8.8 C
Paraná
viernes, mayo 7, 2021
  • Cultura
  • Nosotros
Más

    Biohacking: una nueva perspectiva para ser y estar en el mundo

    Conocida como “La Biohacker”, Melina Vicario recorre el mundo aprendiendo y enseñando las más actualizadas tecnologías de la mente, cuerpo y espíritu. Se define como una biohacker imparable del bien: corajuda, aventurera y llena de entusiasmo. En diálogo con EL DIARIO, esta investigadora de un nuevo paradigma “para el siglo que vivimos” abordó aspectos de su mirada holística acerca del ser humano, a propósito de la edición de su primer libro.

     

    CARLOS MARIN / [email protected]

     

    “Escribí este libro para que todo esto pueda llegar a más personas, hacer el mayor bien posible a la mayor cantidad de personas”. La frase sintetiza uno de los propósitos de un esfuerzo que, como tantos más en el transcurso de su vida, Melina Vicario ha logrado concretar: se trata “Biohacker”, su primer libro, editado recientemente por Planeta.

    En este trabajo, esta investigadora graduada en Stanford –con estudios de posgrado en Palo Alto- comparte con el lector claves de una tecnología para el siglo XXI. Una síntesis en la que no desdeña la palabra `alquimia´, que vincula con otras como Programación Neurolingüística (PNL),`tecnología de la mente´y `diseño humano´.

    Inquieta y muy curiosa, esta argentina ha bebido de las fuentes, y se ha formado en célebres centros universitarios del planeta. Ha desarrollado y comunicado sus hallazgos y búsquedas en Silicon Valley, en China, y donde la han convocado.

    Conocida como “La Biohacker”, esta afable mujer recorre el mundo aprendiendo y enseñando las más actualizadas tecnologías de la mente, cuerpo y espíritu. Se define como una biohacker imparable del bien: corajuda, aventurera y llena de entusiasmo.

    A la pregunta ¿qué es lo que hace?, Vicario responde: “Tecnología de la mente”. El subtítulo de su trabajo “biohacking y espiritualidad práctica para crear la mejor versión de tu vida”, da pistas en ese sentido.

    “El biohacking es el uso de nuevos descubrimientos científicos, de la tecnología y el “Yo Cuantificado” para optimizar nuestra biología de manera veloz y medible; a través de esta tecnología es posible aprender a tomar control de tu ambiente interno y externo para lograr resultados extraordinarios. Combinado con PNL actualizada y el cuidado de la energía espiritual, se convierte en una técnica infalible”, asegura la investigadora. En este, su primer libro – redactado en un lenguaje llano, ameno, y en un estilo fluido y accesible- esta referente del tema en Latinoamérica, comparte toda la información necesaria para que el lector “aprenda a ver su ser como un sistema y puedas hackearlo siempre que lo necesite”. En sus páginas entrega el resumen de muchos años de estudio y de trabajo en seminarios en distintos puntos del país y el extranjero.

    “No es natural vivir con miedos, ansiedades, nubladez mental, baja energía y desconexión”, postula Vicario en una entrevista con EL DIARIO. Y agrega que “hay una manera práctica y efectiva de lograr cambios que te acerquen a tu propósito de vida, y son más sencillos y veloces de lo que puede pensarse”.

     

    ABORDAJE INTEGRAL

    Vicario se acerca a la comprensión del ser humano como un todo integrado, que tiene en el cerebro a uno de sus órganos clave y con un potencial aún poco conocido y explotado.

    “El abordaje que plantea el biohacking mira al ser humano como una totalidad, como la interacción sumamente compleja de la mente, la biología, el estilo de vida, el sistema hormonal. Y hasta nuestra energía un poco más sutil, que todavía estamos tratando de comprender”.

    “Entiendo que hoy es clave mirar al ser humano de esta manera, dejando atrás algún tipo de abordaje más `antiguo´, no holístico, que es tratar un síntoma y verlo como algo aislado y que puede resolverse con algún químico”. Desde una perspectiva holística “podemos considerar si esa persona con ese síntoma está durmiendo bien, si está realizando actividad física, si está expuesta a campos electromagnéticos no nativos. Y más aún ¿qué piensa? ¿qué tipos de pensamiento tiene? ¿cómo está su variabilidad de ritmo cardíaco? ¿cómo está su coherencia entre su cerebro y su corazón? Creo que este abordaje es mucho más poderoso, porque a su vez incluye el entrenar a la persona en ser su propio sanador. Y esto fue lo que pensé al escribir este libro: que el lector tuviese en sus manos una tecnología, algo que la gente pueda hacer de manera práctica”.

    En tiempos de incertidumbre y zozobra sanitaria, Vicario sostiene: “somos nuestro propio sanador”. Y agrega que el Biohacking “incluye esta postura proactiva sobre nuestra propia salud, tomarla en nuestras propias manos cada vez más. Y hacer ajustes en nuestra mentalidad y en nuestro estilo de vida antes que tratar de resolver esos desajustes ingiriendo químicos a través de cápsulas o comprimidos”.

    La investigadora trabaja sobre cuestiones sencillas que, asegura, contribuyen a mejorar la calidad de vida de las personas y, por ende, su salud. “Hay cosas muy sencillas que podemos hacer, como apagar el wi – fi por la noche, dormir en la oscuridad total”. Se trata de “cuestiones simples y sin costo, como mirar la luz natural antes que la pantalla; y cuando abrimos los ojos, asomarnos por la ventana y después mirar el celular. Eso tiene un beneficio importante, y es gratuito”. La propuesta es “modificar pequeñas cuestiones de lo cotidiano que nos ayudan a transitar mejor este momento complejo que nos toca atravesar”.

    Desde ese marco inicial, se puede avanzar hacia puntos de mayor complejidad. “En relación a nuestra mentalidad, hay un proceso más profundo, porque se trata de conocer `el manual del usuario´ del cerebro humano, o cuál es el lenguaje de programación, cómo representamos los pensamientos”, explica. Y apunta que en “Biohacker” brinda elementos para realizar en el interior de cada persona como “algunos `programas´ que podemos quitar si están obsoletos y pensarlos de otra manera para generar los cambios que deseamos de modo poderosa, efectiva y más rápido de lo que creíamos”.

     

    PILARES

    ¿Dónde se asienta este enfoque que Vicario destaca como innovador en relación a un paradigma `clásico´ sobre la salud, el cuerpo y la persona?

    Uno de los pilares de su trabajo, explica Vicario, es la PNL (“una actitud, una metodología y una tecnología tanto como una forma de vida caracterizada por la curiosidad, la flexibilidad y el aprendizaje constante”), a lo que se añaden desarrollos y aportes recientes de las Neurociencias. En este punto aclara que trabaja con la “PNL auténtica, que es muy diferente a lo que tal vez aquí en Argentina se conocía como tal. Hay una diferencia entre lo que enseño y trabajo –PNL pura o actualizada, directo de su creador, el Dr. Richard Bandler, quien escribió el prólogo de este libro- y lo que en Argentina se conocía como tal, que era algo diferente”.

    Con este enfoque plantea técnicas novedosas como el “Hacking del entorno social” que implica, según la investigadora, que las personas puedan generar cambios en su entorno considerando –entre otros puntos- la situación en la que se encuentran, las relaciones que mantienen y hacia dónde les gustaría dirigirse y enfocar sus esfuerzos. “Así como durante la Pandemia, muy oportuna y convenientemente se propone un distanciamiento social como medida para prevenir la difusión del virus, yo propongo a veces un `distanciamiento de la negatividad´. Es decir que hagamos una elección conciente de con quién estamos interatuando, con quién chateamos, con quién hacemos zoom, qué tipo de noticias estamos consumiendo y durante cuánto tiempo… Se trata de ser concientes del impacto que eso genera en nuestra mentalidad, por eso es que mi propuesta es que una vez que construimos nuestros pensamientos a propósito, al iniciar una jornada, podamos luego programar nuestro mundo mental antes de exponernos a noticias y a otras personas. ¿Con quién hablamos? ¿Con quién interactuamos? Porque muchas veces, personas muy bien intencionadas `programan ´negativamente nuestro mundo mental”.

    “A veces amigas que quiero mucho tienen una visión muy diferente a la mía –que elijo ser muy optimista y pensar positivamente sobre el futuro y sus posibilidades- sobre cuestiones como el porvenir. ¿Qué pasa cuando alguien que querés mucho es negativo? ¿Cómo gestionar la presencia de una persona negativa en el entorno? Porque no se trata de no encontrarte más con esas personas que no comparten tu punto de vista, sino de incluirlas en tu entorno. Pero de modo diferente. En este sentido, creo que se trata de detectar y luego usar estas `nuevas tecnologías´ como el biohacking para bajarle la intensidad a eso que no nos acerca a nuestro propósito de vida y a nuestra vida deseada, y subirla a lo que sí”.

     

    PERSPECTIVAS

    “Me gustaría que esta tecnología que desarrollo en “Biohacker” llegue a la mayor cantidad posible de lectores y que se haga el mayor bien posible a la mayor cantidad posible de personas”, reitera Vicario. Para la investigadora la finalidad es “que sea útil y que la gente pueda emplear esta tecnología en formato libro para llevar adelante vidas más felices, con mayores propósitos, plasmando su visión de vida”.  ¿Cómo? “Siendo más amorosos, más amables, sembrando optimismo y bienestar en otras personas, sembrando sonrisas. Que puedan compartirlo las familias”. Y concluye: “Me gustaría que este libro influya a los niños, a los jóvenes, a los adolescentes, y les de herramientas para programar su propio mundo mental, y tener historias personales más vitales”.

    Lo más leído

    Agroclave