Entre Ríos, Home, La Provincia, Paraná, Policiales, Sociedad

Acordaron juicios abreviados los miembros de una banda delictiva

La banda estaba integrada por nueve personas jóvenes. Este jueves, tres de ellas aceptaron penas de cumplimiento efectivo por narcomenudeo.

El sindicado por Fiscalía como líder de la banda se fugó cuando cumplía arresto domiciliario.

 

Néstor Belini | coordinacion@eldiario.com.ar

 

En los primeros días de agosto una serie de cuatro allanamientos que la Dirección Toxicología, con orden judicial emitida por la jueza de Garantías Elisa Zilli, realizó en cuatro viviendas: tres ubicadas en calle Ituzaingo, y una en calle Los Talas, arrojó la detención de diez personas sospechadas de integrar la organización que lideraría Marcos Cornejo, alias el Gordo, de 21 años.

De todos ellos, nueve –siete hombres y dos mujeres– fueron imputados del delito de Comercialización de estupefacientes en dosis fraccionadas directamente al consumidor agravada por la participación de tres o más personas organizadas y la utilización de menores.

Cornejo, según revelaron fuentes judiciales, violó el arresto domiciliario cuando rompió la tobillera electrónica con la que se controlaba la medida de coerción que se le impuso el 14 de agosto y está prófugo.

Este jueves, tres de los nueve resolvieron su situación procesal mediante el instituto de juicio abreviado. El juez de Garantías Nº5, Mauricio Mayer, dará a conocer el miércoles 19 su decisión respecto de los acuerdos que consensuaron Fiscalía y las defensas de Marcia Franco, de 21 años, a cargo de Claudio Berón; de Daniel Villalba, de 20 años, a cargo de Javier Aiani; y de Fabián Ramírez, de 34 años, a cargo de los defensores públicos, Jorge Balbuena y Jorge Sueldo.

El acuerdo consistió en la pena de cuatro años de prisión efectiva a cumplir en la modalidad de arresto domiciliario, para Franco; cuatro años y ocho meses para Ramírez; y cuatro años y seis meses, para Villalba.

Franco es madre de tres hijos menores de 4 años, incluso el último tiene un mes de vida. El juez resolvió prorrogar la prisión preventiva domiciliaria con tobillera electrónica, hasta que se dicte la sentencia.

De acuerdo a la Ley de Estupefacientes, la condena conlleva la aplicación de una multa. En este caso de aplicó el mínimo que determina la norma, pero se decidió eximirlos del pago en función de la notable insolvencia de los imputados.

En la audiencia que se realizó el 14 de agosto, donde se debatió la prisión preventiva de los primero nueve imputados, Fiscalía sostuvo que la banda utilizaba menores, que eran familiares de varios imputados, para vender cocaína y marihuana.

La actividad se desarrolló entre el 18 de septiembre de 2017 y el 12 de agosto de 2018 en barrio Alloati. El jueves 13 de diciembre, Fiscalía señaló la prueba que permitió acreditar sus responsabilidades en carácter de coautores del delito de Comercialización de estupefacientes en dosis fraccionadas al consumidor.

Mencionó las tareas investigativas que se desarrollaron a partir del estado de sospecha denominado Chimango, por el apodo de Marcos Cornejo, destacando las escuchas telefónicas y mensajes de whatsapp que referían explícitamente a la compra y venta de estupefacientes.

 

La vereda de enfrente

 

Fiscalía precisó que la banda operaba en dos viviendas enfrentadas, sitas en calle Ituzaingó, resaltando que cuando una se quedaba sin droga cruzaba la calle para abastecerse en la casa de enfrente.

También mencionaron que contaban con un caballo para huir con la droga cuando eran advertidos de un posible procedimiento.

Junto a Franco, Ramírez y Villaba, fueron imputados Soledad Ramírez, de 33 años; Gastón Torales, de 26 años; Sebastián Lascano, de 26 años; Alan Cornejo, de 20 años; Marcos Cornejo, de 21 años; Francisco Franco, de 19 años; y Maximiliano Duarte, de 23 años.

Tres de los nueve acusados resolvieron este jueves su situación procesal mediante el instituto de juicio abreviado.