7.6 C
Paraná
viernes, julio 30, 2021
  • Entre Ríos
  • Política
  • Nosotros
Más

    Moine, a favor de una convergencia política para “frenar al kirchnerismo”

    En sus afirmaciones alude a su experiencia como empresario y como gobernador; también a lecturas e informes de profesionales sobre temáticas específicas. Unidos por la Libertad es el partido provincial que junto a otros justicialistas impulsó Mario Moine y Entre Ríos Entre Todos, un espacio desde el que trabaja en un proyecto de provincia. “Me produce mucha satisfacción que esto esté siendo valorado por mucha gente”, dijo a EL DIARIO.

     

    Redacción EL DIARIO / [email protected]

    Libros, informes, gráficos que dan cuenta de análisis sobre ciertos aspectos de la administración pública tales como estructuras orgánicas, una tablet a la que recurrió para repasar discursos del gobernador o publicaciones en el blog de Entre Ríos Entre Todos fueron recursos que Mario Moine dispuso en distintos momentos de la entrevista con EL DIARIO.

    Se refirió al desarrollo de la provincia, a la gestión de gobierno y otras cuestiones relativas a las próximas instancias electorales: las legislativas, PASO mediante, y especialmente, las generales de 2023.

    “Los partidos políticos han dejado de funcionar como tales. El radicalismo tiene internas, pero nuestro partido dejó de tener congresos, internas, venimos con la decisión de cada gobernador cada cuatro años que, en no pocas provincias, es reelecto o dice quién es su heredero. Y a veces, su heredero es su esposa. No hay más cuadros técnicos” observó el ex gobernador.

    La crítica le sirvió a Moine para hablar del camino iniciado. “En estos últimos 7 u 8 meses hemos reflotado esos cuadros técnicos, gente que ha hecho experiencia en la administración pública y otra en la actividad privada, y que nos permite después de este período haber abierto un blog donde están volcados los primeros temas”.

    Destacó entre los insumos, un libro que el Consejo Empresario editó a los 20 años, con material que consideró muy importante. En sus manifestaciones, subrayó los conceptos desarrollo y sustentabilidad y aludió a aportes que reciben desde el desarrollismo e incluso por nombres del radicalismo.

    “La gente del desarrollismo que están reflotando el partido me ha rodeado; hay opiniones de dirigentes del radicalismo en el grupo a los que se consulta sobre distintas temáticas”, comentó.

    En palabras de Moine, “Entre Ríos Entre Todos es una corriente política que comenzamos en enero en Villaguay, donde se emitió un documento fundacional. Esto no es secreto, no es para un candidato a gobernador en particular. Lo vamos a ir expresando en el blog que puede consultar cualquier persona y utilizarlo si lo considera útil”.

    Acerca de la integración del espacio, respondió: “Nosotros somos frentistas. Estamos por fuera de la estructura peronista. No somos kirchneristas; tenemos diferencias con el kirchnerismo en lo económico, en el comportamiento ético, de tal manera que creímos conveniente trabajar de otra forma”.

    Referencias del espacio son también Augusto Alasino, Luis Leisa, Emilio Martínez Garbino. Moine apunta nombres de Gualeguay, Feliciano, Concepción del Uruguay, Victoria. “En estos 5 o 6 meses vamos recibiendo llamados y se incorporan”, apuntó.

    ESTRATEGIA. Moine adelantó que “en estos meses pretendemos encontrar un camino común con otros partidos políticos, pero en función de un proyecto”.

    Planteó: “¿cuál es el sentido que discutamos las diferencias ideológicas que tenemos? Nosotros decimos ´vamos detrás de un proyecto, vamos a discutirlo´. El enfermo está tan grave que no creo que tengamos tantas diferencias para ver cómo lo medicamos”, afirmó refiriéndose a la situación del país.

    En la semana que pasó diferentes expresiones políticas en el andarivel de la oposición comenzaron a hablar de candidaturas. Expresiones internas del radicalismo lo hicieron, como el sector de los intendentes en el espacio Construir y también Convergencia. En tanto, en medios nacionales, Rogelio Frigerio expresó su intención de ser candidato a diputado nacional.

    A propósito, Moine señaló que mantienen charlas con referentes del radicalismo y también del socialismo, aunque en ambos casos dijo que fueron reservadas porque estas fuerzas políticas atravesaron en los últimos meses procesos de internas. También mencionó diálogo con el GEN, con Frigerio, con (Alfredo) De Ángeli. “Veremos si podemos converger en una construcción política que no se llamará Cambiemos”, deslizó.

    En lo que a su participación partidaria refiere, contestó: “Nosotros ya tenemos identidad propia, tenemos partido político: Unidos por la Libertad. Hemos renunciado al Partido Justicialista”, afirmó al tiempo que recordó que “Emilio (Martínez Garbino) y (Luis) Leisa están con un nuevo espacio desde 2005”.

    Unidos por la Libertad “es un partido provincial con la posibilidad de llevar lista propia en las PASO” e insistió en “un proyecto de provincia en el que pretendemos trabajar juntos. Imposible que no logremos ese objetivo con la situación muy difícil del país”.

    PASO. “Personalmente creo que hay que profundizar la vida en democracia y es bueno que haya PASO. Se puede buscar una lista en común, pero si hay otros radicales que creen que son opción, bienvenidos sean. Si logramos asociarnos o encontrar un frente también participar con nuestra lista, respetuosamente”, opinó sobre los próximos comicios, convencido de que “en esta contienda electoral hay que ganar los suficientes legisladores como para frenar al kirchnerismo en su vocación de lesionar la República”.

    Señaló que Unidos por la Libertad “todavía no tiene candidatos a diputados pero los vamos a tener”. En ese punto aclaró: “Yo apuesto a 2023. Este es mi último acto político, conozco todos los temas de la provincia, hace meses que leo, me asesoro”.

    A pesar de entusiasmarse con las dos instancias electorales y dedicarse a pensar un proyecto de provincia, descarta de plano ser candidato. “En el 2003 cuando Julio Solanas ganó la interna dije ´hasta aquí llegue´. En 17 años nunca intenté ser intendente ni legislador nacional; pero me produce mucha satisfacción que esto está siendo valorado por mucha gente y gente importante de la política entrerriana no solo de nuestro espacio”.

    FOTOS: Gustavo Cabral.

    En el diseño de un proyecto para Entre Ríos

    EL DIARIO consultó si la referencia recurrente a trabajar en un proyecto de provincia marcaba un déficit de las distintas gestiones de gobierno en Entre Ríos.

    En la respuesta Moine marcó la importancia de equipos y planes de gobierno. Repasó: “El actual presidente se enteró tres o cuatro meses antes de las PASO de su candidatura -las versiones posteriores daban cuenta que su objetivo era ser embajador en España-. Luego de las PASO, en un proceso de pocos meses, vinieron las generales. Más allá de la capacidad política de Cristina Kirchner, ella decidió quién iba a ser candidato a presidente y que ella iba a ser a vicepresidente. ¿Cuáles fueron los equipos técnicos, quiénes estuvieron trabajando si quien conduce ese proceso ni soñaba que iba a ser presidente de la Nación?”, interrogó. La idea del ex mandatario entrerriano es que “ese nivel de improvisación no se puede cometer”.

    En el terreno provincial consideró que “es mucho” lo pendiente y que “no va a ser fácil”. Recordó que “en la década del 90 planteaba que la administración pública no podía ser agencia de empleo. Entonces había 45.000 empleados y hoy hay 85.000”, pero ahora agregó que “tampoco puede ser agencia de empleo de la clase política. Hoy hay 700 funcionarios en el Poder Ejecutivo, luego viene el Legislativo, los organismos descentralizados. Eso hay que corregirlo”, enfatizó.

    Quizá resguardándose de las reiteradas reacciones que generaron sus críticas a la administración pública, aclaró: “Hablo de profesionalización de la administración pública respetando la estabilidad. No es el Moine de la (ley) 8706”, remarcó antes de explicitar su posición: “Tiene que conducir el empleado público de carrera si no, nosotros (políticos) improvisamos porque al candidato a intendente de un pueblo (que pierde una elección) le tenemos que dar algo, sin que conozca, y lesionamos las ganas de trabajar, de ascender y perfeccionarse del empleado público porque con esas condiciones nunca van a ocupar las direcciones”, ejemplificó. Sostuvo que “el político viene con un proyecto a aplicar, no a conducir el Estado”.

    Por otra parte, apuntó que “hay una anarquía salarial tanto en los sueldos como en las jubilaciones. Hay 2000 personas de los 85.000 que ganan más que el gobernador. Casi todos los organismos descentralizados están presididos por gente que gana más que el gobernador. Esta es una situación anómala que hay que cambiar” para lo que propicia “establecer como sueldo máximo de la administración pública el del gobernador y a partir de ahí vicegobernador, Poder Judicial, organismos descentralizados, ministros, secretarios, legisladores…”.

    Más adelante, sintetizó que “el planteo de nuestro trabajo tiene tres etapas”, las presentó e hizo algunas consideraciones. “Primero analizamos el Estado como prestador de servicio: salud, educación, seguridad, medio ambiente, problemática vial, obras de infraestructura, rutas (nacionales, provinciales) caminos rurales; segundo, el Estado y la economía: cómo participa la política tributaria -donde hay fuertes reclamos- con la política energética y con las obras de infraestructura necesarias –hidrovía, puerto de Diamante, de Concepción del Uruguay, el del sur donde recién van a tener wifi. Del puerto de Ibicuy deberíamos hacer una cosa mucho más compleja”, opinó.

    Y la tercera, “el análisis de la economía que tiene que ver con los empresarios. ¿Cómo podemos intervenir? Con plata. ¿De dónde sale? Superávit operativo. Hoy estamos muy mal” dijo tomando en cuenta el déficit de la Caja de Jubilaciones y Pensiones y el endeudamiento de la provincia, que consideró que no se podrá pagar y “por eso creo que el gobernador debería tratar de pasar (la deuda) a la Nación”.

    Otro aspecto que destacó fue “el marco moral” del trabajo iniciado. “Ética, compromiso con el bien común, decencia, que fue esencial en el inicio de la democracia. Del 83 en adelante había una vocación de trabajo y de entrega enorme y poco a poco fue apareciendo en los ámbitos nacionales y luego, provinciales, la corrupción. No son muchas las manos, pero no es poca la omertá, el silencio que deja hacer”, cuestionó.

    La educación así como el desarrollo y la industrialización de Entre Ríos aseguró que son capítulos de ese plan para la provincia. “Nuestra vocación es construir un proyecto durante dos años. Lo nuestro no va a ser enunciativo, sino propuestas. La base del trabajo es el gobernador y los ministros de los que hacemos un seguimiento diario”.

    Decisiones clave

    Financiamiento y energía son clave en el desarrollo productivo. En el período 1991-1995 se privatizaron el Banco de Entre Ríos y la Empresa Provincial de Energía.

    “Desde ya que uno siempre está ajustado para pagar sueldos, y veía que todos los meses a la provincia le descontaban 700 mil dólares y pregunte por qué. Se había firmado un decreto de capitalización del banco por 50 millones porque estaba desfinanciado, no tenía más capital. Probamos tres años con el Banco de Entre Ríos y perdimos 90 millones de dólares; entonces dijimos basta. Los créditos no se cobraban, siempre el empresario iba y político de por medio… se fue acumulando un nivel de incobrables. (Jorge) Busti siendo intendente me llamó para decirme que hiciera algo. Por eso se privatizó”.

    En 2008 se estableció en la nueva Constitución provincial la posibilidad de crear un banco. ¿Por qué no se hizo? Es una larga discusión que estoy dispuesto a dar, pero lo que no sabe la gente es que llevábamos casi 100 millones de dólares perdidos y no pudimos corregirlo.

    -¿Y la empresa de energía?

    -La privatización fue porque entendimos que es un servicio que podía hacer perfectamente la actividad privada con un organismo que es el Epre que no sé qué está haciendo porque fue creado únicamente para controlar y fiscalizar la tarifa.

    El plan de desarrollo que tenía la empresa privada era de primera y el nivel de empleados que llegaron a tener. Hoy nos damos el lujo de tener 5 síndicos, con $ 300.000 (de sueldo). Hay que tomarse tiempo para averiguar qué hace un síndico. Los 5 síndicos más los 5 directores son 10 y cuando hacemos número podemos llegar a 80 ó 100 millones de sueldos en el año. Es para discutir.

    -Y el costo de la energía

    -Ya tenemos un contador dedicado solamente a eso. Buscamos los balances de los últimos 10 años, buscamos cómo evolucionó la plantilla de personal de los últimos 10 años, nos preguntamos por qué Corrientes tiene un 40, 50% menos en el costo de la energía que llevó a que todos los arroceros se fueran a esa provincia. Veremos cuál es el camino porque el costo energético es importante.

    Otro tema en el que podemos caer todos los gobernadores es con la represa de Salto Grande porque -más allá que hay decisiones que toma la Nación e importan poco las provincias- tendríamos que haber acordado una tarifa preferencial, de excepción, entonces sí podríamos haber tenido ese gancho de un costo energético muy bajo para toda la industria.

    Lo más leído

    Agroclave