24.4 C
Paraná
sábado, noviembre 16, 2019
  • Paraná
  • Entre Ríos
  • Política
  • Sociedad
  • Internacionales
Más

    Magistrada de Paraná participó en la cumbre de juezas africanas

    Susana Medina participó en el Vaticano de la Cumbre de juezas africanas sobre la trata de personas y crimen organizado.

     

    Por iniciativa del Papa Francisco se realizó en la Academia de Ciencias Pontificias de la Ciudad del Vaticano la Cumbre de Juezas y Procuradoras Africanas, en la que participó especialmente invitada la vocal del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos, Susana Medina.

     

    Luchar contra la trata de personas en sus diversas manifestaciones, desde la esclavitud hasta el turismo sexual, con un enfoque femenino y no sexista fue el objetivo de medio centenar de juezas y fiscales africanas reunidas en el Vaticano para intercambiar experiencias.

    «Las juezas tenemos perspectiva de género y una mirada no sexista, generosa y empática que se pone en la piel del otro e interpreta sus sentimientos», expresó la vocal del Tribunal Superior de Justicia de Entre Ríos, y presidenta de la Asociación de Mujeres Juezas de Argentina, Susana Medina, que estuvo en el cónclave

    «La mayoría de las víctimas de trata son mujeres y niños», agrega la jurista quien fue invitada al foro de dos días realizado esta semana en la Academia Pontificia de Ciencias del Vaticano y en el que se han compartido experiencias y fijado los retos comunes ante este delito en África.

     

    PONENCIA. Luego de la bienvenida de Monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Academia, expuso LA magistrada entrerriana sobre el Tráfico Humano y el Crimen Organizado. Lo hizo desde la convicción de que la esclavitud moderna, en términos de tráfico humano, trabajo forzoso o forzado, prostitución y venta de órganos, es un delito de lesa humanidad que debe ser reconocido como tal.

    Seguidamente hicieron uso de la palabra juezas y fiscales de todo el mundo ya que la convocatoria reunió a 140 magistradas y procuradoras de distintos puntos del planeta.

    Referentes de cada región ilustraron sobre las problemáticas suscitadas en torno a la cuestión, aportando sus propuestas de cambio y coincidiendo en la necesidad de incorporar la perspectiva de género en todos los operadores.

    Esta cumbre es la continuación de un evento similar realizado en 2017, con un enfoque particular en los problemas específicos del continente africano, ya que, señalan las jueces, un alto porcentaje de las víctimas de la trata proviene de África.

    La jueza Medina, también titular de la Asociación de Mujeres Juezas Argentinas comentó que en el documento emitido se recordó que “la Organización de Naciones Unidas incluyó, como Objetivo de Desarrollo Sostenible 8.7, “la adopción por parte de los Estados de medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas contemporáneas de esclavitud y la trata de personas y asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil, incluidos el reclutamiento y la utilización de niños soldados, y, de aquí a 2025, poner fin al trabajo infantil en todas sus formas”.

     

    LEYES. El continente africano, y en especial África Subsahariana, se encuentran particularmente afectado por este delito. La pobreza, la miseria, la falta de educación, la ignorancia, la falta de oportunidades laborales, la discriminación y la exclusión social padecidas por millones de personas, así como la mirada indiferente o cómplice de los de sus gobiernos y de la comunidad internacional, continúan agravando esta situación. A este respecto, los papas Francisco y Benedicto XVI han calificado al tráfico como la peor forma de exclusión y la “globalización de la indiferencia”.

    Las juezas concluyeron que para que desde sus lugares de trabajo puedan contribuir en la erradicación de estos flagelos inadmisibles “se necesitan leyes imprescriptibles, ágiles y universales, garantizar el acceso a justicia gratuito para las víctimas, adoptar medidas destinadas a evitar su revictimización, reconocer todos sus derechos, políticos, sociales y económicos, restaurar su libertad y dignidad, brindarles herramientas para su empoderamiento, su independencia económica y la reparación integral del daño.

     

    Explotación postcolonial

     

    Las juezas de Nigeria, Cecilia Olatoregun y Anwuri Chikere, hablaron sobre la importancia del evento y de su llamamiento a los líderes mundiales para que liberen a África de la explotación postcolonial.

    La Jueza Olatoregun, de la Corte Suprema Federal de Nigeria, expresó su creencia de que la Cumbre ha proporcionado una importante ocasión para que los jueces africanos se reúnan «porque estamos involucrados en la resolución del problema de la trata de personas y de la esclavitud moderna».

    Señaló que se trata de una realidad prevalentemente africana en la que se trafica con personas hacia Europa y las Américas. Dijo que Nigeria es la base de muchas redes criminales que comercian  personas con fines de prostitución y otros delitos.

    Olatoregun mencionó los flagelos de la prostitución, el trabajo forzado, la recolección de órganos, el trabajo infantil y el reclutamiento de niños soldados, y dijo: «Es un buen momento para hablar de todo esto. Aquí estamos hablando de lo que sucede en los diferentes países, estamos comparando notas y soluciones, compartiendo soluciones y apuntando a la acción conjunta».

    En tanto, la jueza Chikere, del Tribunal Superior Federal de Abuja, señaló que los participantes en la Cumbre coincidieron en que «nuestros amos coloniales nos han liberado políticamente, pero no económicamente. Estamos aquí reunidos para compartir ideas sobre cómo liberarnos económicamente para poder erradicar los problemas que tenemos».

     

    OPORTUNIDAD. Las magistradas procedentes de países africanos ven en esta cumbre sobre la trata de personas y el crimen organizado una oportunidad para «reivindicar la visión femenina en la justicia».

    Las juezas y fiscales que participan en este encuentro proceden de países como Angola, Etiopía, Nigeria, Tanzania, Zambia, Kenia, Ghana y Marruecos, entre otros.

    La trata de personas no es un delito exclusivo de África pero según Anita Nyanjong, abogada del Tribunal Supremo de Kenia, se acentúa en este continente «por las desigualdades y por una cultura que convierte a las mujeres en objetos y las conduce a más tráfico por explotación sexual».

     

    Emotivo relato

     

    Especialmente emotivo fue el caso que relató la subdirectora de la Fiscalía de Botswana, Priscilla Kedibone Israel. Contó que muchos niños víctimas de trata que transitan por este país ya «ni siquiera saben quiénes son sus padres».

    «Lo han perdido todo, les han lavado el cerebro, y tienen muchos traumas. Tenemos tres casos en los que estamos buscando a sus padres, con cooperación con países vecinos. Ahora están cubiertos por la ley hasta los dieciocho años, pero puede que cuando logremos encontrarlos ellos ya sean mayores de edad», lamentó.

     

    Susana Medina participó en el Vaticano de la Cumbre de juezas africanas sobre la trata de personas y crimen organizado.

     

     

    Lo más leído