El trabajo silencioso de la vecinal Maccarone en la escuela María Reina Inmaculada

473
Jesús Gómez, presidente de la comisión vecinal Maccarone, nos muestra una realidad muy difícil de atender en tiempos de pandemia. Foto: Gustavo Cabral. EL DIARIO.

El barrio Maccarone es uno de los más complejos de la ciudad de Paraná, por estar atravesado por diversas realidades sociales. EL DIARIO recorrió algunos de sus pasillos y pudo conocer el importante trabajo barrial que se realiza en este lugar para tratar de atender todas sus necesidades y demandas.

SANTIAGO DALZOTTO / [email protected]

A pocas cuadras del centro de la ciudad y casi en las barrancas del río Paraná se encuentra la vecinal Maccarone que abarca entre las calles Güemes, Laurencena, Simón Bolívar y Moreno. EL DIARIO estuvo en el merendero principal que tiene la vecinal y pudo hablar con quien su presidente desde septiembre del 2019, Jesús Gómez.

La escuela María Reina Inmaculada, se encuentra sobre la excalle Manuel Dorrego, actualmente Eloísa Paniagua. Este importante edificio está en el corazón del barrio, distante a unas tres cuadras de la calle Simón Bolívar (continuidad de San Luis) y a pocos metros de la avenida Laurencena.

EL LUGAR. La vecinal no cuenta con un espacio físico de su propiedad, por tal motivo funciona a través de un convenio con la parroquia del barrio en las instalaciones de la escuela María Reina Inmaculada. “En su momento la vecinal tuvo su espacio pero han pasado muchas comisiones y se perdió. Hoy tenemos la posibilidad de utilizar este espacio que por comodato el padre Alejandro nos cede las instalaciones por cinco años a la vecinal”, señaló el presidente de la vecinal, Jesús Gómez.

Visto en el plano, la escuela está ubicada geográficamente bien en el centro del barrio, un lugar estratégico para poder llegar a todos lados. “Estar en este lugar nos permite asistir a los vecinos más rápidamente y estar más cerca de ellos”, expresó el entrevistado.

-¿Cómo se encuentra el barrio actualmente?

-El barrio está bien, el tema de changas es muy complicado porque el barrio es complicado en sí. Acá la gran mayoría trabaja de las changas, otros son vendedores ambulantes y tenemos muchos verduleros. Hoy por hoy es muy complicado, porque los que tenían los puestos de verduras en las calles lo fueron perdiendo y a los vendedores ambulantes hoy ya nos los vemos en el Patito o en la costanera vendiendo garrapiñadas o copos, y esos eran la mayoría de acá del barrio.

ACTIVIDADES. El complejo y las instalaciones de la escuela que actualmente ocupa la vecinal son muy importantes. En ese sentido consultamos al presidente de la vecinal sobre el uso de este lugar y las diversas actividades que allí se realizan. “Tenemos actividades deportivas del municipio que ahora están postergadas por la pandemia, pero las tenemos para mediana edad y para los adultos”.

Los adultos realizan actividades también lunes, miércoles y viernes desde las 17 hasta las 20. En tanto que los martes y jueves desarrollan sus actividades quienes participan en el programa Educando en Movimiento con el apoyo escolar.

SERVICIOS. La cloaca es un punto fundamental y una necesidad más inmediata que remarcan los vecinos, teniendo en cuenta que más del 70 por ciento de los domicilios todavía no cuentan con acceso a la red cloacal. “Estamos esperando que estuviera a punto de venir la red cloacal que es muy importante para nosotros”, indicó Gómez a EL DIARIO.

El barrio tiene red cloacal solamente en un 30 por ciento y ahora se espera el otro 70 por ciento que rondan aproximadamente las 250 conexiones domiciliarias. “Esto va a incluir también tres pasillos que son muy importantes para nosotros. En el barrio tenemos cinco pasillos de los cuales tres incluye este proyecto y para nosotros es muy importante porque son lugares donde viven las personas más adultas del barrio que fueron las fundadoras del lugar y las que consiguieron el asfalto entre otros servicios”.

HUERTA COMUNITARIA. Al fondo de la escuela, en un importante terreno sobre la barranca, se encuentra la huerta comunitaria de la vecinal Maccarone. EL DIARIO pudo conocer el trabajo que aquí se realizan y la importancia que este espacio también tiene para el barrio. “Iniciamos la huerta el año pasado con el objetivo de que sea una huerta comunitaria para que todos los vecinos puedan acercase, teniendo en cuenta de que no hay changas. La idea es poder cultivar las verduras acá y que los vecinos puedan retirar esos cultivos. El año pasado tuvimos muy buena producción de acelga, tomates, morrones y eso estuvo muy bueno porque los vecinos venían y los llevaban. Hoy tenemos muy buena producción de nuevo con acelga, lechugas, habas, arvejas, zanahorias, perejil, entre otras”, señaló Jesús.

MERENDERO. En el barrio son cinco los merenderos que están repartidos en diferentes lugares estratégicos para atender a la mayor cantidad de vecinos. “Estos merenderos a nosotros nos permiten poder llegar a todo el barrio, más que nada por el conflicto barrial que existe”. En este sentido para que tengamos una idea los que viven sobre Simón Bolívar no pueden bajar a la zona de Laurencena conocida en el barrio como el tubo. Para nosotros esto en un punto es muy triste por los conflictos y a su vez es muy bueno porque asistimos a todos y nadie se siente desprotegido”, remarcó Jesús”.

Por otra parte, consultado sobre el servicio que brindan en el merendero principal ubicado en la escuela María Reina Inmaculada, indicó: “Hoy tenemos aproximadamente entre 40 y 50 familias que vienen a retirar la leche, digo familias porque podemos contar en general un promedio de cinco personas por familias. Entre 150 y 200 chicos vienen a retirar la copa todos los días”.

-¿Cómo afrontan los gastos del merendero?

-Con donaciones de personas particulares, políticos y el municipio. Hoy tenemos la suerte de tener la copa de leche y con la comida para poder entregar una vianda solidaria recibimos la ayuda de comedores escolares.