Cultura, Internacionales, Show, Sociedad

Arte en la Argentina en 2018: con más proyección internacional y mujeres triunfantes

El año en el que los movimientos feministas como el Ni una menos y el MeToo cobraron una potencia inusitada, el universo del arte local se hizo eco de este reclamo de igualdad de género en espacios de visibilidad con una presencia femenina arrolladora en la mayoría de las exposiciones en museos, centros culturales y lugares artísticos.

El año que finaliza demuestra que aún queda mucho por contar de la mirada y sensibilidad del mundo de innumerables mujeres creadoras.

Así lo han evidenciado en 2018 las fotografías de Sara Facio sobre peronismo en el Malba, la retrospectiva de Delia Cancela en el Museo de Arte Moderno, la serie erótica pop de Marta Minujín en Henrique Faria, la elección de Mariana Telleria para representar a la Argentina en la Bienal de Venecia 2019, la muestra dedicada a la prensa feminista en los primeros años de democracia curada por María Moreno en el Centro Cultural Haroldo Conti y tantas más.

Basta recordar que casi a principios del año, para el Día de la Mujer -otra fecha plagada de contradicciones- el Museo Nacional de Bellas Artes se sumó a la celebración con un apagón en todas aquellas salas de la colección que no incluyeran obras realizadas por artistas mujeres, lo que convirtió al museo en un espacio prácticamente en penumbras.

La iniciativa del apagón surgió del colectivo `Nosotras proponemos´, que integran, entre otras, la historiadora del arte Andrea Giunta, quien publicó este mismo año el libro “Feminismo y arte latinoamericano”, en el que traza un mapeo sobre la desigual representación de género en el arte, lo que en definitiva “limita la posibilidad de acceder a perspectivas y sensibilidades distintas de las canónicas”.

Las ventajas de ser mujer artista es “trabajar sin la presión del éxito”, o “no tener que pasar por el bochorno de que te llamen genio”, proclamaba con sorna, en su primera exposición en la Argentina el colectivo activista `Guerrilla Girls´, que desde hace 30 años, detrás de máscaras de simios, abogan por la igualdad de género en el arte.

“Siempre tengo en cuenta la representación equitativa de varones y mujeres en las exposiciones. Cuando elijo un tema para una exposición y me cuesta encontrar mujeres artistas me doy cuenta que el problema justamente es el tema elegido”, decía a su paso por Buenos Aires el estadounidense Ralph Rugoff, curador de la Bienal de Venecia 2019, quien visitó talleres de artistas argentinos.

Posicionamiento internacional

Este año será recordado también por el desembarco de la organización suiza Art Basel en Buenos Aires, un programa de una semana de instalaciones de 18 artistas argentinos e internacionales en distintos puntos de la ciudad, que trajo de visita al país al célebre italiano Maurizio Cattelan, reconocido por su arte mordaz, quien creó un cementerio para vivos.

La idea de Basel, en definitiva, es posicionar al arte argentino ante una vidriera internacional. En ese sentido, vale recordar que ni bien arrancó el año, se anunció desde los Estados Unidos el nombramiento de la argentina Inés Katzenstein como curadora de arte latinoamericano del Museo de Arte Moderno (MOMA) de Nueva York, donde será además la primera directora del Instituto de Investigación Patricia Phelps de Cisneros para el Estudio del Arte de América Latina.