La necesidad de rescatar el legado

176
Este miércoles 2 de junio se celebra el 75° aniversario de la República Italiana.

Este miércoles 2 de junio se celebra la “Fiesta de la República Italiana”, el 75° aniversario este año. 

 

Laura Cavallo (*)

 

Jóvenes de la Familia Piemontesa de Paraná. Somos un grupo de jóvenes unidos por el ser descendientes de piemonteses y motivados por el deseo de mantener vivas nuestras raíces y rendir homenaje a nuestros orígenes italianos.

El 2 de junio se celebra la “Fiesta de la República Italiana” en conmemoración del referéndum institucional realizado el 2 y 3 de junio de 1946. A través del mismo, los italianos eligieron la república como forma de gobierno. Ésta reemplazaría a la monarquía que había estado instituida desde el año 1861 hasta la finalización de la 2ªGuerra Mundial, con la previa caída del régimen fascista.

 

Una herencia inconmensurable

Como es ampliamente sabido, la Argentina, desde la segunda mitad del siglo XIX y durante más de un siglo recibió una ola inmigratoria que llegó de distintos países del mundo y un gran porcentaje de ellos eran de origen italiano. Arribaron a estas tierras en busca de una vida y un futuro que, lamentablemente, la Italia de aquella época no les permitía soñar. Fueron millones los italianos que se asentaron en territorio argentino. Algunos de ellos retornaron, pero muchísimos se quedaron para siempre, formando familias y comunidades de italianos que se mezclaron y fusionaron costumbres y tradiciones de manera recíproca con los argentinos.

Resultado de ello, es que hoy muchos jóvenes somos la tercera, cuarta o hasta quinta generación de argentinos descendientes de inmigrantes de Italia. Un alto porcentaje de las últimas generaciones nacidas en suelo argentino, sobre todo en las regiones del centro del país, tenemos al menos un abuelo, bisabuelo o tatarabuelo italiano. Muchos incluso tenemos ancestros italianos por varios lados de la familia. En consecuencia, somos muchísimos los que podemos afirmar con total certeza que por nuestras venas corre más sangre italiana que de cualquier otro país.

Testimonio irrefutable de esto es la infinidad de apellidos italianos que hoy podemos encontrar en la Argentina. Pero esta herencia no queda sólo en apellidos. Son numerosísimas las costumbres, comidas o palabras y modismos traídos por los italianos que se quedaron y se arraigaron en la cultura argentina. Incluso muchos de nuestros gustos y hasta nuestros temperamentos y formas de ser son un legado de nuestros ancestros que vinieron de Italia. Son tantos los elementos que adquirimos de ellos que resulta imposible determinar los límites o cuantificar esta herencia que ha sabido trascender cualquier frontera temporal.

Por poner sólo un ejemplo, basta sólo con prestar mínima atención a nuestro vocabulario cotidiano para darnos cuenta de que al decir “cucha”, “¡guarda!”, “chau” o “birra”, estamos utilizando palabras en italiano o derivadas directamente de este idioma. Y hay miles más que derivan de las lenguas y dialectos regionales y provinciales de Italia, como “pibe”, “biaba”, “chitrulo”, “deschavar”, por nombrar unas poquísimas. En definitiva, términos y frases que usamos a diario y, a veces sin saberlo, son italianismos o modismos propios del piemontés, el lombardo, el genovés, etc.

 

Huérfanos de nuestra cultura italiana

Ahora bien, cada vez somos menos conscientes de este enorme legado. Pese a que muchas familias aún intentan mantener viva la cultura, idioma y costumbres de nuestra Italia, y a pesar del trabajo de las organizaciones italianas que existen en la Argentina, se ha producido una ruptura en la continuidad de ese hilo que nos une a nuestro pasado italiano. En muchas familias, la cultura italiana, así como el idioma, se mantuvieron vivos hasta la generación de nuestros abuelos o incluso hasta una o dos generaciones anteriores. Y de allí en adelante, ya sea por falta de interés o porque no se supo cómo, no se continuó transmitiendo esta riquísima cultura.

Muchos desconocemos cómo fue la llegada de nuestros ancestros a suelo argentino; si llegaron solos o con sus familias; dónde se instalaron; cómo se conocieron nuestros abuelos y abuelas o bisabuelos y bisabuelas; cómo se adaptaron a la vida que crearon aquí. Muchos ni siquiera saben cuáles son las comidas típicas de las regiones de las que provenían sus ancestros. Incluso a muchos de los que quieren obtener la ciudadanía italiana les resulta muy difícil encontrar datos sobre el inmigrante y deben buscar durante años hasta dar con algún dato que les permita conocer algo más sobre su ascendiente italiano.

Y existen asociaciones de italianos, pero muchas están conformadas por nuestros abuelos y casi no hay participación de la generación de nuestros padres y de la nuestra. Y así, poco a poco las costumbres, festividades tradicionales, comidas típicas y lenguas regionales se van perdiendo o corren el riesgo de quedar archivadas en las páginas del olvido.

 

¡Pero aún no es tarde!

No obstante, aún podemos recuperar esa herencia manteniendo vivas las tradiciones de nuestros ancestros y aprendiendo el idioma italiano y las lenguas habladas en nuestras regiones de origen. Aún podemos reunirnos en familia a cocinar y degustar platos y bebidas típicos. Aún podemos detenernos a reflexionar sobre cómo era la vida de los italianos cuando tomaron la decisión de subir a aquellos barcos, dejando todo atrás, para comenzar una nueva vida que cambiaría para siempre su destino y el nuestro.

Como jóvenes descendientes de italianos sentimos la necesidad y tenemos la responsabilidad de rescatar ese legado y recuperar las costumbres, las comidas típicas, la música, el idioma -así como las lenguas regionales- y todo aquello que nos recuerda esos tiempos pasados pero también nos conecta eternamente con la Italia de hoy. Debemos asumir ese compromiso de perpetuar esa herencia no sólo conservándola nosotros mismos sino además transmitiéndola a las generaciones venideras, recordándoles que hay muchísimo que heredamos de los italianos, hasta nuestra forma de hablar en un tono elevado, diciendo muchas “malas palabras” y gesticulando con las manos.

Por todo ello, especialmente en este día, queremos rendir homenaje a nuestra sangre italiana y agradecer a nuestros ancestros todo lo que nos transmitieron que hace que nuestra cultura actual sea tan rica. Y por esto, los invitamos a participar en el acto virtual que se transmitirá en vivo el 2 de junio a las 18, por nuestro canal de YouTube “Familia Piemontesa de Paraná” y por nuestra página de Facebook “Jóvenes de la Familia Piemontesa de Paraná”. ¡Los esperamos! Buona Festa della Repubblica Italiana!

 

 

(*): Miembro de la Familia Piemontesa de Paraná.

 

 La tarea de los jóvenes

 

Laura Moro

Como todos los años, los italianos, el 2 de junio, nos preparamos para celebrar el Aniversario de la República, el 75° este año.

Los jóvenes de la Familia Piemontesa de Paraná han sido este año los responsables de organizar el acto de la “Festa Della Repubblica”. Me es muy grato, como Consejera del COMITES Rosario, auspiciar esta productiva tarea de los jóvenes, y alentarlos a seguir por este camino.

Es maravilloso ver cómo la 4ª o 5ª generación de los primeros inmigrantes, tienen plena conciencia de la historia de la inmigración, de la lucha y los esfuerzos que ellos realizaron, de los valores que supieron vivir y encarnar.

Desde este nuestro problemático presente, en el cual el mundo se debate entre tantas antinomias, dualidades, contradicciones y dolores, encontramos en esa savia joven un eje de vida, que retoma esos valores heredados y enorgullece a sus ancestros.

 

Una agenda cultural para festejar la italianidad