9.8 C
Paraná
miércoles, junio 16, 2021
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    Archicofradía Club de Arte

    Se trata de un espacio donde artistas y hacedores culturales entrerrianos se encuentran para diversos cursos de formación, como también exposición y venta de sus obras. Si bien el club ya existía, actualmente se encuentra atravesando una nueva etapa en un flamante espacio ubicado en la peatonal paranaense, antes de llegar a calle Gualeguaychú. Santiago Moreyra, artista paranaense y uno de sus actuales encargados, le cuenta a MUY sobre sus propuestas.

     

    Aldana Badano | Revista Muy Entre Ríos 

     

    Una puerta angosta y unas escaleras empinadas hacen de preludio antes de ingresar al nuevo espacio que hospeda a la Archicofradía Club de Arte, antiguo pero restaurado y con una decoración minimalista basada en cuadros de artistas locales y muebles antiguos.

    Al ingresar, luego del alcohol en gel reglamentario, se puede observar un amplio distribuidor y en su primera habitación, se encuentra el local Taller del Diablo del tatuador Diego Barsante.

    En la habitación siguiente, Santiago Moreyra brinda talleres de dibujo y tiene su taller propio; Ignacio Ghiggi, socio y gestor del espacio, también tiene su propia oficina.

    Luego, una sala amplia ofrece un agradable espacio de estar con mesas y cantina con propuestas gastronómicas de la mano de Gisel Pérez y su emprendimiento “Amor Francés pastelería”.

    También hay un amplio patio que en las noches de fines de semana es aprovechado para brindar espectáculos culturales. Y, finalmente, Ainé Ferreyra tiene su gabinete de estética.

    Santiago Moreyra es un artista paranaense que realiza dibujos, ilustraciones, diseños de tatuajes, brinda talleres de dibujo y se avoca a las artes visuales y a lo referente a la gestión cultural.

    En diálogo con MUY, el artista cuenta acerca de la actualidad de la Archicofradía, que comienza a dar sus primeros pasos en este nuevo espacio ubicado en plena peatonal paranaense a metros  de llegar a la intersección con Gualeguaychú.

    – ¿Cómo definirías a Archicofradía Club de Arte?

    – El espacio de la archicofradía está destinado al quehacer artístico, al disfrute estético, a la vinculación desde el arte. Es un lugar que reúne diferentes disciplinas y perspectivas a cerca de los vínculos y la condición humana.

    Todo atravesado por una perspectiva amplia. También está enmarcada en la idea de club en donde hay socios que desarrollan sus actividades en este espacio. El club ofrece un espacio para compartir, crear y hacer.

    Tenemos una cantina que funciona como bar por las noches, un lindo patio que se puede ocupar para realizar distintas expresiones artísticas.

     

    – ¿Por qué lleva ese nombre?

    – En el terreno pagano, se denominan cofradías a los grupos de brujos y brujas que pertenecen a una congregación y que se reúnen para celebrar sus fiestas, ritos o prácticas de culto. Archi por ser el resultado de la fusión de varias hermandades.

    Somos una diversidad de hermandades aunadas al fin de generar y promover actividades artísticas. Conformamos un club en donde se forja al calor del dialogo y las propuestas una voluntad colectiva que marca el rumbo del camino a seguir.

     

    -¿Cómo es la historia del club?

    – El club existe desde hace varios años. Pasó por distintos espacios de la ciudad y hasta funcionó de manera itinerante. Actualmente se encuentra atravesando una nueva etapa en este espacio ubicado en calle San Martin.

    Estuvo un tiempo en calle 9 de Julio, también funcionó en el club Belgrano y calle Colón y La Rioja y en este último tiempo, previo a inaugurar el nuevo espacio, funcionó de forma itinerante ya que tuvimos muchos proyectos en Córdoba.

     

    -¿Quiénes lo componen?

    – La composición es muy dinámica y va cambiando de acuerdo al momento y las ganas. Se conforma con los asociados y la gente que quiera sumarse, dependiendo del proyecto. A veces estamos algunos,  a veces están otros. La idea es que funcione independientemente de quiénes estén.

     

    – ¿Qué propuestas hay en el club actualmente?

    – Hay un taller de dibujo que dicto de manera presencial e individual. También hay talleres de baile lunes y miércoles, hay un espacio para expresión corporal vinculada con el teatro a cargo de Tonio López, Diego Barsante con su local de tatuajes “Taller del Diablo”, Gisel Pérez con su emprendimiento gastronómico “Amor Francés Pastelería” y Ainé Ferreyra con su gabinete de estética corporal.

    También están por comenzar talleres de fotografía, cine y yoga. De a poco nos vamos organizando de acuerdo a las normativas que surgen en este contexto de pandemia y recibiendo distintas propuestas de artistas y hacedores culturales de la ciudad.

     

     

     

    Lo más leído

    Agroclave