El Club Social recupera parte de su historia en su museo y su biblioteca

430
Al inaugurar la biblioteca, Juana Ferro Onetto -presidenta del Club Social-, recibió ejemplares de “Gregoria en el fuego de la patria”, libro de Elina Cabrera que se sumó al acontecimiento.

Una nueva biblioteca de carácter institucional se suma a las existentes en Paraná. Se trata de un espacio que fue habilitado recientemente en el Club Social. La iniciativa es fruto de las gestiones de Juana Ferro Onetto, primera presidenta mujer de la entidad.

 

Carlos Marin | [email protected]

 

Juana Ferro Onetto ha inscripto su nombre en la historia del Club Social del Paraná al ser la primera mujer designada como presidenta, en la historia de la institución. El hecho que señaló un hito para un espacio que tuvo como presencia mayoritaria a los hombres, confirió impulso renovado a la dinámica de la entidad.
En el transcurso de los últimos dos años, Ferro Onetto continuó con la línea de trabajo de los directivos que la antecedieron en el cargo. Entre las directrices que han guiado su tarea está la de generar espacios para la actividad cultural y artística.

Como resultado de esa decisión, el fruto más reciente es la habilitación de la biblioteca de la institución, que se ubica en una sala de la planta alta del histórico inmueble, levantado en el solar que perteneció a Gregoria Pérez de Denis.

El lugar recientemente habilitado conserva además parte de la historia del Club a través del rescate de objetos significativos como mobiliario, obras de arte y diversos elementos patrimoniales, que se han reunido para configurar un espacio a modo de museo.

“Para nosotros, como institución, es un momento de alegría y de una significación especial, porque además de habilitar un nuevo ámbito, generamos un lugar donde poder exponer objetos que hacen a nuestra historia”, señaló Ferro Onetto a EL DIARIO, medio que participó invitado especialmente a la inauguración.

La sencillez del acto, a tono con las limitaciones impuestas por las medidas dispuestas por la CoVid-19, no menguó la emoción de quienes compartieron la celebración. Entre los participantes se contó a Lucía Pabón Morales, coordinadora de la Asociación de Escritores Entrerrianos quien realizó –en articulación con la gestión encabezada por Ferro Onetto- distintos encuentros en la sede de la institución.

Durante la inauguración, la escritora Elina Cabrera Anderson, también protagonista del momento, concretó la donación de ejemplares de su libro “Gregoria en el fuego de la patria”, trabajo de corte histórico sobre Gregoria Pérez de Denis. Los volúmenes –recibidos por la presidenta del Club- pasaron a integrar la flamante biblioteca, que cuenta con un patrimonio de 500 títulos. La autora paranaense se mostró encantada de acompañar con su donación la actividad y celebró la apertura. “Somos parte del nacimiento de este espacio y nos sumamos con mucha alegría”, aseguró.

“Estoy realmente muy feliz”, subrayó por su parte Ferro Onetto al concluir la actividad y realizar una breve recorrida por el lugar.  “Hemos reubicado antiguo mobiliario – restaurado- estilo francés que se encontraban dispersos en distintas salas del edificio y también rescatamos una mesa de reunión empleada por los presidentes en el pasado”, añadió.

PIEZAS REUBICADAS

Las tareas realizadas durante el proceso que comenzó en 2020, en plena cuarentena, posibilitó además volver a exponer pinturas, entre las que se encuentran copias de retratos reconocidos de Francisco Ramírez y de Urquiza. El conjunto de cuadros ubicados en el lugar, está conformado también por paisajes y naturalezas muertas.

“Hemos logrado rescatar muchas pinturas, una decena de ellas las ubicaremos en dos habitaciones más el salón grande del museo”, indicó la directiva a EL DIARIO. Entre las piezas de valor se ubica también un gobelino de gran tamaño –que refleja un motivo clásico- y una veintena de objetos, fundamentalmente mobiliario, como reclinatorios sillas y butacas.

Al brindar un detalle de las temáticas de los títulos que contiene la biblioteca, la presidenta del Club –que fue reelegida para continuar en funciones hasta 2022, por un segundo período- señaló que la lista incluye “política, historia, filosofía, ediciones de autor local, con algunos ejemplares que sobresalen por su antigua fecha de publicación”. Se trata, añadió la directiva “de material único en algunos casos, que pueden resultar de interés para lectores e investigadores”.

La apertura de la biblioteca y museo –ámbito al que podrá accederse tras solicitar autorización en la secretaría del Club, en horario matutino- ha renovado la dinámica institucional que por otra parte se ha visto potenciada con la concreción de otras iniciativas, como la actividad de un coro y la enseñanza del idioma italiano –a través de un convenio con el Centro Ligure de Paraná- y conciertos junto a la Asociación Mariano Moreno.

Mientras, desde la gestión, la primera presidenta del club continúa con los esfuerzos para sostener en condiciones el inmueble del club, patrimonio urbano de la ciudad con un criterio “totalmente autogestivo, independiente, diríamos `a fuerza de pulmón´”.