El estudio sobre suero equino fue publicado en revista de The Lancet

29
Para la obtención del suero equino hiperinmune se inyecta en caballos una proteína del virus SARS-CoV-2.

La publicación representa un aval para este suero desarrollado de manera conjunta entre científicos públicos y privados.

 

El laboratorio biotecnológico Inmunova anunció la publicación, en una revista médica del grupo The Lancet, de los resultados del estudio clínico de las fases 2 y 3 sobre el suero equino hiperinmune para tratamiento del coronavirus y desarrollado por científicos del Conicet, que ya se aplicó a más de 1.200 pacientes en 16 provincias.

Se trata EClinicalMedicine, que es publicada por la prestigiosa editorial médica y cuenta con un sistema de revisión por pares y de acceso abierto.

El estudio detalla los tratamientos con anticuerpos policlonales equinos en pacientes con enfermedad Covid-19 moderada a severa, e incluye un «ensayo clínico Fase 2/3 adaptativo, randomizado, multicéntrico, doble ciego y controlado con placebo» realizado en nuestro país y que, a partir de su publicación, podrá ser revisado por la comunidad científica de todo el mundo.

«El suero hiperinmune anti-SARS-CoV-2 (CoviFab®) es un medicamento biológico para tratar la enfermedad Covid-19 moderada a severa, cuyo desarrollo llevó adelante Inmunova a partir de su experiencia en ingeniería de proteína», informó la empresa de biotecnología en un comunicado.

Según Inmunova, la inmunoterapia de anticuerpos policlonales equinos logra que los pacientes que reciben el tratamiento puedan bloquear los agentes infecciosos y evitar que se propague en el organismo.

De acuerdo a los resultados publicados «esta terapia demostró un adecuado perfil de seguridad en la población evaluada; los eventos adversos de especial interés fueron leves y no requirieron la interrupción de la infusión ni impidieron la administración de la segunda dosis».

Además mostró una tendencia favorable -continúa el comunicado-, aunque no significativa estadísticamente, «al beneficio clínico en los parámetros más importantes para medir la progresión de los pacientes: reducción en la mortalidad de 44% en los pacientes con Covid-19 severa, de la internación en terapia intensiva en 29% y el requerimiento de asistencia respiratoria mecánica en 33%, frente al placebo».

En diálogo con Télam, el ministro de de Ciencia, Tecnología e Innovación, Roberto Salvarezza, subrayó que el suero hiperinmune “no solo se trata de un desarrollo con innovación, sino que aparte tiene una originalidad: los anticuerpos policlonales, que no había sido desarrollado durante la pandemia”.

“La ciencia argentina estuvo en el centro de la pandemia y gracias a la actividad de científicos, tecnólogos, universidades y el Conicet, se logró desarrollar kits de diagnóstico, fabricación de respiradores, barbijos antivirales y antimicrobianos, y faltaban alternativas como fue el suero hiperinmune”, expresó.

Sobre el proyecto público-privado, el ministro afirmó que “ha sido un ejemplo a destacar” la participación de organismos como “la Universidad de San Martín, el Conicet y el Anlis” y dos empresas de base tecnológica como Inmunova y Biol.

“Todos los desarrollos que pudimos hacer fue a partir de un clúster productivo donde teníamos a los científicos trabajando con laboratorios y empresas nacionales capaces de llevar de un prototipo de laboratorio a un producto que esté disponible para los hospitales y para la gente”.

Por su parte, Fernando Goldbaum, socio fundador y director científico de Inmunova, afirmó a esta agencia que «el hecho de que el ensayo esté publicado en una revista de primera línea realza que nuestro trabajo y de la Anmat (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) va por la línea correcta».

Explicó que «el ensayo se realizó entre agosto y diciembre del año pasado y nos llevó varios meses que se publicara en una revista internacional de primera línea».

«Estamos muy contentos porque es un proceso de revisión muy rigurosos y en este caso lo revisaron seis expertos en dos rondas, lo cual llevó a que el trabajo se presentara de la forma más adecuada y de mucho control de pares que es lo que se hace cuando se trabaja en medicina basada en la evidencia científica».

Goldbaum destacó que «es un logro de un grupo muy grande de gente. En este trabajo somos 36 los autores principales, pero hay 180 más que trabajaron en los casi 20 centros en los que se realizaron los ensayos».