9.8 C
Paraná
miércoles, junio 16, 2021
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    El Ruaer lanza una convocatoria para postulantes a adoptar

    Hasta el 14 de mayo inclusive, las personas interesadas en adoptar niños, niñas y adolescentes de la provincia podrán inscribirse en el Registro único de aspirantes a guarda con fines adoptivos de Entre Ríos. Así se inicia un proceso que puede derivar en la adopción de una o más personas en situación de adoptabilidad.

     

    Redacción El Diario
    [email protected]

     

    La convocatoria del Registro único de aspirantes a guarda con fines adoptivos de la provincia de Entre Ríos fue la ocasión propicia para que EL DIARIO entreviste a su titular, Silvana Spais.

    —Habida cuenta de que el año pasado ha tenido sus particularidades y complejidades, ¿qué balance hacen del trabajo realizado en pandemia?

    —Sin lugar a dudas el 2020 ha significado para la mayoría de las instituciones y personas que trabajan en ellas una readecuación radical de las costumbres y las dinámicas de la vida cotidiana. En ese sentido, ha sido un verdadero desafío continuar, en nuestro caso, con una labor que no se detiene y que es tan relevante para la vida de los niños, como es la tarea de acompañar a las familias que quieren conformarse como padres y/o madres a través de la adopción.

    Durante el 2020, a pesar de las restricciones sanitarias y todos los cuidados que hubo que tener en cuenta, nunca dejamos de trabajar; adaptamos nuestras tareas: lo que antes se hacía de forma presencial lo hicimos de manera virtual; de ese modo continuamos en permanente comunicación con los postulantes a quienes entrevistamos de manera online.

    También hay que decir que todos los profesionales -aún en los momentos más duros de las restricciones- han tenido que trasladarse y hacer intervenciones presencialmente. Es decir que, aún en los momentos más difíciles, seguimos avanzando en la medida de lo que se pudo. En ese momento tuvimos en cuenta que las familias estaban atravesando una situación muy particular y de igual forma las residencias, donde hubo restricciones para poder ingresar y para poder sostener los procesos de vinculación que, por suerte, en el momento en que hubo una restricción absoluta todos los niños ya estaban en período de convivencia en las vinculaciones que estaban iniciadas.

    Hicimos uso de todos los medios que teníamos a disposición para poder dar una respuesta a las personas que estaban interesadas en inscribirse y en adoptar. Con ese fin es que modificamos la forma de inscripción, es decir tramitar los legajos de manera tal que pudiera hacerse a distancia, para que una persona pudiera solicitar su inscripción sin tener que moverse de su casa.

    El balance que hacemos de este trabajo en pandemia es positivo porque aplicamos la flexibilidad necesaria para orientar nuestra labor hacia el horizonte que nos hemos fijado: darle continuidad a los procesos iniciados, y no cesar en el acompañamiento a las familias y en la preparación de los niños para un proceso de vinculación.

    Hay que decir que esto exigió más que nunca la articulación codo a codo con el Copnaf, con los jueces y juezas de Familia y con los defensores y defensoras para que entre todos pudiéramos planificar de la mejor manera los casos en los que estábamos interviniendo.

    Naturalmente, ni bien pudimos comenzamos a trabajar de forma presencial con todos los cuidados y resguardos sanitarios que los protocolos establecen.

     

    BALANCES Y PROPUESTAS

    —A propósito de los 10 años del Registro ¿Qué metas se han fijado para este 2021?

    —El aniversario del Registro de alguna manera nos permite hacer una revisión del trabajo hecho hasta ahora y del porvenir. Desde la construcción del Ruaer como tal, el norte ha sido garantizar el derecho de los niños, niñas y adolescentes de Entre Ríos a poder vivir en una familia, con procesos que fueran transparentes y con evaluaciones adecuadas para las personas interesadas en adoptar.

    Hoy por hoy nos encontramos en una instancia donde somos un organismo consolidado: por ejemplo, hemos podido dar respuesta territorial desde la puesta en funcionamiento de equipos técnicos en Concordia y Gualeguaychú. Entendemos que esto es relevante teniendo en cuenta que nuestra provincia está diversificada en cuanto a la distribución poblacional. Esto sin dudas nos ha permitido tener una cercanía mayor con los postulantes de la Costa del Uruguay.

    Si miramos en perspectiva, nuestros proyectos siguen siendo continuar formándonos y profundizar esta temática tan particular como es la adopción.

    En esa línea, el año pasado todos los equipos del Ministerio Público de la Defensa hicimos una capacitación en la temática de Discapacidad a través del área de Extensión de la Facultad de Trabajo Social de la UNER. Y ahora estamos por comenzar una instancia de formación en diversidad sexual.

    —¿Cuál es el mapa de situación de la adopción en Entre Ríos?

    —La realidad de la adopción en nuestra provincia no difiere de lo que sucede en otras regiones del país donde la mayoría de los niños, niñas y adolescentes que tienen declarada su situación de adaptabilidad superan la edad de 7 u 8 años. De hecho, un tercio del colectivo de niños, niñas y adolescentes que tienen declarada la situación de adaptabilidad en Entre Ríos tienen más de 13 años de edad, lo que requiere también trabajar con el Copnaf en relación con los deseos reales de estos jóvenes de ser adoptados. Para ello es imprescindible tener en cuenta que el 70 por ciento de las personas que se inscriben prefieren adoptar a niños no mayores de tres años. Eso nos obliga a trabajar con los postulantes de un modo particular. En ese sentido estamos conformes porque pese a las preferencias originales de los postulantes, están en marcha muchos procesos de vinculación de niños mayores de ocho años.

     

    CUADRO DE SITUACIÓN

    —¿Hay más niños esperando ser adoptados o más padres a la espera de esos niños?

    —El proceso es dinámico: ingresan personas al sistema de manera permanente y de igual forma otras se van integrando a familias adoptivas.

    En situaciones de crisis social es habitual que algunas familias procuren que algunos de sus hijos alcancen la situación de adoptabilidad por la imposibilidad de sus progenitores, o la familia ampliada, de cuidarlos y brindarles las condiciones necesarias para la supervivencia. Si bien, por supuesto, convencionalmente la pobreza o la falta de recursos económicos no es un motivo para la separación de los niños de su familia de origen.

    Si bien el número total se ha mantenido estable, en los últimos años han aumentado los casos de hermanos que están en situación de adoptabilidad.

     

    Sugerencias

    Silvana Spais explica que “los procesos de adopción son complejos, requieren de mucha preparación de todas las partes. Hay que derribar esta idea de la adopción como algo automático”, subraya.

    La titular del Registro señala que “la vinculación de personas en un nuevo contexto familiar demanda un trabajo de mutua adaptación. Se trata de la construcción de un vínculo filial con una persona o con un grupo de niños o niñas que, hay que tener en cuenta, vienen con una historia al igual que los adultos que buscan alojarlos.

    —¿Cuál es la recomendación para aquellas personas que tienen la intención de adoptar?

    -Hay que trabajar mucho en relación con los prejuicios que todos tenemos en cuanto a los miedos y los temores. A su vez, hay que tener la apertura suficiente para poder escuchar a los y las profesionales que trabajan en esto y que acompañan los procesos, que son tan singulares como cada uno de los sujetos que se presentan ante el Registro.

    La recomendación es que se acerquen a personas que ya han transitado estas experiencias, que lean sobre el tema, que participen de las charlas sobre adopción, que consulten a los profesionales, que hablen con sus familias y con sus amigos.

    La adopción requiere de un proceso que a veces implica mucha paciencia, no porque sea un trámite burocrático y largo sino porque demanda que se entienda cabalmente la dinámica de la adopción; y además que las personas involucradas efectivamente se integren.

     

    Inscripción

    La convocatoria para anotarse en el RUAER estará abierta hasta el 14 de mayo. Será de modalidad virtual y está destinada solamente a quienes estén domiciliados en la provincia.

    Las personas interesadas deberán ingresar a la página web del Ministerio Público de la Defensa http://mpd.jusentrerios.gov.ar donde encontrarán un link con el detalle y los pasos del trámite.

    Para mayor información, se pueden realizar consultas de lunes a viernes, de 7 a 13, llamando a los teléfonos: (0343) 4209575/576, vía correo electrónico a [email protected] o a través de mensajes por Whatsapp al 549 343 5329475.También están disponibles las redes sociales del RUAER, en Instagram @ruaer_mpd y en Facebook como Registro de Adoptantes de Entre Ríos- RUAER.

     

    Piden adaptar las licencias  a la situación de adopción

    Valoran que en las adopciones se privilegie a los niños y adolescentes

    Lo más leído

    Agroclave