20.8 C
Paraná
viernes, diciembre 3, 2021
  • Paraná
  • Nosotros
Más

    Los pediatras están atentos a la “temporada respiratoria”

    El año pasado, el aislamiento así como la educación virtual minimizaron la circulación de los virus que causan enfermedades respiratorias. Sobre la situación actual en la población pediátrica, EL DIARIO consultó a la titular de la SAP Litoral. Silvia Canle habló de Covid y de patologías típicas de la época del año que empezamos a transitar. Se pronunció a favor de la educación presencial. “Las escuelas deberían ser lo último que se cierra, y si ocurre, que sea por un período corto”, dijo la profesional.

     

    Redacción EL DIARIO | [email protected]

     

    Silvia Canle trabaja en el Centro de Salud Arturo Illia, en el barrio Paraná V. La profesional preside la Sociedad Argentina de Pediatría Río Paraná. Del contacto con colegas sabe que hacia fin de la semana pasada, en el hospital de Niños no se estaban viendo más internaciones a raíz de Covid, en cambio había aumento de consultas por casos sospechosos. Al respecto señala que “al haber mayor movilidad están circulando más virus respiratorios”

    Explica que “el año pasado fue casi exclusivo de Covid, no circularon los virus respiratorios habituales como los que producen la bronquiolitis o la gripe. Este año, estos virus están circulando y se producen algunos casos respiratorios que pueden dejar dudas porque son similares; pero lo que se está mandando a hisopar no está dando positivo”, responde a la pregunta vinculada a niños y niñas.

    En lo que a su lugar de trabajo corresponde, comenta también que “en el Centro de Salud si bien se están recibiendo más chicos con patologías respiratorias, hasta ahora los que he mandado a hisopar dieron negativo”.

    DIFERENCIA. Canle distingue este año del anterior porque al haber mayor movilidad y clases presenciales “tenemos que estar atentos a los otros virus respiratorios. Además, estas nuevas variantes de coronavirus traen preocupación no porque sean más agresivas o hayan demostrado serlo, sino porque son más contagiosas, sobre todo la variable de Manaos que además, afecta a gente más joven”, agrega.

    EL DIARIO dialogó con la doctora Silvia Canle sobre el Covid y otros virus. Foto: Gustavo Cabral. EL DIARIO.

    En el actual contexto, anticipa que entrando en lo que denominan “temporada respiratoria” el asunto es “ver qué va a pasar, que pasa con estos virus de la gripe porque generalmente llegan un poco más tarde. Las bronquiolitis en los más chicos –comenta- cada tantos años nos producían algún brote que desestabilizaba un poco y saturaba el sistema. Hay que ver que pasará este año”.

    A propósito de casos, aclara que “está circulando el rinovirus y adenovirus, que producen el resfrío común y el que más frecuentemente produce bronquiolitis, respectivamente. El de la gripe es un poco más tardío”, indica.

    Recuerda que “el año pasado la vacunación antigripal fue importante porque la gente tenía temor. Antes costaba un poco más que las personas con factores de riesgo se vacunaran”. En este punto, señala que se está vacunando a personal de salud, embarazadas y niños de entre 6 meses y dos años y probablemente, se empiece en días a vacunar a las personas con factores de riesgo y adultos mayores.

    Insiste en las medidas de prevención para evitar brotes importantes tanto de los virus a los que se refiere como de Covid. No habla de otra cosa que no sea lavado de manos, ventilación y tapabocas.

    PRESENCIAL. En línea con la opinión que ha vertido la organización que los agrupa en el país, Canle comparte que la escuela no es un factor de aumento de casos de Covid. “No se produce mayor contagio en la población infantil” contesta antes de señalar que “los adolescentes, un poco más porque tienen más actividades extraescolares y a veces son más desafiantes, pero las escuelas entienden muy bien las medidas de cuidado, se están cuidando, son lugares seguros”.

    No obstante, no descarta que entrando en el invierno y ante el aumento de casos haya que cerrar parcial o totalmente por algún período de tiempo. “Las escuelas deberían ser lo último que se cierra, hay que agotar todos los esfuerzo para no llegar a esa situación”, subraya.

    SECUELAS. La médica pediatra evalúa que “la no presencialidad durante el año pasado afectó mucho a la población infantil y adolescente. Se están viendo muchas consecuencias de lo que viene pasando desde hace un año: trastornos del sueño, de la alimentación, por ansiedad, chicos que están tristes, que cambian el carácter, que se ponen agresivos, mucho trastorno de aprendizaje que ahora se nota más al volver a la presencialidad”. Por otra parte, “también hay mucha angustia y ansiedad de los papás que no se encuentran con este tema de la virtualidad. Se dificulta mucho y los grupos más vulnerables fueron los que más afectados se ven”, trasmite.

    Se hace eco de lo que escucha: “Hay muchas familias que dicen que los chicos no aprendieron” y entiende que “se vieron más afectados al principio y al final del ciclo. Al entrar a primer grado, chicos que no lograron lecto escritura y las mamás me dicen ´tendría que hacerlo de vuelta, quiero que repita´; y a la finalización de la primaria y el cambio de primaria a secundaria -que es muy brusco-, la virtualidad vino a sumar otra dificultad”.

    Sin abundar en detalles, comenta que “vienen por una consulta, pero luego hay toda una cuestión por detrás que son todas las consultas secundarias que hay que buscar”. En ese punto, manifiesta que “hay muchos que no hicieron el control del niño sano por dificultad para pedir turno, por temor”. Agrega que “se están viendo patologías crónicas que no tuvieron control, el tema de sobrepeso y obesidad que es una epidemia a nivel mundial y estamos más o menos con los mismos números -entre un 35 y un 40% de la población infantil tiene sobrepeso y obesidad- empeoró. Chicos que aumentaron 10 kilos en un año, y se le había pedido laboratorio pero no se hizo por lo que se atrasaron las consultas. Está siempre el temor de los chicos con patologías crónicas que no saben si deben concurrir o no a la visita”. Menciona asimismo que “el confinamiento el año pasado alteró el funcionamiento de la familia, muchos perdieron el trabajo lo que sumó más ansiedad, estrés y situaciones de violencia que ya estaban, pero que se agravaron”.

    Canle asegura que “los chicos captan todo. Quizá no sepan lo que está pasando pero el estrés y ansiedad que viven los adultos, el miedo por perder a alguien, las pérdidas que pudo haber en una familia; los chicos lo captan por más que no se hable delante de ellos. Además, están muy expuestos a los medios de comunicación también” puntualiza para afirmar que “todo aumenta la ansiedad, el temor a separarse de los padres cuando van a la escuela de los más chicos mientras que los más grandecitos te dicen que tienen miedo de contagiar. El mensaje de la posibilidad de contagiar a los mayores les creó mucho temor”.

    Informar sin provocar más temor

    Puntualmente sobre Covid, la pediatra Silvia Canle se pronuncia a favor de “dar información clara y tranquilizar: los niños se contagian menos y hacen una enfermedad más leve o asintomática. Si bien hay un pequeño porcentaje que puede complicar, no es una enfermedad como la gripe A que afectaba especialmente a niños y embarazadas”.

    La profesional insiste: “Hay que dar la información, las medidas de prevención están, hay que internalizarlas; no son tan complicadas: el correcto lavado de manos, el correcto uso del barbijo, las precaución que tienen que tener quienes presentan algún factor de riesgo”. En ese punto admitió que “a veces cuesta cuando hay cormobilidades trabajar con el temor y la ansiedad que tienen los padres y a veces, los chicos también”.

    No obstante, Canle indica que “son muy pocas las contraindicaciones absolutas para ir a la presencialidad. Hay que ir adaptando a cada situación, hay que hablar con cada familia. Los lineamientos generales están y hay que decir las cosas como son, sin provocar más temor”.

     

     

     

     

     

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave