, quien formó y forma parte de grupos de investigación en UTN Paraná y como becaria en Alemania en la Ruhr Universität Bochum, y es tesista en la maestría en Planificación y Gestión de la Ingeniería Urbana, destacó la importancia de actualizarse en ciencia y poder trabajar directamente sobre lo que aportan las nuevas investigaciones, como en este caso, para el desarrollo de soluciones técnicas desde la Administración Pública.

    El resultado del informe

    Durante la medición, el número de personas en el recinto del HCD Paraná, durante de la sesión, se mantuvo entre las 25 y 20 personas. De forma permanente, 20 personas. Ésta es una ocupación reducida respecto del período ordinario sin pandemia.

    Las aberturas para ventilación con las que se efectuó el ensayo fueron dos: “puerta lateral” y “puerta central”. Ambas puertas se disponen hacia calle Urquiza, que son las utilizadas habitualmente para ventilar.

    La ventilación comenzó a las 9.10 y finalizó a las 12.43, es decir que el tiempo de medición fue de 3 horas y 33 minutos. Uno de los dispositivos utilizados midió las magnitudes más bajas, esto se debe a que fue instalado en proximidad a ambas puertas.

    Esto permitió adquirir una noción de la calidad del aire más próximo al exterior y evaluar las tendencias del ingreso del aire con incidencia mínima de la actividad realizada en la sala. Se verificó, por ejemplo, que durante la ventilación cruzada, de 19 minutos de duración, el viento se apaciguó o se detuvo momentáneamente, los tres medidores modificaron la pendiente, disminuyendo la velocidad de renovación del aire.

    El informe concluyó que la Municipalidad de Paraná se encuentra apta para viabilizar la gestión real y específica del riesgo de contagio de Covid – 19, resaltando que “esto adquiere real relevancia cuando se tiene en cuenta que el reconocimiento por parte de la Organización Mundial de la Salud de la transmisión por aerosoles recién aconteció el pasado 30 de abril”.

     

     

     

    Lo más leído

    Agroclave