9.8 C
Paraná
miércoles, junio 16, 2021
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    Pastafrola: Masa italiana con relleno criollo

    Revista Muy Entre Ríos | Andrés Tedesco

     

    Así como los argentinos somos una fusión de inmigrantes de diferentes países europeos, se puede asegurar que la pastafrola comparte este multitudinario origen.

    Llegada de la mano de los italianos a nuestras tierras, el relleno de la tarta en nuestro país cambió debido al gusto de los españoles -frutas varias por membrillo- y adquirió una estética de inspiración austríaca.

    Es decir, si vamos a ponernos estrictos, diremos que la historia de la pastafrola se inicia en Italia pero que la influencia de las diferentes comunidades inmigratorias que llegaron a la Argentina durante la primera mitad del siglo veinte la convirtieron en un postre típico de nuestro ADN.

     

    Los genoveses

     

    La versión italiana cuenta que la receta ya era conocida en Venecia antes del año mil cuando se utilizaba como preparación neutra tanto para comidas saladas como dulces.

    Se dice que la primera descripción registrada de la preparación data del siglo seis. Los pasteleros genoveses la convirtieron en dulce cuando le incorporaron la caña de azúcar llegada de Siria y Egipto después del siglo diez.

    La preparación y estilo desciende de las crostate italianas. La crostata es una tarta que si es dulce se elabora con la masa que los italianos denominan pastafrolla y que luego rellenan con frutas frescas, con dulces, con crema pastelera o ricotta y que se termina con el típico enrejado de masa.

    Famosa por ser una de las tartas dulces más populares de nuestro país además de un ícono para acompañar el mate, el té o el café, puede venir rellena con membrillo -en su versión clásica-, con dulce de batata e incluso con dulce de leche.

    La receta de pastafrola se ha difundido en todos nuestros hogares de la mano de la tradición familiar, pasada muchas veces en forma oral o en papelitos que atesoramos con nuestra receta.

     

    Ingredientes:

     

    – Harina 0000 2 tazas

    – Azúcar 1 taza – Manteca 100 gr

    – Huevos 2

    – Esencia de vainilla 1 cucharadita

    – Ralladura de limón a gusto

    – Dulce de membrillo/batata 400 gr

     

    Procedimiento:

     

    1. En un bol, colocar la manteca a temperatura ambiente y el azúcar, luego agregar de a uno los huevos, la esencia de vainilla, la ralladura de limón y por último la harina.
    2. Unir todo sin amasar hasta obtener una masa blanda y dejar descansar en la heladera por 30 minutos aproximadamente envuelta en papel film.
    3. Pasado el tiempo de reposo, colocar 3/4 parte de la masa en un molde para horno enmantecado y enharinado, extendiéndola con las manos hasta llegar a los bordes. Reservar la otra porción de masa para realizar el típico enrejado.
    4. En una cacerola colocar el dulce elegido con un poco de agua caliente o vino dulce. Calentar para que se ablande y así realizar un puré.
    5. Colocar sobre la masa nuestro dulce de membrillo o batata y realizar el enrejado con el resto de masa.
    6. Cocinar en el horno a temperatura media por unos 45 minutos. Esperar a que se enfríe para servir y disfrutar.

     

    Lo más leído

    Agroclave