Estudiante de 24 años reconoció que ayudaba a vender drogas

133
En la investigación se pudo determinar mediante las tareas de vigilancia “la acción ilícita de comercialización de material estupefaciente en calle Vicente del castillo al final”.

La investigación comenzó el 24 de noviembre de 2020 y culminó el 10 de marzo de 2021 con el allanamiento en una vivienda ubicada en calle Vicente del Castillo al final, en Paraná. La pesquisa incluyó vigilancias con drones y el uso de cámaras ocultas.

 

El juez de Garantías de Paraná, Juan Carlín, dará a conocer la semana que viene su veredicto respecto del acuerdo de juicio abreviado que le presentaron ayer a la mañana, el fiscal, Mariano Budasoff, y el defensor, Claudio Berón, respecto de la situación de CFEGA, una joven estudiante de 24 años que fue detenida el 10 de marzo de este año en un allanamiento a un kiosco en el que se comercializaba estupefacientes al menudeo. El acuerdo, con el consentimiento de la imputada, comprende la pena de tres años de prisión de cumplimiento condicional, más una multa que le fue condonada por su situación de vulnerabilidad y la observación de normas de conducta por dos años.

Contexto

En el acuerdo, las partes consignaron que “en lo que respecta a la calificación legal, ha quedado claro desde la imputación que CFEGA no ha tenido el dominio del hecho como sí lo ha tenido IMA, quien ha detentado la droga en su domicilio y ha sido vista vendiéndolo a diferentes consumidores en diferentes oportunidades, incluido el día 10 de marzo del corriente año”. En este sentido, se convino en que la imputada “merece una atribución como partícipe secundaria…, en tanto, no surge de la investigación previa que haya tenido participación en la comercialización de estupefacientes, siendo encontrada ayudando a IMA en forma eventual el día del allanamiento y, probablemente su aporte más importante haya sido ayudarla a descartarse del material estupefaciente cuando el personal policial iniciaba el procedimiento de registro de la vivienda”. También se consideró como factores atenuantes, además del reconocimiento de su culpabilidad, “su corta edad, sus claros rasgos de vulnerabilidad social y económica, y su carencia de antecedentes penales y contactos con la ley penal en general”.

El hecho

A la joven se le imputó que “el 10 de marzo de 2021, entre las 13 y las 14.30, NJV y CFEGA ayudaron ocasionalmente a IMA a vender cannabis sativa y clorhidrato de cocaína fraccionada en pequeñas dosis a los consumidores que asistieron al domicilio de ésta, sito en calle Vicente del Castillo al final de esta ciudad”. También se le atribuyó que “ante el arribo del personal policial ese día, González además ayudó a Aguilar a intentar deshacerse de la droga que llevaba consigo en una riñonera de cuerina color negro que contenía en su interior: 54 envoltorios de nylon con 62,4 gramos de marihuana, 54 envoltorios de nylon con 16 gramos de cocaína, 45 envoltorios de nyloncon 12.8 gramos de cocaína, dos envoltorios de nylon con 2,9 gramos de marihuana, una bolsa plástica con 20.2 gramos de picadura de marihuana, más dinero en efectivo de diferente denominación”.

Pesquisa

En la investigación se pudo determinar mediante las tareas de vigilancia que “la acción ilícita de comercialización de material estupefaciente en calle Vicente del castillo al final, se realiza desde el domicilio en el cual habita la ciudadana identificada como IMA y su grupo familiar, pudiéndose captar el arribo de diversas personas, masculinos en su gran mayoría, en diferentes medios de movilidad como así también en forma peatonal, clientes que en un breve lapso de tiempo se hacen del estupefaciente en el lugar y se retiran velozmente, dirigiéndose todos hacia el pasillo que se encuentra emplazado en el margen izquierdo de la vivienda de la sospechada, el cual además comunica a calle Tacuarí”. Las guardias determinaron que al lugar llegaban personas en autos, motos y bicicletas.

Dron

También se determinó que “la vivienda posee una ventana de forma rectangular que da hacia el ingreso del pasillo mencionado, la cual se puede observar mediante las primeras vigilancias realizadas con equipo fílmico drone, desde una vista aérea, como así también luego se realiza un pasaje terrestre por el frente de la finca obteniéndose una mejor imagen más próxima de las características edilicias de la vivienda interesada”. Además, filmaciones de calle Vicente del Castillo, desde calle 3 de Febrero hacia su final, exhibieron “con claridad que en la cuadra no funciona negocio licito tales como kioscos o almacén de ninguna índole, solo una aparente verdulería que no posee mercaderías a la vista ubicada unos 20 metros aproximadamente antes de la vivienda de la sospechada por el mismo margen, por lo que no se justifica el flujo casi constante de personas en diversos medios de movilidad que llegan y se retiran velozmente en diferentes medios de movilidad…”.

Satélites

El ilícito negocio contaba con el aporte de “satélites o vigías” que tienen la función de alertar de la presencia de la Policía. En este punto se mencionó que las vigilancias exhibieron a dos chicas que cumplían aquella función sentadas debajo de “la sombra de árbol” ubicado frente al domicilio investigado. Asimismo, mediante una cámara oculta utilizada por un policía se pudo filmar una secuencia en la que se produce un intercambio de dinero por estupefacientes.