10.8 C
Paraná
viernes, mayo 7, 2021
  • Entre Ríos
  • Política
  • Nosotros
Más

    Disputa entre dos listas que proponen reposicionar a la UCR

    Para el Comité Capital, dos son las propuestas: Nueva Mayoría, que postula para presidir el organismo partidario a Jorge Izaguirre, y Encuentro Paraná, que impulsa una lista encabezada por Ramiro Pereira. Ambos candidatos dialogaron con EL DIARIO.

     

    Redacción EL DIARIO

     

    Ambos son abogados, ambos comenzaron a militar a los 14 años en los centros de estudiantes secundarios y ambos pertenecen a la “histórica” seccional 4ª. Ninguno ha ocupado cargos electivos. Jorge Izaguirre tiene 52 años; Ramiro Pereira, 43. Consultados por la trayectoria en la vida partidaria, cada uno hizo su presentación.

    Izaguirre relató: “Empecé a militar en el ´83, cuando todavía no habían pasado las elecciones del 30 de octubre en la que ganó Raúl Alfonsín. A mediados de ese año ya me habían acercado a la Juventud Radical y al Frente Radical de Estudiantes Secundarios. Y hasta el día de hoy no he abandonado nunca las filas del radicalismo. Mi mayor apuesta la he hecho en la Franja Morada, en la época universitaria, en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Litoral a la que aún sigo vinculado con los graduados y sigo participando activamente en Derecho de la UNL. A lo largo de estos años he tenido distintas apariciones en la vida partidaria. He estado mucho en mi seccional, la 4ª. He participado con altibajos, pero en el partido siempre”.

    Llega al actual acuerdo para disputar el Comité con la agrupación “26 de Julio”

    Pereira recordó que fue “miembro del Centro radical de estudiantes secundarios, secretario de la Convención Nacional de la UCR en representación de la Juventud y vicepresidente del Comité Nacional de la Juventud Radical”. Cargos electivos no ha ocupado como así tampoco funciones de gobierno.

    Llega al acuerdo que disputará la conducción del radicalismo de Paraná con Evolución, el sector que a nivel nacional tiene por referente a Martín Lousteau.

     

    JORGE IZAGUIRRE

    Nueva Mayoría es resultado de la vinculación de las agrupaciones 26 de Julio, Bases radicales y Crisólogo Larralde, “desprendimientos” de agrupamientos de larga data que dieron origen a grupos que “no se han sentido contenidos en esas viejas estructuras y buscaron crear alternativas. Empezamos a trabajar en Nueva Mayoría, con gente que tuvo pasado en distintos sectores internos del partido, pero que hoy buscan algo nuevo en un espacio donde encontramos denominadores comunes y confianza”, explicó Izaguirre al momento de repasar la conformación de esta propuesta, con la que por primera vez, aspira a un cargo en el Comité Capital.

    -¿Cómo caracterizaría el acuerdo al que representa la lista que encabeza?

    -El proceso surgió a partir de la inquietud de unos amigos más o menos de mi generación, que por distintos motivos nos conocemos desde hace muchos años a través del partido. Nos acercamos en plena pandemia, me consultaron si quería tener una participación más activa –estoy integrando la comisión directiva de la seccional 4ª, con mandato prorrogado-, me interesó la propuesta que es mucho más horizontal, sin las presencias fuertes de liderazgos a los que está acostumbrado el partido en Paraná, y fue tomando fuerza. Es un poco la característica (de este espacio), todos venimos de distintos ámbitos, con distintas realidades, pero hemos encontrado denominadores comunes y un objetivo en común que es volver a poner el radicalismo en el lugar que se merece, que vuelva a tener la consideración de la sociedad respecto de un partido político.

    -¿Cómo se logra ese objetivo?

    -Hay muchas ganas de volver a encontrar el partido abierto, las seccionales trabajando conjuntamente con el Comité Capital que es la fortaleza que tiene que tener el comité. Tenemos hasta edificios de las seccionales usurpados; tenemos que ver como los recuperamos para que los afiliados de los distintos barrios tengan un lugar de reunión, donde se puedan encontrar con vecinos no afiliados también. En fin, una necesidad de poner al radicalismo de vuelta en la consideración de la gente, reconciliarte con la sociedad. Necesitamos fortalecerlo y ese es un poco el camino. La construcción es muy horizontal. Si bien sabemos de la necesidad de formar liderazgos que encarnen los procesos, estamos en un período de construcción donde ninguno es más que nadie.

    -¿Cuál es el rol que tiene y cuál el que debería tener el radicalismo en la capital de la provincia, siendo oposición al gobierno local?

    -Hoy atraviesa el rol de opositor en el que lo ubicó la sociedad en el proceso electoral, que tiene que ver con -desde una oposición seria- acompañar los aciertos y marcar los desaciertos o errores que se cometan. El radicalismo, con altibajos, no ha estado en todo momento a la altura de esa oposición constructiva para lograr las mejores políticas para la sociedad, pero es el rol que hoy tenemos. De cualquier manera, el radicalismo tiene que volver a ser protagonista, tener esa vocación de poder que supo tener a lo largo de sus más de 100 años. Hay que volver a tener esa ambición de poder para, desde la gestión, transformar la realidad que nos es adversa a todos. El radicalismo tiene que volver a acceder al poder, es el elemento transformador. Para eso tiene que fortalecerse adentro, volver a tener la confianza de la sociedad, reconciliarse con la gente y devolverle a la gente esa necesidad de transformación de la sociedad.

    -¿Cómo llevarlo adelante?

    -Si accedemos el 18 a la conducción del Comité y en los distintos comités de seccionales en los que participamos y en algunos que no, la idea es convocar a todos a un trabajo nuevo y distinto donde tengamos la capacidad de convocatoria en los espacios que cada uno se sienta más cómodo. Esto lo sacamos adelante entre todos, no es una cuestión de pocos.

    -Utiliza la palabra “nuevo” y agrega “distinto” para referirse a esta propuesta. ¿En qué radica lo nuevo: las personas, las formas…?

    -Muchos de los que estamos (en el acuerdo) diría que no hemos tenido grandes responsabilidades en lo que ha sido la conducción del partido en los distintos estamentos que plantea la carta orgánica si bien generacionalmente, por ahí no somos todos jóvenes. Entonces creemos que tal vez, es la ocasión de tener nuestra oportunidad de continuar algunas cosas que no han sido malas, fortalecer sobre los aciertos, y corregir errores. Solo hay que tener voluntad de mirar para adelante sin excluir a nadie. Es nuevo porque no hemos tenido esos grados de responsabilidad y por ahí tiene que ver con esa forma novedosa de hacer una apertura, de no pensar en un partido cerrado, sino en uno mucho más abarcativo.

    -¿Cómo ha sido la campaña?

    -Sostenemos el inconveniente que la política está en deuda con la gente. Claramente en los últimos 30, 35 años, no le ha resuelto los problemas a la gente. Estamos en deuda con la sociedad que sabe que de alguna forma tenemos que gestionar y no le resolvemos los problemas. Eso se transforma en una apatía muchas veces de la gente para con la política. El radicalismo se tiene que hacer cargo de la responsabilidad que nos cabe a nosotros. No es el mejor momento con el tema de la pandemia, sobrevuela mucha angustia, habrá gente que tenga temor de acercarse a una escuela a votar. Tendremos que intentar convencer con el boca a boca y estamos con reuniones permanentes, haciendo un esfuerzo mayor para poder llegar a los vecinos, para explicar la importancia de que el radicalismo no solo se exprese sino que lo haga lo más mayoritariamente posible. Parte del desafío es ganar y que la gente disponga parte de su domingo para este proceso. Vamos a hacer el esfuerzo para que se movilice la mayor cantidad de gente en un contexto complicado.

     

    SECCIONALES. De cara a las internas en las seccionales hay situaciones diversas: alguna que van a la contienda electoral, otras lograron acuerdos. En algunas, las propuestas que dirimen no están alineadas con las que se presentan en el Comité Capital.

    “De las 18 seccionales solamente en 5 hay internas y no en todas el armado tiene que ver con la disputa que damos en el Comité Capital. Hay otros actores que han permanecido por ahí lejanos en la discusión del Comité Capital pero han tenido una intervención activa en algunas seccionales. De los sectores referentes del partido en Paraná de los últimos 20 años, del Mur o del esquema político de Fabián Rogel hay alguna participación activa de algunas seccionales. En definitiva nosotros pensábamos que se pudiera acordar y no enfrentar esta interna, pero no se pudo acordar para contener a todos y vamos a un proceso interno. Estamos conforme en las seccionales donde pudimos acordar y no hay internas y en otras tendremos que ver que los afiliados decidan quiénes tienen que acompañar con este nuevo proceso que proponemos para el Comité Capital. La idea nuestra esa aglutinar a todos, con un esquema participativo. El desafío es crea una forma distinta de hacer política.

    Pereira: “Planteamos ser conducción en la capital para hacer un radicalismo que sea protagonista en la escena política”. Fotos Gustavo Cabral.

     

    RAMIRO PEREIRA

    -¿Cómo caracteriza el acuerdo al que representa la lista que encabeza?

    -Es un acuerdo político entre tres sectores orgánicos: el Frente Radical Independiente que conduce Roberto Sabioni; la Línea Radical Entre Ríos, y Evolución Radical. Se caracteriza por debatir, coordinar y ejecutar de manera estable y planificada. Es la manera para que la política tenga proyección y seriedad.

    -¿Esas serían las notas distintivas de esta propuesta?

    -Sí, porque el radicalismo necesita ordenarse, rearticularse y solamente es posible articularse con grupos políticos estables y ordenados. El acuerdo se llama Acuerdo Paraná, la lista Encuentro Radical.

    -¿Cuál es el rol que tiene y cuál el que debería tener el radicalismo en la capital de la provincia, siendo oposición al gobierno local?

    -Lo primero que tiene que hacer el Comité Capital es rearticular el partido que hoy está maltrecho. Lo que tiene que hacer es recomponer la estructura partidaria, para eso hay que hacer un trabajo con la gente, con los militantes, un trabajo fuerte en el territorio, hay que tener diálogo con los espacios sociales de la ciudad y organizar el partido para las próximas instancias. Y, en el mediano plazo construir un programa de gobierno para 2023.

    -¿A qué atribuye que el partido esté “maltrecho” en Paraná?

    -En realidad, esto nos da la oportunidad de rápidamente, con un trabajo eficaz, poner al partido competitivo y en valor para ofrecerlo a la ciudadanía como un instrumento que canalice demandas sociales, que es la función de los políticos. Concebimos que los partidos políticos son y deben ser instrumentos de la sociedad para representar cosas y es lo que nos proponemos. El Comité Capital tiene que abrir el partido, en particular a los jóvenes y las mujeres. En mi generación hay una preocupación fuerte respecto del rumbo de la cosa pública, no solamente vinculado a lo local. Hay una necesidad de la gente de participar. Queremos que el radicalismo de Paraná sea un instrumento efectivo para canalizar esa participación.

    -La realidad es diferente en las distintas seccionales donde no necesariamente se refleja lo que ocurre en el Comité Capital. ¿Cuál es su mirada al respecto?

    -El partido se está queriendo reordenar y el proceso interno es un instrumento institucional para ese reordenamiento. Por supuesto que hay un ordenamiento formal que se da en los cauces institucionales y nosotros además, queremos plantear un ordenamiento sustancial, abrir el partido. Son cinco las seccionales donde se discute la conducción. Los comités son la conducción formal del partido en las distintas instancias, nosotros nos planteamos ser conducción en la capital para hacer un radicalismo que sea protagonista en la escena política.

    Lo que pasa en las seccionales tiene que ver con la situación que vivió el partido en 2020, pero al mismo tiempo hubo ordenamientos en distintas seccionales vinculado a realidades específicas. Hay un proceso de rearticulación que en parte se expresa en la elección de autoridades partidarias.

    -¿Cuál es el impacto de la falta de liderazgos claros dentro del radicalismo, de dirigentes que hagan síntesis de todas las ideas que circulan al interior del partido?

    -Se está viviendo una etapa refundacional del partido nacional. De hecho, muy recientemente hubo interna en la provincia de Buenos Aires, en la ciudad de Buenos Aires y en Córdoba. Hay nuevos liderazgos surgiendo en provincias y en el orden nacional está la figura de Martín Lousteau. Y seguramente, a medida que el radicalismo vaya fortaleciendo su afán de protagonismo en la coalición que integra van a surgir otros liderazgos. Evolución –referenciado en Lousteau-, es uno de los tres grupos internos que generan este acuerdo.

    -¿Referencias a nivel provincial?

    -Acuerdo Paraná es un esquema local de Paraná, a nivel provincial veo que es posible que surjan líderes, hay un radicalismo importante en Entre Ríos. Además de los líderes es la necesidad de articulación. En la provincia de Entre Ríos, el radicalismo tiene un importante desarrollo territorial y necesita articularse. Lo importante es que haya orientación y rumbo político claro y definido. No hay un solo modelo de liderazgo. Nuestro desafío en Paraná es que sea nuevamente protagonista, lo que vamos a lograr recomponiendo la estructura partidaria, trabajando fuerte en el territorio de la ciudad, construyendo un programa de gobierno y apuntalando a quienes vayan surgiendo. La idea es que haya un radical compitiendo para la intendencia en 2023.

    Para disputar liderazgos están las elecciones primarias, las PASO. Hay que verlas como una oportunidad para los radicales en tanto fortalecen al radicalismo en el marco de una coalición en la medida que haya vocación de liderazgo y de ser protagonista. La idea es un partido que no se quede cómodo en un lugar segundón. Eso lo planteamos básicamente para la ciudad.

     

    CAMPAÑA. Sobre el curso de la campaña electoral para estas internas, Pereira señaló que “es un escenario muy incierto. Están los medios informáticos, los teléfonos, la visita con todos los cuidados. No hay antecedentes de un escenario como este que permita avizorar niveles de participación.

    Sobre el rol de los partidos políticos, Pereira respondió que encararon el proceso político “sin ninguna nostalgia hacia lo que fue porque si hay algo que define al mundo desde la revolución industrial es la aceleración del cambio social. Creemos que los partidos políticos siguen siendo instrumentos de gobierno en las democracias; queremos que sea un instrumento válido en el siglo XXI para canalizar demandas sociales. En líneas generales, democracia, modernidad y solidaridad social son ejes conceptuales del radicalismo como fuerza política. Es importante participar y nosotros creemos que estamos en reales condiciones de revolucionar el radicalismo, hacerlo competitivo, con vocación de mayoría.

     

    Liderazgo y coalición

    Al momento de hablar de líderes, Ramiro Pereira valorizó las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias como una herramienta donde disputar los liderazgos que podría “fortalecer al radicalismo en el marco de una coalición, en la medida que haya vocación de liderar y de ser protagonista”.

    Jorge Izaguirre en tanto, admitió que “la realidad es que hoy el radicalismo no tiene claramente identificados líderes y eso hace ceder muchas veces espacios frente a otras fuerzas políticas que claramente se encolumnan detrás de liderazgos que han formado”. En ese orden, sostuvo que “esa es la discusión que debe darse en todos los distritos: cómo el radicalismo recupera esa centralidad sin excluir a nadie, intentando contener a la mayor cantidad de fuerzas posibles”.

    Afirmó que “el radicalismo es aliancista, pero las coaliciones tienen que darse donde el radicalismo haga valer su centralidad y se acompañe y nutra de otras fuerzas políticas, como el PRO, el socialismo, el Gen, el vecinalismo. No hay que cerrar puertas a nadie y hay que formar -desde los consensos y los denominadores comunes- propuestas serias, creíbles para que la gente acompañe los procesos. Pero el radicalismo, tiene que tener una centralidad que merece por historia, por territorialidad, por participación”, insistió.

     

    Lo más leído

    Agroclave