26.3 C
Paraná
miércoles, octubre 23, 2019
  • Paraná
  • Entre Ríos
  • Policiales
  • Política
  • Sociedad
Más

    Una historia repetida en Tribunales

    Vuelven a advertir sobre el maltrato a denunciantes en la Fiscalía de Violencia de Género.

    El efecto dominó que generó la denuncia de Thelma Fardin en una enorme cantidad de chicas tuvo su correlato en Paraná. Una madre que fue a denunciar que su hija sufrió violencia física y psicológica alertó que fue maltratada en la mesa de entradas de Fiscalía de Género. Como contrapartida, resaltó la buena atención en la Oficina de Violencia de Género del Poder Judicial.

     

    Néstor Belini | coordinacion@eldiario.com.ar

     

    El viernes 2 de noviembre el reconocido abogado del foro de Paraná, Milton Urrutia, relató a EL DIARIO una grave situación que vivió una mujer a la que acompañó a la Unidad Fiscal de Violencia de Género y Abuso Sexual a realizar una denuncia.

    El abogado sostuvo que la mujer fue maltratada en la mesa de entradas de la Unidad que funciona en la planta baja del edificio de Tribunales, en Paraná.

    Un mes y medio después y en otro contexto, otra mujer puso en exhibición la misma situación. Incluso sostuvo que no le quisieron tomar la denuncia.

    Desde la Oficina de Violencia de Género del Poder Judicial informaron que las denuncias las pueden realizar menores, sus padres e incluso con reserva de la identidad del denunciante.

     

    Quiebre

     

    El efecto dominó que generó en muchas mujeres, sobre todo jóvenes, la denuncia de la actriz Thelma Fardin contra su colega Juan Darthes, repercutió en Paraná.

    La denuncia se transformó en el camino a seguir por muchas chicas que sufrieron abusos sexuales y violencia física y pasicológica, y hasta que Fardin no lo expuso con la valentía que el caso requiere, no se habían animado a hablar.

    Sólo un grupo de chicas venía transitando en soledad aquel camino a través de denuncias en las redes sociales. Se trató de casos puntuales, por lo que la denuncia de Fardín significó un antes y un después.

    El jueves, después de la denuncia de Fardin, en Paraná comenzó a circular en las redes sociales una lista de un centenar de jóvenes a quienes se les atribuían casos de abuso y violencia contra mujeres jóvenes.

    En ese contexto de enorme movilización, no pocos padres se enteraron por las redes que sus hijas habían sufrido aquella violencia machista.

    Ese fue el caso de una mamá que llegó a la Unidad Fiscal de Violencia de Género y Abuso Sexual a realizar una denuncia por un caso de violencia física y psicológica sufrida por su hija.

     

    Decisión

    La mamá explicó a EL DIARIO que se enteró de la situación por la que pasó su hija porque las amigas lo exhibieron en redes sociales. El caso ocurrió el año pasado, cuando la chica tenía 17 años y el joven 19 años.

    También precisó que se decidió a realizar la denuncia porque el joven señalado realizó una publicación amenazando que iba a iniciar acciones legales por calumnias e injurias.

    El primer paso que dio fue concurrir a la Oficina de Violencia de Género del Poder Judicial, donde reconoció que la atendieron “de maravilla”.
    La mamá señaló que Yanina Izet, titular de la Oficina y coordinadora de los equipos técnicos del Poder Judicial, la asesoró y le destacó que “era ponderable que quisiera realizar la denuncia porque significaba que apoyaba a mi hija y me envió a que fuese a Fiscalía en Tribunales, que podía hacer la denuncia perfectamente aunque mi hija fuese mayor de edad, que la denuncia podía ser anónima y que la puede hacer cualquier persona”.

     

    Piedras en el camino

     

    Una vez en Fiscalía, la mamá precisó que “en mesa de entradas no me querían anotar porque me decían que si mi hija era mayor de edad la denuncia la tenía que hacer ella. Les informé que venía de la Oficina de Violencia de Género, de mala gana me anotaron en un papel y me dijeron que me iban a llamar. Cuando me llaman para hacer la denuncia, me vuelven a preguntar la edad de mi hija y les contesto que tiene 18 y me dicen que me fuera, que a la denuncia la tenía que hacer ella. Antes de retirarme les reiteré que había hablado con la titular de la Ofician de Violencia de Género y que me había dicho que la podía realizar yo. Nuevamente de mala gana me hacen pasar, me tomaron la denuncia, me hicieron un montón de preguntas y en un momento les digo que el chico tuvo un gesto violento con mi hija. Me interrogaron por qué había pasado eso. Les dije que esa pregunta no correspondía porque era como volver a justificar una violación porque la chica llevaba una pollera corta”.

     

    Sello

     

    La mamá indicó que en su exposición hizo “notar la violencia psicológica y las agresiones verbales y físicas que sufrió mi hija, y las verbales no las hacen constar en la denuncia, cuando noto que no están, me dicen que está la violencia psicológica. Le respondo que no es lo mismo, pido que las agreguen y firmo esa copia porque no me la entregaban, la tuve que exigir yo”.

    Sin embargo, cuando salió de Tribunales advirtió que “la denuncia no está firmada, solo tiene un sello, por lo que vuelvo a la Oficina de Violencia de Género para manifestarles que me obstaculizaron realizar la denuncia en la mesa de entrada y que fueron dos mujeres en Fiscalía”.

    La mamá precisó que “Izet no estaba pero me atendió, también muy bien, una chica de nombre Ruth, que me tomó los datos y me dijo que se los iba a pasar a Izet”.

    Finalmente, la mamá dejó para destacar “la atención en la Oficina de Violencia de Género” y para “mencionar que realmente te maltratan en Fiscalía cuando vas hacer un tipo de denuncia por violencia de género”.

     

    Denuncia

     

    En diálogo con EL DIARIO, la titular de la Oficina de Violencia de Género del Poder Judicial fue contundente al precisar que “las denuncias se pueden tomar a menores, en ese caso se da intervención al defensor oficial del Ministerio Público Pupilar; también los padres pueden hacer denuncias por hechos que hayan sido víctimas sus hijas e hijos, incluso se pueden hacer denuncias donde se pida la reserva de la identidad de la persona denunciante”.

     

    Pasos

     

    Izet explicó claramente los pasos que tiene que transitar una mujer que quiere hacer una denuncia por violencia de género o abuso sexual.

    La funcionaria expresó que “pueden formular la denuncia en la comisaría que tengan más cerca, después, esto va a depender de que se presuma la comisión de un delito, porque hay hechos que no constituyen un delito, y cada comisaría va a derivar al Juzgado de Familia si no hubo delito y a la Fiscalía cuando se presume la comisión de uno. También, en este último caso, las denuncias se pueden hacer en las fiscalías de toda la provincia”.

    Izet sostuvo que las denunciantes “se pueden constituir en la Unidad Fiscal de Violencia de Género, consultar y hacer la denuncia correspondiente por los hechos que hayan sido víctimas. El horario para realizar la denuncia es el habitual administrativo pero también hay guardias, todos los funcionarios y funcionarias judiciales tienen distintos turnos, siempre hay guardias en cada función y específicamente en este tema la Fiscalía tiene guardias”, y agregó que “en Tribunales hay una oficina, que es la Mesa de Información Permanente, que cuando una persona se acerca a consultar en cualquier aspecto, no sólo en una cuestión de violencia de género, se comunica con el funcionario o funcionaria que esté de turno en la problemática, las 24 horas y los 365 días del año”.

     

    Minuto a minuto

     

    El Tablero de Violencia Familiar y Contra la Mujer de Entre Ríos que el Registro Judicial de Causas y Antecedentes de Violencia (Rejucav) mantiene actualizado permanentemente exhibe que los expedientes por violencia contra la mujer, desde el 21 de marzo de 2016 al sábado 15 de diciembre de 2018 a las 11.42, registraban 30.785 expedientes totales de Violencia Familiar y Contra la Mujer en Entre Ríos.

    De aquella alarmante cifra, 13.913 expedientes corresponden a la Ley 9198, de Prevención de la violencia familiar; 11.182, a la Ley provincia 10.058, de Violencia de Género; y 5.690 a expedientes penales.

     

    El efecto Fardin

    En relación a si se incrementó la cantidad de denuncias a partir de la difusión del caso Fardin, Izet reconoció que “se han acercado madres a consultar porque sus hijas han publicado en las redes sociales y les han contado situaciones abusivas que han vivido, algunas de ellas constituyen delitos, otras no, siempre el límite es el respeto de la otra persona. En algunos casos se va derivar a investigaciones de delitos y en otras de van a tomar medidas de protección, hay que ver cada caso”.

    Se suman las quejas por maltrato en la mesa de entradas de la Fiscalía de Género que funciona en la planta baja de Tribunales. Foto Gustavo Cabral

     

    Lo más leído