Entre Ríos, Galería, Home, La Provincia, Paraná, Policiales, Sociedad

Los padres de Tirsa Mieres, disconformes con la resolución del caso

No irán presos los responsables de la muerte de su hija en siniestro vial.

 

El conductor del auto en el que iba la víctima y el de la camioneta que fue colisionada por aquel, acordaron en sendos juicios abreviados cumplir penas condicionales. Disconformidad de los padres de la joven que perdió la vida.

 

En un inusual proceso, este martes se cerró el capítulo judicial de la causa que se sustanció por el siniestro vial que le costó la vida a Tirsa Mieres, de 19 años.

Se trató de la realización de dos juicios abreviados por el mismo hecho. Así, dos jueces del Tribunal de Juicio analizarán si deciden homologar los acuerdos alcanzados entre Fiscalía y las defensas.

A primera hora de la mañana, David Beisel, que era la pareja de Mieres, aceptó ante el juez Pablo Vírgala cumplir la pena de dos años y nueve meses de prisión condicional.

Beisel conducía el Ford K que el 10 de diciembre de 2016, alrededor de las 2.30, colisionó con la Toyota Hilux en la que se trasladaba Luis Beber, que hoy tiene 83 años, en Avenida Don Bosco y Circunvalación, en el este de Paraná.

Posteriormente, en otra audiencia presidida por la jueza Carolina Castagno, Beber aceptó cumplir la pena de tres años de ejecución condicional.

Es que para dilucidar las responsabilidades por el fatal siniestro, hubo dos juicios abreviados. Por un lado, David Beisel acordó una pena de dos años y nueve meses de exclusión condicional; y por el otro, Beber aceptó cumplir la pena de tres años condicional.

En la audiencia, la querella, a cargo de Iván Vernengo y Carlos Balcaza, solicitó que se les diera la palabra a los padres de la víctima, puesto que minutos antes habían manifestado su disconformidad con el abreviado para Beber y solicitado a la jueza que no lo homologara.

 

El padre de la chica expresó su desacuerdo con la resolución del caso en sendos trámites abreviados.

 

Así, se explicó que se aceptó la resolución a través de un juicio abreviado para Beisel si se hacía el juicio plenario por la responsabilidad de Beber.

Las pericias accidentológicas que se adjuntaron al legajo exhibieron que Beisel colisionó a la camioneta a una velocidad de 109 kilómetros por hora, en tanto que Beber conducía alcoholizado y realizó una maniobra antirreglamentaria y no respetó una señal de Pare.

Primero el padre y luego la madre de la chica, manifestaron su desacuerdo con la resolución del caso en sendos trámites abreviados.

La madre explicó que supeditaron la aceptación del abreviado en relación a Beisel si se hacía el juicio a Beber.

 

Reiteraron que supeditaron la aceptación del abreviado en relación a Beisel si se hacía el juicio a Beber. También cuestionaron a Beber que conducía “alcoholizado” y dejaron en claro que eran conscientes de la responsabilidad de Beisel.

La defensa de Beber, en manos de Miguel Ángel Cullen y Guillermo Vartorelli, logró acceder al trámite abreviado tras cuestionar lo que consideró un trato desigual para con su defendido.

Así, en caso de que la jueza decida no homologar el acuerdo que se presentó, dejaron su reserva de acudir en Casación y de plantear el caso ante la instancia Federal.

Señalaron que de las pericias accidentológicas surgió que la mayor responsabilidad en el siniestro recayó sobre Beisel, y que a pesar de ello su defendido, con el objetivo de cerrar el caso para terminar con el sufrimiento de la familia de la víctima y el suyo, aceptó cumplir una pena más alta.

Aquellas pericias arrojaron que Beber se conducía con 0,73 gramos de alcohol por litro de sangre, cuando el permitido por la ley es de 0,5.

 

No manejar

En ambos abreviados se acordó la inhabilitación especial para conducir vehículos automotores por el doble de tiempo de la condena. También se les impuso la observación de normas de conducta por dos años y la obligación de realizar un curso de concientización vial.

Beber aceptó cumplir la pena de tres años de ejecución condicional. Foto Sergio Ruiz.