Investigan a 10 personas por presuntas estafas en el Hogar Ángeles Custodios

171
El hogar está ubicado en la zona de Villa Uranga.

La División de Delitos Económicos y la Fiscalía avanzan en la investigación ya que los presuntos estafadores no aportaron información que respalde el dinero de las cuotas de los aportantes.

[email protected]

En abril depositaron sólo 25.000 pesos. La denuncia fue presentada este miércoles por la encargada del hogar.

La División de Delitos Económicos de la Policía de Entre Ríos y la Justicia investigan una supuesta estafa al Hogar Ángeles Custodios de Paraná, la cual se habría concretado con el cobro de las cuotas de los socios voluntarios.

La Madre Superiora del Hogar Ángeles Custodios, Liliana Moyano, quien está a cargo desde el 20 de marzo de 2021, advirtió irregularidades en el sistema y presentó la denuncia este miércoles 5 de mayo.

El sistema de cuotas de los socios son voluntarios y van desde los 200 hasta los 1.000 pesos, lo cual se viene realizando de esta manera desde hace ocho años.

Sobre la investigación, el comisario Javier Gonzáles, Jefe de Delitos Económicos, comentó a EL DIARIO que “la situación administrativa es muy desprolija. No había un libro con datos sobre los cobradores y nadie controlaba nada. La hermana que vino desde la provincia de Mendoza, empezó a interiorizarse de la recaudación y se presume que estas personas estaban rindiendo a ojo”.

Y continuó: “Estamos tratando de dialogar con los contribuyentes para tener un panorama completo. Este jueves recolectamos algunos cartones que utilizaban para el cobro”.

Según se supo, cada uno de los cobradores están identificados con nombres, apellidos y los números de teléfono. Gonzáles indicó que “prometieron que tenían en un sistema informático un listado con los socios, pero no lo han aportado”.

Cómo se detectó

En abril se hicieron presentes en el hogar unos cobradores, que estaban encargados del bono contribución, y, según consta en la denuncia, le presentan a la Hermana Liliana “un monto de 25.000 pesos, y ella empieza a preguntarse cuántos socios había y cuando veía el número, si bien no puede determinarse si son activos o no, administrativamente no había nada claro y no había un libro contable o alguien que tuviera el control de estos cobradores” y del número de aportantes.

Entonces “al percatarse de una diferencia entre lo que recibía y la cantidad de socios, le llamó la atención y radicó la denuncia”. Por ello además la Superiora pidió a los socios que dejen de abonar la cuota hasta tanto se pueda establecer que sucedió.

“La investigación transita de manera correcta, ampliamos la denuncia este jueves e informamos a la fiscalía a cargo de la causa”, afirmó Gonzáles.

“Hasta el momento no se ha determinado una estafa o defraudación hasta tanto se recolecten todas las pruebas suficientes”, aclaró el Jefe de Delitos Económicos.

Finalmente, consultado sobre la hermana que estuvo anteriormente, mencionó que “estuvo a cargo del hogar hasta marzo, tuvo un problema familiar y debió regresar a Chile”.